13/feb/02

Un autor que pega fuerte... y va por más

En esta entrevista, el autor español Víctor Conde comenta sus orígenes en la CF, habla de la realidad faneditorial española y de sus dos novelas de próxima publicación. Algunas definiciones darán que hablar...

Tiene 28 años, es natural de Tenerife (Islas Canarias, España) y se dedica a la programación de sistemas. Sin embargo, en los últimos tiempos Víctor Conde ha ido escalando posiciones en la preferencia de los editores (y de los lectores) de CF española. Es más, este año dos editoriales de ese país publicarán sendas novelas suyas, una de las cuales aparecerá muy pronto, como bien señaláramos en un informe anterior de Garrafex News (del 6 de febrero).

-¿Cómo empezaste en la literatura?

-La literatura siempre ha sido un medio de expresión a mi alcance, desde que era pequeño y leía las novelas de ciencia ficción de los clásicos. Escribir me permitía crear universos y personajes, más complejos a medida que me hacía mayor; era una forma barata de escenificar de alguna manera mis inquietudes y aquellas tempranas reflexiones, de verlas plasmadas y poder disfrutarlas como algo tangible, no sólo soñado. Y también de vivir grandes aventuras, que al fin y al cabo son el combustible del que está hecha la ciencia ficción.

-¿Cuáles son tus referentes literarios?

-Los grandes escritores norteamericanos, modernos y clásicos, son mis referentes claves dentro del género. Si tuviera que destacar a alguno serían Arthur Clarke, Dan Simmons o Greg Egan, pero no me alimento sólo de CF. La poesía de William Blake o los mundos de geometría oculta de los surrealistas también me han servido de inspiración en momentos de debilidad. Creo que la inspiración hay que buscarla en muchos mundos diferentes, externos incluso a la literatura. Hay ideas que se recogen mejor en una fotografía que en un folio lleno de palabras, y si las miras el tiempo suficiente puedes llegar a imaginar cosas que jamás creíste posible. También me he inspirado mucho en algunos autores españoles como Angel Torres Quesada o Arturo Pérez Reverte, cuyos estilos ni puedo ni trataré de imitar, pero de los que he aprendido valiosas lecciones para el oficio.

-¿Dónde has publicado hasta ahora? ¿Dónde podemos encontrar cuentos tuyos?

-Hasta la fecha he publicado en revistas electrónicas (Axxón, Púlsar, Data), revistas en formato papel (2001, Gigamesh), antologías de cuentos (Artifex Segunda Epoca, Visiones), y para este año tengo previstas dos novelas casi consecutivas, "Piscis..." y "El tercer nombre del emperador".

-Hablábamos de "Piscis de Zhintra" (Artifex Ediciones), que aparecerá en marzo. ¿Cómo fue concebida?

-Piscis nació como un descanso en el largo proceso de elaboración de "El tercer nombre..." Me llevó casi dos años escribir aquélla, y hubo un momento en que necesitaba desesperadamente cambiar de registro, abandonar la CF seria y sesuda por algo más ligero y divertido. Entonces agarré mis antiguas novelas de Philip J. Farmer, miré sus portadas coloristas y su estilo de hacer posmodernismo disfrazado de pulp, y me vino a la cabeza la primera aventura de esta heroína. La escribí en un par de meses, aunando humor, acción desenfrenada y pinceladas de erotismo, siempre con la idea de que fuera un serial. No una novela aislada, sino el primer capítulo de una larga aventura. Me inspiré en una antigua novia para diseñar al personaje, y luego la solté en un universo complejo y casi surrealista, totalmente diferente del que diseñé para la otra novela (y tal vez más peligroso). Y desde entonces me limito a contemplar sus evoluciones.

-¿Qué tipo de lector creés que es el que más la va a disfrutar?

-El hecho de que ésta sea una novela de aventuras no significa que sea simple. Tal y como ha corroborado mi editor, hay buena literatura en Piscis, aunque sus objetivos sean muy concretos: entretener. Creo que todo tipo de lector, desde el sesudo al que le gustan los universos complejos y con fuertes reglas de coherencia interna, hasta el adolescente que sólo desea divertirse y excitarse con la CF más desvergonzada, disfrutarán de Piscis. Como en todos mis trabajos, en un mismo texto procuro incluir varios niveles de lectura, no todos visibles a simple vista ni fáciles de entender. Aún si no captas las referencias internas y los mensajes subliminales, puedes pasártelo muy bien leyendo el conjunto.

-Contanos cómo es tu relación con Equipo Sirius, y de qué se trata la novela de próxima publicación: "El tercer nombre del emperador".

-He tenido mucha suerte con los editores a los que he enviado las novelas, ya que ambos (el Equipo Sirius y los señores de Artifex Estelar) las aceptaron a la primera y casi sin poner reparos. Eso es algo que me halaga bastante -sobre todo porque se trata de mi primera colaboración con un editor importante, en este caso por duplicado-, y ha hecho que mi relación con ellos haya sido muy satisfactoria hasta la fecha (hasta el punto de que le he prometido a Sirius una secuela de la novela, que ya estoy planificando). Respecto al argumento de la novela... ¡Uf! (ríe) Es top secret hasta el momento mismo de su salida a la calle, lo siento. Lo que puedo decirte es que probablemente sorprenderá al público, y no sólo al que habitualmente lee ciencia ficción, porque no va dirigida exclusivamente a éste.

-¿Cómo ves el fandom y la realidad faneditorial de ciencia ficción y fantasía en España?

-Creo que actualmente hay muchísima gente buena que está tratando de salir, de sacar su cabeza y su pluma por encima del mar de aficionados normales para ver sus obras publicadas. Yo he tenido la suerte (derivada de un inmenso trabajo previo, no gratuita) de que las editoriales se hayan fijado en mi obra, pero no soy el único escritor de habla hispana ni el mejor. Hoy en día hay muchísima tecnología al servicio de los jóvenes autores (procesadores de textos, agendas, correctores, Internet) que vuelven increíblemente sencillo unos procesos, el escribir y publicar una novela, que hace tan sólo diez años eran un esfuerzo de titanes. El mismo hecho de que muchos de los foros donde actualmente se ven los primeros trabajos de los que serán los escritores del futuro sean páginas de Internet es un síntoma: la Red permite aunar los esfuerzos de mucha gente para escribir, algunos, y editar, otros. La propia colección Artifex Estelar nació de una fanedición de gran calidad que poco a poco fue evolucionando, sopesando escritos de autores profesionales y afianzándose en un sólido formato papel. Para este nuevo lanzamiento cuentan nada menos que con una portada de Luis Royo. Estoy convencido de que esto marcará un precedente histórico para futuras fanediciones que deseen hacer las cosas bien.

Lo que los jóvenes escritores y editores deben tener claro es una cuestión de extrema importancia, y que muchos no saben ver: editar un libro es una guerra. No es un trabajo secundario, ni un hobbie, ni algo que hacemos porque estamos aburridos y no ponen nada en la tele. No. Los mercados hay que conquistarlos con estrategias de guerra, y tener claro que la unión entre editor y escritor (la persona que lo va a hacer rico si triunfa) debe ser muy, muy estrecha y de mutua planificación de objetivos. Hay millones de lectores que están ahí fuera, esperando tus novelas, y exigen a) calidad y b) compromiso. No les puedes dar cualquier cosa. Debes ofrecerles un producto bien acabado (literariamente sostenible, bien presentado y maquetado, con portada atractiva y excelentemente publicitado y distribuido). Los autores o los editores que descuidan alguno de estos aspectos porque "total, no creo que se venda más de lo que he vendido hasta ahora de las otra novelas", están cerrando sus propias vías de triunfo. Los escritores y los editores deben sentarse ante una pizarra en blanco antes de darse a conocer al gran público y planificar su estrategia como si de una campaña militar se tratase. Y jamás, jamás de los jamases, tomar al lector por tonto. Hay que respetar mucho su inteligencia.

-Recuerdo algún cuento tuyo tallereado a la distancia. ¿Qué papel juegan en tu vida este tipo de iniciativas de taller literario (locales, electrónicos, a la distancia)?

-Los talleres son una de esas herramientas tecnológicas a las que hacía referencia más arriba, que están a disposición del joven escritor para ayudarle a pulir su estilo, pelearse consigo mismo por la opinión favorable de otras personas, y templar su pluma en la fragua del método científico: experimentación y error. Es la única manera de aprender a escribir bien.

Víctor tiene muy en claro cuál puede ser su lugar en la CF española, sin embargo, aclara: "Espero que si yo caigo, otro joven con oficio e imaginación tome mi lugar de inmediato y haga avanzar la CF hacia un estilo nuevo. Y digo nuevo porque no creo en las delimitaciones de estilo según la geografía (si eres español o sudamericano debes desdeñar la CF que se hace en otros países y escribir de tal o cual manera, según algunos). Creo que lo que vuelve hermosa a la literatura es su universalidad; que un autor de Sri Lanka pueda ser leído por una mujer de mediana edad de París y le haga soltar una lágrima. ése es el poder de las letras. Hay que alzarse sobre hombros de gigantes (Asimov, Ballard) y proseguir avanzando a partir de ahí, no desdeñando sus ideas o estilos sólo porque no son hispanas. Hay que hacer avanzar la CF como concepto universal, no delimitarla dentro de fronteras geográficas".

Fuente: Axxón - Aportado por Alejandro Alonso

Más información: