Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias (antes 2009) ] [Noticias (desde 2009) ] [ Página principal ] [ Revista de Ciencia Ficción ] [ Zapping ]

23/Mar/08



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Publicaciones recibidas: "Textos Recobrados I (1919-1929)", de Jorge Luis Borges

Una mirada al otro Borges, el que fue antes de ser quien todos conocemos.

Hace poco me tocó bromear con Vázquez y Alonso sobre su cuento "Borgeano", y recurrí a unos cuanto tópicos que estamos acostumbrados a asociar con Borges: laberintos, tigres, bibliotecas (infinitas o no), ruinas circulares, cuchilleros, reflejos especulares. También para completar la broma utilicé un estilo similar y evocativo de lo que acostumbramos a leer en Borges: sinonimia florida, ciertas expresiones que la costumbre vuelve casi una muletilla, ciertos giros que asociamos con él y con ningún otro autor.

Eso me llevó a reflexionar qué fácil es usar imágenes o lenguaje que nos remita a Borges; ya que tiene tantas cosas que son sumamente características de su estilo, tan propio. Borges está tan incorporado a nuestra cultura, tan caracterizado, que ya tenemos una imagen muy definida y establecida de él, un poco como la caricatura que hiciera en su momento un cómico en la televisión.

Todos estamos acostumbrados a pensar en un Borges ya mayor, ya de vuelta de la fama y de la gloria de la Literatura Universal, ya ciego. Todos podemos evocar su voz, casi farfullante pero de fascinante claridad en sus dichos, en entrevistas y reportajes diversos.

Sin embargo, este libro me descolocó de todo eso, de toda la galería de imágenes y tópicos que comúnmente asocio con JLB. Eso al principio fue muy duro, muy chocante. Donde esperaba encontrar textos de Borges, ¡encontraba poco menos que una impostura! Encontré textos de un muchacho, al principio poco más que un niño, contento con sus primeras publicaciones.

No hay aquí tigres, ni laberintos, ni orilleros, ni siquiera bibliotecas. Hay apenas un esbozo de lo que luego serían sus muestras de amplia erudición. Hay metáforas floridas, pero no parecen de Borges. Hay un lenguaje muy cuidado, pero lejos están los textos de ser glorias de la literatura universal, y lejos está el estilo del que creíamos que siempre tuvo. Es, propiamente, la obra de OTRO Borges. El Borges joven, el que fue antes de ser el que todos conocemos.

Por todo eso, desaliento al lector que esté buscando algo más de Borges para leer a introducirse en este volumen. No hay casi ningún texto narrativo; hay unas cuantas poesías, de las cuales varias ni siquiera son suyas, sino traducidas por él de los autores que leía en esa época. Hay muchos textos de crítica literaria, textos donde él expresa sus ideas (del momento, que luego fueron muy distintas); hay textos polémicos, artículos diversos donde discute sobre los movimientos literarios de su época.

Sin embargo, por todo eso y superado el choque inicial, el libro es una fascinante aventura para el pensamiento. Si bien esta más encaminado a ser un texto de referencia o de estudio, no deja de ser fascinante entrar en contacto con ese muchacho, ese "pichón de Borges", que participa tan activamente de una aventura cultural y que ya se perfila para conformar una generación que marcó la literatura argentina.

Es fascinante ir viendo, en las sucesivas notas al pie, en los pedazos de cartas o comentarios de sus biografías o autobiografías parciales, como esos textos se engarzan con su vida, con viajes en España y Argentina. Es increíble visualizar con la mente a este Borges joven, haciendo una polémica y rompiendo lanzas por el movimiento ultraísta, peleándose con otros escritores y celebrando con sus amigos pequeñas victorias, modestas publicaciones y las repercusiones iniciales. Y es hermoso imaginarlo armar ese fanzine ultraísta -porque no puedo calificarlo de otro modo- que se llamó Prisma y que él con sus amigos salía a pegar como revista mural por las paredes del Buenos Aires de entonces… Es fascinante aunque extraño meterse en ese mundillo literario de tertulias, camarillas. Es fascinante, como digo, pensar que ese muchacho que participa en todo este movimiento (esta movida, dirían hoy) haciendo sus primeras armas en la literatura, será luego Jorge Luis Borges, el que todos conocemos, el insigne, el que está inscripto con letras de oro en la Literatura Universal.

Más allá de este placer, de este juego intelectual de "descubrir a Borges" en estos textos y comentarios, poco hay para el lector ocasional. Los textos, desde el contexto actual, pueden resultar aburridos, anticuados, pobres en calidad inclusive. La mayoría de estas páginas son cosas que Borges, en sucesivas revisiones de su obra, decidió intencionalmente omitir. Leyendo estos textos, uno puede entender y aprobar esa decisión. Pero esa misma decisión aumenta el placer de hojear estas cosas, que es como mirar por el ojo de la cerradura del cajón donde Borges enterró los textos, es espiar algo usualmente vedado.

Resumiendo, un libro con más de referencia y de libro de texto que un "libro para leer", es poco recomendable su lectura secuencial y concienzuda. Sin embargo, es muy interesante y enriquecedor hojear estas páginas para conocer un Borges distinto.

Por Carlos Ferro para Axxón y Garrafex News.

Fuente: Carlos Ferro. Aportado por Alejandro Alonso

Más información:
Más noticias sobre Libros en Axxón
Borges, en imágenes, cartas y manuscritos
Kodama criticó el libro con confidencias de Borges a Bioy
Textos recobrados de Borges

            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002