Noticias en la página Axxón Página Axxón

15/Ago/04

Publicaciones recibidas: Asura, de Santiago Eximeno

Asura



Título original:
Asura
Autor: Santiago Eximeno
Editorial: Grupo Editorial AJEC
180 páginas
13


No hace falta contar aquí los méritos del madrileño Santiago Eximeno, tanto en el mundo literario de la ciencia ficción y la fantasía (en su sentido más amplio), como en el mundo faneditorial y dentro de las actividades del fandom español e hispanoamericano. Baste decir, por si hay algún distraído en la sala, que es un autor prolífico, con un Ignotus en su haber por el cuento "Origami" (publicado en Gigamesh 33), que coedita el fanzine Qliphoth y que no para de generar cosas.

Los lectores de Axxón lo tenemos muy presente, pues nos obsequió con su relato "Recuerdos de mi hermana", en el número 138 de la revista, e inauguró la Estación Tragondo de nuestra querida Urbys, entre otros valiosos aportes.

Su primer novela, Asura, nació precisamente como fruto de ese profuso trabajo, pues toma buena parte del universo y el argumento del cuento publicado en Valis #13: "Varanasi". Ya entonces, se veía en germen los puntos salientes y los negativos de lo que después sería la opera prima de Eximeno.

En un Madrid muy diferente del que conocemos, se ha desarrollado lenta e insidiosamente lo que sus habitantes llaman "la Réplica": una comunidad que intenta parecerse a Benares (o Varanasi), una de las siete ciudades sagradas de la India, en la margen del río Ganges. En este caso, el nuevo Ganges es el río Manzanares. Este ambiente, denso, decadente, inquietante, sirve de marco a buena parte de la acción de la novela.

El preludio de Asura nos presenta a dos ex agentes de la Compañía, que intervienen en un truculento crimen, jamás resuelto. Tiempo después, alguien los reunirá nuevamente, y se les sumará Gina (una joven local, auténtica superviviente que intenta forjarse un futuro). Todos ellos serán víctimas de la inesperada venganza.

Asura es un verdadero thriller, con toques exóticos y de ciberpunk que son elaborados por el autor con obsesivo detalle. Sin embargo, el estilo recargado, las frases remanidas y las frecuentes anfibologías dificultan el avance de la lectura. Y ése es el mayor problema de Asura.

Con un estilo más ágil, no caben dudas de que la novela hubiera ganado muchísimo. En este caso, como bien dicen los profesores de taller literario, "más es menos". Y tratándose de novelas como ésta, de creciente complejidad, el intento por forzar el vuelo literario suele caer por su propio (y excesivo) peso.

Quienes logren "engancharse" con el estilo de Eximeno, la disfrutarán enormemente.

Alejandro Alonso para Axxón y Garrafex News.