Noticias en la página Axxón Página Axxón

07/Nov/05

Nuevo "Nautilus" modelo siglo 21 investigará la vida marina

El "SeaOrbiter" es un buque semisumergible de diseño futurista que estudiará la contaminación marina a partir del año 2008

(IPS) - El SeaOrbiter parece un curioso objeto marino salido de la imaginación del escritor Julio Verne. Es un silencioso buque sin motor, de 51 metros de altura y casi por completo sumergible, que se dejará llevar por la corriente del golfo, en el océano Atlántico, para estudiar la vida marina y la contaminación.

Al contrario del submarino Nautilus imaginado por Verne en el siglo XIX, y de todos los otros sumergibles modernos que deben salir regularmente a la superficie, el SeaOrbiter podrá observar el océano las 24 horas del día, ya que 31 metros de su estructura estarán sumergidos permanentemente.

El SeaOrbiter transportará una tripulación de 18 personas, quienes analizarám durante tres meses en 2008 los efectos de la contaminación en los ecosistemas del océano, el papel de las corrientes marinas e incluso el comportamiento de las especies en presencia de un objeto silencioso.

El creador del proyecto, el arquitecto y oceanógrafo francés Jacques Rougerie, afirma que el principal objetivo de la misión es llamar la atención del gran público sobre el mar y las amenazas que enfrenta.

"Mi principal objetivo es pedagógico: dar a la gente la oportunidad de aprender un poco más sobre el mar", dijo Rougerie a la prensa en sus oficinas de París, instaladas en una embarcación anclada en el río Sena, a pocos metros de la plaza de la Concordia.

"El SeaOrbiter dispondrá de un equipo de oceanógrafos y ambientalistas y de equipamiento técnico de alta calidad para analizar la presencia de dióxido de carbono en el agua del mar y su diseminación en virtud de las corrientes", señaló.

La tripulación del SeaOrbiter podrá estudiar la concentración salina del agua marina, la dinámica de las corrientes, los ritmos de cambios de densidad poblacional y de especies, entre otras cosas.

El buque de Rougerie dispondrá de cámaras y micrófonos controlados a distancia capaces de grabar imágenes y sonidos a 600 metros de profundidad. Todo el material fílmico y sonoro registrado será puesto a disposición del público en tiempo real gracias a una conexión de Internet de alta velocidad.

El especialista concibió el SeaOrbiter cuatro años atrás, como parte de sus esfuerzos para estudiar la contaminación marina. El arquitecto francés teme que, debido a su dinámica, el agua de mar se convierta a mediano plazo en vector incontrolable de contaminantes y de virus.

"Como podemos ver actualmente con la epidemia de la gripe aviaria, hay virus mutantes", dijo Rougerie. "Existe la posibilidad de que un virus se adapte a un organismo marino, y constituiría una catástrofe ecológica y de salud de dimensiones globales, dada la dinámica de las corrientes marinas", argumentó.

El SeaOrbiter derivará guiado por la corriente de agua cálida que fluye por el océano Atlántico desde el golfo de México hacia la proximidad de las costas europeas durante tres meses, a partir de la primavera boreal de 2008, y funcionará como un centinela continuo de la biología marina.

En su porción sumergible, de 31 metros, el vehículo dispondrá de una sección presurizada que permitirá a la tripulación salir directamente bajo el agua en caso de necesitar una observación inesperada, sin necesidad de someterse a las largas y penosas sesiones de descompresión previas y posteriores al buceo.

Debido a que las condiciones de vida en un navío de este tipo son comparables a las de una nave espacial, el SeaOrbiter podrá ser utilizado como base de entrenamiento para astronautas.

El proyecto SeaOrbiter es una asociación de empresas privadas y de los institutos oceanográficos de Marintek, en Noruega, y de París.

Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:
Sitio de Jacques Rougerie
Científicos buscan secretos del Océano Antártico
Descubren 13.000 especies nuevas de flora y fauna marina
Craig Venter investiga el genoma de los mares
El Oceanográfico de Valencia comienza a descifrar el lenguaje de las ballenas belugas