Hecho en la República Argentina Página Axxón Axxón 116 Hecho en la República Argentina

F i c c i o n e s

MIGRACIÓN
Ángel Eduardo Milana

Todos los seres inteligentes tienen la característica de preocuparse por el futuro. Evaluar cuanto se preocupan por el futuro y con cuanta anticipación lo planifican sería, tal vez, una forma de medir la inteligencia de una organización. Otra característica de los seres inteligentes es preocuparse por los demás seres vivos y tratar de preservar sus vidas, aunque no les sean de inmediata utilidad o que pueda ocasionarles algún inconveniente el hacerlo.
      Este cuento narra los sucesos preparatorios para una emigración galáctica.

I

Pique para ampliar

Cuando se hizo evidente que el inmenso agujero negro del centro de la galaxia tenía poder suficiente para atraer a todas las estrellas que la componían y engullírselas, las especies inteligentes que la habitaban decidieron que debían buscar un lugar más seguro.
      Tenían tiempo, muchísimo tiempo. La galaxia giraría varias veces antes de que las estrellas de la periferia iniciaran su viaje sin retorno, pero primero había que encontrar la forma de trasladar a trillones de trillones de seres, y esto no se resolvería en unos pocos giros. Luego, una vez encontrada la solución técnica, habría que ponerla en práctica.
      Los delegados a la primera Asamblea eran de las más extrañas formas, algunos no la tenían y de otros no podía decirse que ocuparan un lugar en el espacio. Pero otra característica importante de los seres inteligentes es que no les importa la forma del interlocutor, sino lo que aquel aporta a la comunidad.
      Hubo muchas ponencias. Todas fueron escuchadas y evaluadas. Todas tenían el inconveniente de que nunca se habían puesto en práctica o ejecutado en forma masiva y no se sabía si podrían tener éxito. Algunas, las que solamente servían para unas pocas especies, fueron devueltas para que quienes las propusieron buscaran la forma de ampliar su alcance. Para las mejores propuestas se formaron comisiones técnicas de evaluación.
      Muchas de las especies que asistieron a la primera Asamblea eran conscientes de que no existirían para cuando se iniciara la migración, pero serían recordadas por lo que aportaran en su momento, y eso les bastaba.

II

Dos giros de la galaxia después de la primera Asamblea, el Comité Científico anunció que tenía una recomendación importante que hacer. Se reunió la Asamblea de Delegados y evaluaron el informe científico. En resumen, éste decía que:
      1. No se habían realizado progresos significativos en la búsqueda de un medio para trasladar a todos los seres de la galaxia. Ninguno de los métodos propuestos podía realizarse con la tecnología disponible en la actualidad. Ni siquiera resultaban de utilidad para una única especie, pues no estaba resuelto el problema del suministro de energía para todo el tiempo que demandaría un salto intergaláctico. Se continuaba trabajando en el tema. Se habían formado varias subcomisiones, integrando a especies jóvenes que aportaban muy buenas ideas, pero sin resultados prácticos.
      2. Se recomendaba iniciar el registro del material genético y los patrones de comportamiento de todos los seres vivos de la galaxia. De la materia inerte ya había un completo catálogo.
      3. Se recomendaba que los habitantes más cercanos al centro de la galaxia iniciaran una migración controlada hacia la periferia. Primero las especies electromagnéticas, que serían las más afectadas por las perturbaciones de ese origen y por las partículas de alta energía que escapaban del cinturón de acreción del Agujero. Las especies de forma permanente serían las menos afectadas. Por supuesto, las especies simbióticas deberían emigrar al mismo tiempo.
      4. Durante esa fase de la emigración se probaría la tecnología de reconstruir masivamente a las especies simples partiendo de sus registros genéticos y patrones de comportamiento. Se adjuntaba el orden tentativo de migración y una lista de asignación de estrellas a cada especie.
      La Asamblea aceptó las recomendaciones y modificó algo el orden de prioridades y la asignación de estrellas para asentamiento. Comenzaba la primera fase de la tarea.

III

La galaxia giró sobre sí misma dos veces más y volvió a reunirse la Asamblea. Su presidente, en este caso un ser electromagnético multiespectral, informó de los progresos realizados:
      1. La migración hacia la periferia se está realizando con notable éxito.
      2. Algunas especies inteligentes se negaron a abandonar sus planetas de origen. Se respetó su decisión y no se las forzó a hacerlo. Se trata de convencerlas de que la vida en la galaxia de destino no será lo mismo sin ellas.
      3. Hubo algunas especies jóvenes que pusieron objeciones a abandonar la galaxia, se tornaron agresivas y trataron de impedir la migración de sus vecinos. Se las confinó en su espacio, impidiéndoseles el contacto y la comunicación, como es de rigor con los que muestran esa conducta.
      4. La reconstrucción de especies a partir de sus patrones genéticos y de conducta demostró ser el medio de traslado más rápido y efectivo. Varios individuos se han ofrecido voluntarios para que se experimente con seres inteligentes de distintas especies. En la próxima asamblea se informará de los resultados.
      El comité científico tenía malas noticias:
      1. Los estudios preliminares y la proyección de la evolución del Agujero establecían que, cuando la onda gravitatoria alcanzara la mitad del radio de la galaxia, se produciría el colapso del cinturón de acreción y las radiaciones y las partículas de alta energía serían intolerables para todas las especies dentro de la galaxia.
      2. Si bien la tecnología disponible se podía aplicar para movilizar masas planetarias y acelerarlas hasta alcanzar velocidades mayores que la de las ondas electromagnéticas, lo que aseguraba que los viajeros no serían alcanzados por la radiación, esta tecnología no resultaba aplicable para la movilización de estrellas, única fuente de energía que aseguraría un traslado intergaláctico de las especies en su hábitat natural.
      3. Recientemente se había propuesto un sistema de transporte que estaba evaluándose. Para la próxima asamblea estarían disponibles los resultados.
      Dado que el colapso no se produciría hasta dentro de algunos giros más de la galaxia, no había razón para alarmarse. Se continuaría con la migración hacia la periferia y se esperaría el próximo informe del comité científico.

IV

La pareja estaba tendida al sol en una playa de arenas blanquísimas. Las olas rompían sobre el arrecife, se internaban en la laguna, mecían la embarcación anclada y morían suavemente a los pies de la mujer. El varón, unos pasos más alejado del agua, movía nerviosamente la manos, tomando puñados de arena y dejándola escurrir entre sus dedos. La mujer tenía una pulsera de brillantes colores y anteojos para sol por toda vestimenta, mientras que el varón estaba completamente desnudo. Éste se incorporó y habló:
      —Te digo que hay muchas preguntas sin respuestas y muchas respuestas que no me convencen.
      —Si las preguntas no tienen respuestas, es mejor que no las hagas —la mujer se volvió y se apoyó sobre los codos para observar a su interlocutor.
      —¿Quiénes somos? ¿Por qué estamos aquí?
      —Eso bien lo sabes. Somos dioses y estamos aquí para controlar a los mortales, para que no haya desvíos en su evolución durante la migración.
      —Sí, lo sé. ¿Pero... por qué los mortales nacen, evolucionan, mueren y nosotros no? ¿Por qué no podemos tener hijos, formar una familia, envejecer y morir?
      —Porque nuestra naturaleza de dioses no lo permite. Podemos vivir entre los mortales, pero no es conveniente que nos aficionemos demasiado a ellos pues, en ciertas circunstancias, debemos actuar en contra de sus tendencias, eliminándolos, si fuera necesario.
      —¿Quién nos puso aquí? ¿Cómo sabemos que lo que hacemos es bueno o malo para la especie? Esas preguntas también se las hacen los mortales.
      La mujer se sentó prestándole más atención.
      —Nosotros decidimos lo que es bueno y lo que es malo. Espero que no te hayas manifestado con tus poderes a algún mortal importante. Ya sabes lo que ocurre cuando tienen la certeza de que hay seres superiores que los controlan.
      —Sí. Se tornan holgazanes y esperan que nosotros les resolvamos todos los problemas. Ya hemos tenido malas experiencias con eso. No, estoy trabajando con un grupo de investigadores científicos y, tal vez, los interrogantes de ellos son los que motivan los míos. Han llegado a la conclusión de que el límite que impone la velocidad de la luz no es una condición necesaria para la existencia del Universo y que ese límite lo debe haber impuesto alguien para evitar que puedan viajar por el espacio y que se comuniquen con otras especies.
      —Eso es grave. ¿Lo has informado?
      —No. Todavía no. Estoy tratando de hacer mis propias investigaciones. Quiero saber quién impuso esa condición. Pienso que hay alguien que nos maneja a nosotros, los dioses.
      En cuanto terminó de pronunciar la frase, desapareció. La arena que había mantenido en la mano cayó, atrayendo la atención de la mujer. Esta no hizo ningún movimiento ni expresión de sorpresa.
      Luego de unos instantes se puso de pie y caminó hacia la embarcación. Escogió uno de los eslabones de la pulsera, apretó sus bordes y habló.
      —Hola, jefe. Acabo de enterarme de que hay un grupo de científicos que postula que la velocidad de la luz no es un límite natural sino impuesto.
      —Eso es grave; investiga e informa. Si fuera necesario los haremos desaparecer, con todas sus investigaciones.
      —Allá voy.
      Se lanzó al agua y nadó hacia la embarcación, deleitándose con el contacto del agua. Le gustaba su papel de diosa todopoderosa y podía trasladarse a cualquier sitio con el poder de su pensamiento, pero también le agradaba gozar de sus sentidos y de la vida como los mortales. Eso les estaba permitido. Sin embargo, había cosas que ni siquiera los dioses podían expresar en voz alta.
      Parecía haber dioses más poderosos... a quienes eso no les gustaba.

V

La siguiente Asamblea fue convocada por pedido de unos seres incorpóreos que decían sentirse afectados por las perturbaciones gravitacionales del Agujero y querían emigrar deprisa.
      —Se han realizado simulaciones con distintas especies y hemos tenido muy buenos resultados —anunció el presidente del Comité Científico—. Existirán algunas restricciones a la libertad durante el tiempo que dure el viaje. Son limitaciones necesarias para que la evolución natural de las especies no sea un motivo de desequilibrio cuando se produzca la re-materialización y comience a poblarse la galaxia de destino.
      »Los individuos de cada especie viajarán como datos en un archivo que ocupará el núcleo de un planeta. Los requerimientos de energía serán mínimos y podrán ser suministrados por la desintegración controlada de la materia del mismo planeta.
      »Tendrán su propio universo, tal como lo conocemos actualmente, y continuarán con su vida, en forma virtual, tal como lo hacen ahora en la realidad. Por supuesto, no podrán interactuar con otras especies. Las primeras generaciones lo sabrán, serán conscientes de esa limitación y se encargarán de que las siguientes generaciones lo olviden o que no se preocupen por ello.
      »Para asegurar que no haya desvíos en los patrones de evolución habrá un grupo de individuos con poderes extraordinarios, unas pocas decenas, que controlarán al resto de su especie. Estos, a su vez, serán controlados por el ordenador del planeta.
      »Por si hubiera algún problema, serán acompañados por otro planeta con un archivo de respaldo, inactivo.
      »Cada ordenador de planeta estará en comunicación con un ordenador central, que tendrá a su cargo todo el convoy. Dentro de este ordenador habrá una Asamblea Permanente de Delegados, que resolverá sobre situaciones imprevistas. Éstas se presentarán, especialmente, al acercarse a la galaxia de destino. Es posible que tengan que negociar con los habitantes de la misma. Sin embargo, creemos que habrá sitio disponible para todos y que los recién llegados serán recibidos con alegría, como suele ocurrir cuando una nueva especie llega a un sistema ya habitado.
      Cuando el presidente del Comité Científico terminó con su explicación, uno de los delegados de una especie joven pidió la palabra y le fue otorgada:
      —Señores delegados, he estado presenciando las simulaciones realizadas por el comité científico y me resultan repugnantes las atribuciones que se han tomado para cercenar las libertades individuales y el derecho que tienen las especies al desarrollo según sus propios deseos. No es posible que se le conceda a un grupo de individuos el privilegio de controlar lo que se debe investigar o que se le otorgue a un ordenador la posibilidad de suprimir a una persona, por el simple hecho de querer investigar una realidad que se le oculta. Siguiendo ese razonamiento, nosotros mismos podríamos estar siendo dirigidos por un ordenador sin que lo sepamos.
      En cuanto terminó de pronunciar la última frase, desapareció. Continuaron las deliberaciones y se aceptó el método de traslado propuesto. Si alguno de los delegados se sintió sorprendido por la desaparición, no lo demostró. La mayoría sabía que es conveniente aceptar al Universo tal como es. Hay preguntas, respuestas o descubrimientos que no deben expresarse públicamente. Eso... al Universo no le gusta.


Ángel Eduardo Milana

Ángel Eduardo Milana nació en la ciudad de Buenos Aires en 1938. Aunque porteño por nacimiento, se considera "multiprovinciano", porque su niñez la vivió en la provincia de Buenos Aires, estudió en Córdoba y trabajó en Mendoza y Chubut; tiene hijos mendocinos y nietos sanjuaninos.
      Es ingeniero en electrónica, pero está retirado de la actividad. Trabajó como suboficial de la Fuerza Aérea (mecánico de comunicaciones), en Canal 7 Mendoza (técnico y gerente técnico) y para el gobierno de la provincia del Chubut (Director de Comunicaciones). También ha incursionado en la docencia técnica secundaria y universitaria.
      Su actividad literaria es la siguiente: Composiciones escolares (consiguió zafar con notas razonables). Poemas de amor (considerados buenos solamente por la destinataria). Proyectos, memorias e informes técnicos (han sido de utilidad para quienes los han tenido que leer). Informes, memorias, elevaciones y pases administrativos (sumamente aburridos). Unas pocas cartas de lector a los diarios. Unos pocos cuentos de fantasía y ciencia ficción y algunas sátiras familiares (que han divertido a todos los que las han leído, menos al satirizado).
      Con financiación propia y de su pareja ha editado Cuentos con ángeles, demonios y personas extraordinarias.
      Tiene dos novelas de ciencia ficción sin publicar: La mirada en el infinito y Homo molecular.




Ilustrado por Valeria Uccelli
Axxón 116 - Julio de 2002

Hecho en la República Argentina Página Axxón Axxón 116 Hecho en la República Argentina

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic