Página Axxón Axxón 175
¿Ciencia en la ficción
o ficción en la Ciencia?

por Ariel Pérez

Para muchas personas hoy en día la ciencia ficción constituye un conglomerado de películas cinematográficas sobre seres extraterrestres con la consabida interacción del hombre con las extrañas, diabólicas y horrorosas criaturas que en ellas abundan. Significa además viajar al espacio, soñar, ver cosas que el ser humano no tiene en la actualidad, proyectarse al futuro, es sentare a ver War of the Worlds, Star Trek o Starship Troopers. Sin embargo, la ciencia ficción no es eso. Ella en sí es más antigua que las historias de Jules Verne y las novelas del espacio de Herbert George Wells. Y es en siglo XIX que ante el empuje de los nuevos descubrimientos experimenta un renacer.

Aunque el nombre del género se originó en 1929, existe un conjunto de narraciones anteriores que pueden ser consideradas dentro de la temática propia de lo que hoy se llama ciencia ficción. Ya en el siglo XVII comenzaron a escribirse las primeras historias, aunque en un año tan lejano como 175 aparece la parodia de las falsas narraciones de viajes que hace Luciano de Samosata en Una historia verdadera, donde aparecen viajeros que son tragados por una ballena, visitan la Luna y participan en la primera batalla espacial en nuestro satélite después de encontrarse con gran número de fantásticas criaturas, a cual más increíble.

Pero, ¿qué es la ciencia ficción? Aún no se ha llegado a un consenso acerca de su definición y muchos han tratado de hacerlo. Especular con amenidad sobre la Ciencia y las posibilidades que nos presenta es una de las principales funciones y uno de los mayores atractivos de la ciencia ficción. Isaac Asimov, conocido divulgador científico y famoso autor de ciencia ficción, la definió hace ya décadas como "la rama de la literatura que trata de la respuesta humana a los cambios en el nivel de la Ciencia y de la tecnología". David Pringle la trata de definir como: "La ciencia ficción es una forma de narrativa fantástica que explota las perspectivas imaginativas de la Ciencia moderna".

Fue precisamente explotar su imaginación y lo que de ella se derivó lo que llevó al escritor francés Jules Verne (1828-1905) a escribir más de sesenta novelas que forman parte de una colección que pasó a la historia con el nombre de "Viajes Extraordinarios". El conjunto de textos que componen la serie ha sido dividido frecuentemente para su estudio en dos grandes etapas. Una primera que va desde su primer libro publicado, Cinco semanas en globo, hasta la salida de Los quinientos millones de la Begún y la segunda etapa que transcurre desde esta última novela hasta la última de las publicadas a principios del siglo XX, La asombrosa aventura de la misión Barsac.

En la inmensa mayoría de las ocasiones en que se cita a Jules Verne sólo se hace para recordar las fabulosas máquinas o invenciones que más tarde se acabarían convirtiendo en realidad. Cito aquí el submarino, el helicóptero, el teléfono, el fonógrafo y tantos más. Pero, en realidad, las novelas de Verne tienen poco de anticipación y mucho menos de ficción y sus propósitos distaban de estas características. Muchos de sus "inventos" ya estaban prefigurados en narraciones de otros escritores o, incluso, eran ideas que flotaban en el ambiente científico de la época. Sí es importante decir que su verdadero proyecto de novelar la Ciencia resultó ser renovador, superando así, en opinión de los críticos, cualquier intento anterior a él.

Los Viajes Extraordinarios resultan ser en su esencia novelas científicas y su editor lo define muy bien en la publicación de Viajes y aventuras del capitán Hatteras, cuarta entrega de la serie que devela, por primera vez, ante el gran público las intenciones reales de la colección: "resumir todos los conocimientos geográficos, geológicos, físicos y astronómicos amasados por la ciencia moderna, y rehacer, bajo la forma atrayente y pintoresca que le es propia, la historia del universo".

El hilo principal de cada uno de los relatos gira sobre el ciclo: hipótesis inicial - medios y hechos para demostrarla - demostración de la hipótesis. En general, las dificultades con la que tropiezan los personajes tendrán una solución científica, por lo general feliz. Por otra parte, casi todas las novelas que integran la colección se desarrollan, más o menos, en un período similar al que se escribe. Sólo París en el siglo XX —publicada en la capital francesa en 1994 y que se desarrolla cien años después de haber sido escrita— y el cuento En el siglo XXIX: la jornada de un periodista americano en el 2889 se salen de esa constante.

La escritura de la novela publicada hace unos diez años levantó nuevas polémicas en los círculos vernianos, sobre todo por el hecho de haber sido la segunda escrita por el autor y por estar lista para ser publicada en 1863, luego del éxito de Cinco semanas en globo. Hetzel, el editor de Verne, la rechaza, y se mantiene entonces en una caja fuerte durante más de ciento treinta años. El análisis de las tendencias emergentes y de lo que hubiera sido la obra de Verne de no haber sido por la negativa de publicación de su editor es un tema muy extenso y pudiera ser parte de un estudio más certero y especializado. En cuanto al cuento aún se debate sobre la posibilidad de que haya sido su hijo Michel el que escribió el cuento originalmente en un periódico norteamericano, y en este caso la proyección se hace un siglo después.

En línea general, las novelas de Verne están cargadas de un gran carácter pedagógico y su misión principal es la de formar el espíritu científico tanto en el lector, como en el protagonista juvenil de la época. En este sentido, muchas de las novelas que forman la colección entran dentro de la categoría de novelas iniciáticas. En ellas un determinado personaje, o personajes, incluido el propio lector, se inicia en los secretos "se desliza en la aventura que el saber autoriza, y si penetra en el espacio preparado por el cálculo, es como una especie de juego, para ver". Es la ignorancia misma que guiada por un iniciador —el científico o maestro de ceremonias— atraviesa una serie de pruebas (el abismo, la sed, la pérdida...) de las cuales saldrá victorioso y, desde luego, "convertido".

La Ciencia puesta al servicio de la ficción. Este es el componente predominante en gran parte de sus novelas y son los Nemo, Phileas Fogg, Hatteras, Paganel, Barbicane, entre otros quienes van a la cabeza de sus aparatos poniéndolos en función del quehacer humano, para su beneficio o perjuicio. Notables ejemplos del uso de la Ciencia en la obra verniana lo constituye el Nautilus de Veinte mil leguas de viaje submarino, donde la electricidad no sólo le proporciona iluminación al submarino, sino que además es utilizada como fuerza motriz del aparato. Los náufragos de La isla misteriosa, por ejemplo, no hubieran podido sobrevivir sin la ayuda de los casi enciclopédicos conocimientos de Ciencia (sobre todo de Química) y el gran sentido práctico de Cyrus Smith, el ingeniero que, en razón de su saber técnico y científico, se convierte en el indiscutido líder de la aventura.

En De la Tierra a la Luna se presenta un trío de hombres que ponen en práctica lo conocido en la época y experimentan el lanzamiento de un "cohete" a la Luna que resulta ser un enorme proyectil propulsado hacia el territorio espacial usando el Columbiad, un gigantesco cañón instalado en las proximidades de la base espacial norteamericana conocida en nuestros días como Cabo Cañaveral. En el libro se hacen todos los cálculos matemáticos necesarios para definir las velocidades necesarias con las que se debe impulsar al artefacto para que salga fuera de la órbita terrestre.

Las descripciones en muchos de sus relatos parecen lidiar más bien con las aplicaciones tecnológicas de la Ciencia en la vida humana. Verne, por naturaleza, un escritor dotado de habilidades para escribir historias, y de forma más notable en sus primeros años de producción, no tenía las intenciones de elevar lo que escribía a verdadera ciencia ficción. El contraste con Wells es notable. El concepto, por ejemplo, de cuarta dimensión, tomó forma matemática alrededor de la década del cuarenta del siglo XIX. Herbert tomó esta idea y su poder imaginativo le sirvió para escribir, en 1895, una de las más grandes historias de ciencia ficción de todas las épocas, La máquina del tiempo. Verne no usó esta información y probablemente haya encontrado absurda la noción de una cuarta dimensión.

En una entrevista a Verne, al ser cuestionado sobre la relación entre sus escritos y los de Wells, el francés señala: "Algunos de mis amigos me han dicho que su trabajo se parece mucho al mío, pero creo que se equivocan. Lo considero un escritor puramente imaginativo, digno de los más grandes elogios, pero nuestros métodos son completamente diferentes. En mis novelas siempre he tratado de apoyar mis pretendidas invenciones sobre una base de hechos reales y utilizar, para su puesta en escena, métodos y materiales que no sobrepasen los límites del saber hacer y de los conocimientos técnicos contemporáneos. Por otra parte, las creaciones del señor Wells pertenecen a una edad y grado de conocimiento científico bastante lejano del presente, para no decir que completamente más allá de los límites de lo posible. No sólo elabora sus sistemas a partir del reino de lo imaginario, sino también los elementos que le sirven para construirlos. Por ejemplo, en su novela Los primeros hombres en la Luna se recordará que introduce una sustancia antigravitatoria completamente nueva, de la que no conocemos ni la pista más ligera acerca de su modo de preparación o su composición química real. Tampoco hace referencia al conocimiento científico actual que nos permita, por un instante, imaginar un método por el que se pudiera lograr semejante resultado. En La guerra de los mundos, una obra por la que siento gran admiración, nuevamente nos deja completamente a oscuras en lo que respecta a la naturaleza real de los marcianos, o la forma en que fabrican el maravilloso rayo térmico con el que provocan gran estrago entre sus atacantes. Que se tenga en cuenta que al decir esto no estoy cuestionando en modo alguno los métodos del señor Wells; al contrario, siento un gran respeto por su genio imaginativo. Sólo estoy exponiendo los contrastes que existen entre nuestros dos estilos y estoy señalando las diferencias fundamentales que existen entre ellos y deseo que se entienda claramente que no expreso ninguna opinión sobre la superioridad de uno sobre el otro." 1

Es cierto que la parte científica juega un papel fundamental y principal en sus novelas. Hasta sus más puras novelas de aventuras, léase Michel Strogoff y La vuelta al mundo en ochenta días, tienen enigmas científicos. En el caso de la primera, las lágrimas en los ojos del protagonista principal que lo salvan de la ceguera. En el segundo de los casos, el adelanto de una hora al viajar hacia el este provocado por el cambio de meridiano.

Verne no era científico, pero sí estaba muy bien informado de las novedades científicas y tecnológicas de su tiempo. Era un asiduo visitante de diversas bibliotecas especializadas y tomaba abundantes notas y fichas que le sirvieron para ser casi un experto en los temas que luego utilizó en sus novelas. Es posible que esto le haya hecho acreedor del erróneo papel de "inventor" de algunos artefactos que aparecen en sus novelas que, simplemente, son elaboración y reflejo novelístico de algo ya existente en su época y que Verne conocía por su trabajo en bibliotecas y por los contactos con sus amigos científicos o viajeros exploradores.

Novelar la Ciencia fue la máxima de Verne cuando escribió sus historias y la divulgación de los conocimientos científicos de la época aplicados a proyecciones futuras su medio de comunicación. Pero, a estas alturas, cabe preguntarse, ¿es Jules Verne el padre de la ciencia ficción? Muchos creen que sí y el galo ha trascendido a las generaciones modernas con ese título. Sin embargo, es contrastante encasillar a este escritor en un género que sólo está presente en una parte de su obra, que tenía el objetivo de describir el mundo a través de la propia naturaleza humana. A juicio de este redactor, no hay motivo para que se le introduzca al mundo y a las futuras generaciones con el título de padre de un género que no tuvo, al parecer, intenciones de cultivar. En todo caso bien pudiera llamársele "padre de la ficción tecnológica"

Sin lugar a dudas el fundador cronológico de la ciencia ficción es el francés Jules Verne con sus novelas de anticipación científica, pero es muy atinado fundamentar que es Herbert George Wells quien determinará más decididamente el futuro del género a través de una mayor riqueza de temas. Los dos escritores estaban impregnados por el pensamiento científico de la época, eran novelistas y supieron obtener un difícil equilibrio entre la ilusión fabuladora y la verosimilitud científica. Ambos escribieron relatos de aventuras "extraordinarias" donde intentan que sus lectores se interroguen sobre las aportaciones y las futuras conquistas de la ciencia y la tecnología. Quizá la más importante diferencia sea que las especulaciones de Verne tienen una vertiente esencialmente científico-tecnológica, mientras que las de Wells incorporan también elementos de las ciencias sociales y de la filosofía. Si bien Verne es un precursor, Wells es el verdadero fundador y padre del género.


NOTA

1 - Fragmento de entrevista tomado de "Jules Verne en casa" por el periodista Gordon Jones. Disponible en el sitio "Viaje al centro del Verne desconocido"


Bibliografía consultada

Sobre el autor

El licenciado Ariel Pérez Rodríguez obtuvo el grado de Licenciado en Ciencias de la Computación en la Facultad de Matemática-Física-Computación de la Universidad Central de Las Villas ubicada en la región central de Cuba. Actualmente reside en la isla. En el 2001 y como parte de un proyecto personal elaboró un sitio Web acerca de la vida y obra del escritor francés Jules Verne, que constituye hoy referencia mundial en el mundo hispano.

En el campo de la computación su labor fundamental radica en el diseño y desarrollo de programas de computación, trabajando de forma sistemática con herramientas para programación de aplicaciones, manejo de base de datos y elaboración de páginas Web, incluyendo, en este último tema, el dominio de técnicas tales como PHP, HTML, XML y CSS. También en su carrera profesional ha desempeñado labores propias de administrador de red. Tiene, al menos, la autoría de elaboración de unos diez programas de computación para el control de diferentes áreas en la pequeña y mediana empresa, que van desde el área de Personal, hasta Transporte, pasando por el área dedicada a la actividad económica.

Ha impartido clases a estudiantes de Periodismo, siendo profesor de la asignatura "Periodismo Digital" en la Universidad de su ciudad natal. Ha publicado varios artículos, en Cuba, España y México, sobre la vida y obra del escritor Jules Verne, y posee un sitio Web que constituye una de las mejores referencias en el mundo hispano, aportando nuevas teorías y artículos sobre determinados puntos de discusión dentro de la obra del autor galo, además de traducir, directamente desde el francés, obras inéditas del escritor que han sido publicadas en su sitio. En el año 2007 su sitio ha sido recomendado por la Enciclopedia Encarta de Microsoft.


Página Axxón Axxón 175
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic