Página Axxón Axxón 129

AnaCrónicas

por Otis

¡Habéis regresado a mí, mis ya simbióticos lectores! Bien recita la popular sabiduría que, en la serie de naturales números, no hay dos al que no lo suceda un tres; y que jamás la lluvia se ha precipitado sobre la tierra sedienta sin que más tarde o más temprano aquélla se detuviese. Habréis de saber que jamás cesa esta inextenuable cornucopia de manar de continuo toda clase de manjares para el espíritu y el intelecto, y por qué no también para el sustancial cuerpo; manjares éstos de los que si no os dejáis llevar de su apabullante exquisitez y hacéis de ellos un mensurado uso, administrándolos según el don de los sabios, viviréis por las patas diez mil años.
      De tal suerte es que la dosis que dispénsoos hoy de néctares y ambrosías está compuesta, en primer término, por un diálogo que uno de los novísimos colaboradores que ésta nuestra sección AnaCrónicas ha mantenido con el globalmente célebre investigador de lo oculto Dänik Eraparauntaar, de quien recordaréis, si es que acaso sabéis lo que os conviene, ha formado parte del privilegiado círculo que ha desentrañado para la humanidad toda los más recónditos secretos de El Gaucho de los Anillos, esa magistral e intemporal epopeya cuyos ecos resonarán por siempre en los claustros de la historia donde las venideras generaciones cantarán la gloria de su magnificente descubridor. Esto por sí solo bastaría para justificar su presencia en estas inmateriales planas que, merced a electrónicos y seculares milagros, en innumerables pantallas multiplícanse de ictiopanificadora manera; mas como tendréis oportunidad de comprobar por vuestra propia cuenta, el doctor Eraparauntaar acumula muchos más merecimientos para ser honrado con mi atención. Y en cuanto con tal lectura concluyáis, y hayáis asimilado cuanto sustento de ella podáis haber obtenido... ¡aprontad vuestro ánimo! Pues tendréis mi testimonio, de primera mano y en idéntica persona, del más reciente episodio en mi infatigable cruzada por la verdad acerca de mi pasado envuelto en tinieblas.
      Más no os diré, pues no sería sino prolongar inútilmente vuestra agonía al no poder acceder a la brevedad a los tesoros cuya somera descripción basta para despertar en vuestros ávidos corazones la más insoportable y vergonzosa tentación. ¡Adelante, disfrutad... por seguro tengo que regresaréis a por más!

Entrevista con Dänik Eraparauntaar
Por Andrés D.
El informante
Testimonio
El Gaucho de los Anillos
La comunidá del anillo (capítulo 10)


Página Axxón Axxón 129
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic