Noticias en la página Axxón Página Axxón

15/Jul/07

Al final, Urano y Neptuno no tienen diamantes

Una fiebre de búsqueda de diamantes en Urano o Neptuno sería una causa perdida, dicen los autores de un nuevo estudio. A diferencia de lo que se creía antes, esos planetas no tienen suficiente carbono como para la creación de diamantes, dicen, aunque las enanas blancas sí lo tienen.

Algunos científicos habían presentado la idea de que las altas presiones en el interior de Urano y Neptuno podían comprimir el carbono hasta convertirlo en diamantes.

Pero un nuevo estudio dice que, si bien en principio se podrían formar diamantes, el proceso sería más largo que la edad del universo, de modo que no se habrían formado diamantes aún en la actualidad.

Luca Ghiringhelli de la Universidad de Amsterdam en Holanda dirige un equipo que realizó simulaciones en computadora de la presión, temperatura y contenido de carbono dentro de los planetas como Urano y Neptuno.

Encontraron que el ritmo de cristalización del carbono para volverse diamante es extremadamente lento, debido a que Urano y Neptuno sólo contienen entre 1 y 2 % de carbono.

"Es muy poco probable que se haya formado diamante en Urano y Neptuno", le dijo a New Scientist el coautor del estudio, Daan Frenkel, del Instituto de Física Atómica y Molecular del FOM en Amsterdam. "Por lo que puedo determinar a partir de estos cálculos, simplemente no es posible".

Pero los resultados del estudio indican que se podrían formar diamantes en planetas con mayot contenido de carbono, como había indicado un estudio anterior.

Diamante líquido

Los planetas deben contener casi un 15% más de carbono para que se formen diamantes, dice Frenkel. Está en discusión si pueden existir planetas con esta cantidad de carbono alrededor de otras estrellas: "En esto no hay mucho acuerdo [entre los científicos]".

Pero los autores dicen que puede haber diamantes en el interior de las estrellas enanas blancas, que son los densos núcleos que quedan cuando las estrellas como el Sol queman todo su combustible nuclear y se desprenden sus capas externas.

Se cree que algunas de estas enanas blancas contendrían cerca de un 50% de carbono, lo cual es más que suficiente para producir diamantes. Cuando la enana blanca es joven y caliente, el carbono existiría en forma líquida. "Casi se podría decir que es como diamante líquido", dice el científico.

Cristales del tamaño de la Luna

Cuando la enana blanca se va enfriando, este líquido se comenzaría a cristalizar en diamante. "Mi conjetura es que una vez que sucede, es probable que lo haga a una escala absolutamente masiva y más o menos rápido", dice.

Las observaciones de las pulsaciones de una enana blanca llamada BPM 37093 sugieren que posee un cristal del tamaño de la Luna en su núcleo, aunque en este caso se piensa que estaría formado de oxígeno sólido en lugar de diamante.

Por supuesto, aunque hubiese enanas blancas con núcleos de diamante allá afuera, la gran distancia entre la Tierra y otros sistemas estelares pone fuera de alcance la explotación minera de este diamante.

También sería muy difícil extraer esos diamantes porque el tirón de la gravedad es extremo en las superficies de los cadáveres estelares densos.

"No envíen cohetes hacia estas estrellas", dice Frenkel. "Costaría mucho lograr [este diamante], además de ser muy difícil extraer algo de una enana blanca".

Fuente: Physical Review Letters. Aportado y traducido por Eduardo J. Carletti

Más información:
Uranus has no diamonds after all
Modelo muestra que el núcleo de una estrella es un inmenso diamante
Planetas repletos de diamantes
Planetas de grafito y... diamantes
Planetas repletos de diamantes