Página Axxón Axxón 155

W. H. HUDSON: EL SEÑOR DE LOS PÁJAROS
por Luis Pestarini

 

Decir que el autor de dos de las principales novelas utópicas de la literatura inglesa era argentino de nacimiento suena cuando menos exótico, pero no por ello deja de ser cierto. Más conocido por su actividad como naturalista y como autor de relatos gauchescos como "El ombú" William Henry Hudson —o Guillermo Enrique, como nos enseñaron en la escuela— escribió dos novelas que configuran los primeros antecedentes de las utopías pastorales y en las cuales incluso es posible rastrear rasgos que más tarde frecuentaron en el amplio campo del fantástico autores como Tolkien, Simak o Ernest Callenbach.
      Hudson nació en la estancia "Los veinticinco ombúes" en un paraje de lo que hoy es Florencio Varela (suburbio de Buenos Aires, entonces a varias horas a caballo), en pleno gobierno de Rosas: el 4 de agosto de 1841, poco después de la finalización del bloqueo francés que había producido un clima de animosidad hacia los europeos. Aunque provenían de los Estados Unidos, los padres de Hudson eran británicos. Sin fortuna personal, deambularon por distintas estancias hasta que murieron y dejaron al joven William en la ruina. En un primer momento se enroló en el ejército, donde sirvió durante un lustro, y luego, por necesidad, se convirtió en un gaucho más: recorrió la Pampa, Uruguay y parte de la Patagonia trabajando en los campos como peón y cuidador de ganado, tomando un contacto íntimo con las tradiciones y vida campera que se reflejaría más tarde en su obra. Entonces también comenzó a realizar su tarea como naturalista, en particular sus relevamientos ornitológicos que posteriormente se plasmaron en obras como Argentine Ornithology (1888) y Días de ocio en la Patagonia (Idle Days in Patagonia, 1893). Hudson se convirtió en el mayor experto en pájaros de la Argentina y uno de los mejores del mundo, a pesar de su falta de educación formal en el área. Fue uno de los primeros en pasar de la simple descripción de comportamientos a su explicación.
      En 1874, tras colaborar con algunas instituciones naturalistas de los Estados Unidos e Inglaterra, viajó a Londres donde se estableció definitivamente. El año siguiente fue importante en su vida: vio publicada su primera obra literaria ("Lullby", una poesía) y se casó con Emily Wingrave. Su tarea como ornitólogo se desarrolló, desde entonces, en paralelo con su obra literaria, y pronto se convirtió en un naturalista respetado. En 1889, gracias fundamentalmente a su impulso, se crea en Londres la Royal Society for the Protection of Birds, considerada la primera institución ecologista del mundo; también fue el principal impulsor de la primera ley de protección de aves.
      Hudson murió en Londres en 1922, sin haber regresado al Río de la Plata, pero también sin haber olvidado sus vivencias en estas tierras. Sus recuerdos juveniles están volcados en Allá lejos y hace tiempo (1918), pero en casi todos sus trabajos de ficción hay un eco sudamericano.
      Admirado por personajes tan disímiles como Joseph Conrad y Lawrence de Arabia, su obra ocupa un espacio no menor en las letras inglesas de fines del siglo XIX y comienzos del XX. Su textos se internaron en lo fantástico con frecuencia, como en "La confesión de Pelinio Viera" (publicado por primera vez en el diario La Nación en 1884) o la novela Un niño perdido (A Little Boy Lost, 1904).
      Una de las novelas utópicas que mencionábamos al comienzo es La era de cristal (A Crystal Era), publicada por primera vez, de manera anónima, en 1887. Integra un variado conjunto que, sólo en Gran Bretaña y en el siglo XIX, sumó unos 90 títulos. La creciente industrialización, las nuevas ideas políticas como el socialismo y el anarquismo, los cambios sociales y el renovado rol de la mujer generaron un clima propicio para este tipo de literatura que permitía desarrollar programas para una sociedad de bienestar y equilibrio, según ideas del autor. La novela de Hudson tiene una particularidad poco frecuente en este género: su principal preocupación es presentar una comunidad que funciona de manera ideal con la naturaleza.
      Mientras realiza un paseo campestre, el joven Smith cae por un barranco o un pozo cubierto por ramas para descubrirse, tras recuperar el conocimiento, en un paisaje ligeramente distinto. Entonces, un grupo de personas se acerca en un cortejo acompañando un cuerpo. Smith, que primero intenta ocultarse, pronto es descubierto y, tras no pocas confusiones, es conducido a la morada de este grupo, una enorme casa donde vive toda la comunidad. Las costumbres son muy distintas a las propias: no hay dinero, el amor es entendido siempre como fraterno, no hay ningún tipo de industria y la sociedad es regida por el Padre y, especialmente, la Madre que, desde un cuarto donde yace enferma, lo sabe todo y tiene la última palabra en las decisiones.
      A la manera de la novela romántica tardía, Smith se enamora perdidamente de Yoletta, una pasión destinada al fracaso porque no existe esa concepción en la nueva sociedad. Tras innumerables malentendidos, Smith termina por integrarse como un hijo más en esta comunidad, que, nos sugiere el autor, es el futuro del hombre una vez que se ha despegado de sus vicios y pecados. La comida es vegetariana, no se mata para alimentarse, incluso arrancar una flor está mal visto; fatigar el propio cuerpo con un trabajo que está más allá de las propias fuerzas es castigado; la armonía es tal que los caballos aran las tierras sin acompañamiento humano.
      La originalidad de esta bien contada novela descansa en su rechazo visceral a la actividad humana como modificadora de la naturaleza, una postura que hoy identificaríamos claramente como ecologista pero que entonces resultaba una curiosidad. Aunque Hudson no plantea la discusión ideológica tal como se desarrollaba entonces a partir del auge del socialismo, es claro que toma partido en la dicotomía individualismo/comunidad por la segunda, dado el destino final del protagonista, que no puede integrarse en esta sociedad de iguales.
      La era de cristal es complementada por Mansiones verdes (Green Mansions: A Romance of the Tropical Forest, 1904), en la cual también se presenta la incursión de un punto de vista contemporáneo del autor en una sociedad que vive en equilibro con el medio ambiente. La historia es contada al narrador en 1887 por Abel, un anciano venezolano, y describe cómo encontró en medio de la selva una nación de indios que temían a los 'demonios' de un bosque cercano. Abel explica que allí descubrió a Rima, la muchacha-pájaro que podía hablar con los animales y moverse como ellos. Aunque no es exactamente una utopía, esta novela fantástica presenta como modelo de vida, otra vez, el equilibrio entre la naturaleza y el hombre, y el rechazo a lo urbano y la industrialización. Debemos conocer los secretos de la naturaleza —nos dice el autor— y serle fiel, pero la historia termina otra vez de manera trágica, la comunión parece imposible de alcanzar para el hombre moderno.
      El canon literario argentino ubicó cómodamente a la obra de Hudson dentro de la literatura gauchesca —aunque escrita originalmente en inglés—, dejando de lado textos de difícil clasificación como La era de cristal o Mansiones verdes. Sus historias pastorales, su prosa serena y limpia que evita mayormente las largas secciones discursivas propias de sus contemporáneos, su postura pionera —incluso extrema— ante la industrialización, nos permiten recomendar a los lectores para que se dirijan a alguna biblioteca y se hagan con un ejemplar de Mansiones verdes o se consigan la reciente reedición de La era de cristal realizada por Minotauro. Su lectura permitirá tener una perspectiva un poco más amplia de ciertos temas y obras que hoy están en primer plano.

Axxón 155 - octubre de 2005

 
Página Axxón Axxón 155
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic