Noticias en la página Axxón Página Axxón

13/Oct/05

Una galaxia perdida en las profundidades del tiempo

El VLT (Very Large Telescope) del Observatorio Europeo Austral, situado en Cerro Paranal, Chile, nos muestra una bella imagen de NGC 1350, un colosal ojo cósmico.

(Astroenlazador) - Hace 85 millones de años los dinosaurios "dominaban" la Tierra, ajenos a su inminente final, mientras que los mamíferos aún eran criaturas pequeñas, tímidas y de poco protagonismo en el planeta. La región sur de los Andes de Bolivia, China y Argentina aún no se había formado y de hecho Sudamérica era un continente isla, sin estar aún unido a Norteamérica.

En ese entonces, el Sol y nuestro sistema solar se encontraban a 60 000 años luz de su posición actual, mientras que en otro punto muy distante del Universo, la luz emitida por una bella galaxia espiral comenzaba su viaje en dirección hacia —entre otros lugares— la Vía Láctea, el Sol y la Tierra, y hoy la recibimos.

Parte de la luz de esta galaxia, denominada NGC 1350, ha sido recogida por el VLT (Very Large Telescope) del Observatorio Europeo Austral, situado en Cerro Paranal (Chile), a 2600 metros de altura. Para ello se ha empleado el instrumento FORS2 del VLT junto a varios filtros para la radiación en luz visible. La región que cubre esta galaxia situada próxima al Cúmulo de Fornax es de tan sólo 8x5 minutos de arco al cuadrado.

Los astrónomos clasifican a NGC 1350 como una galaxia de tipo Sa(r), lo cual significa que es una espiral con regiones centrales muy amplias. Tiene un diámetro de 130 000 años-luz, algo mayor que la Vía Láctea.

Los brazos exteriores de esta galaxia se parten del anillo más interno de la misma, pudiéndose seguir su rastro prácticamente lo equivalente a una semicircunferencia una vez estos se encuentran con el brazo opuesto. Estos brazos presentan un color azulado, resultado de la presencia de estrellas muy jóvenes y masivas. También es notable la presencia de polvo, fundamentalmente en la parte central de la galaxia y evidencia de regiones de formación estelar.

Las partes más externas de la NGC 1350 son curiosamente tenues, hasta tal extremo que a través de ella son visibles muchas galaxias situadas a distancias mayores, dando a la imagen una sorprendente sensación de profundidad. Aunque este objeto se halla situado a 85 millones de años-luz, en la constelación de Fornax, probablemente no pertenece a tal cúmulo galáctico (localizado a 65 millones de años-luz), sino que se encuentra en sus regiones más externas.

Más información:
The Colossal Cosmic Eye (imágenes de mayor resolución)
Una galaxia masiva en la infancia del universo
Encuentran sorprendente vecindario apartado en la galaxia NGC 300
Descubren galaxia satélite de la Vía Láctea
La Vía Láctea, una galaxia espiral barrada