Página Axxón Axxón 111

Nació en Maine, cuna de Stephen King, vivió unos años en Chicago y ahora reside en la soleada California. Es free-lance y tiene muchos deseos de convertirse en un escritor profesional. Su dirección de e-mail es: moderan@hotmail.com
Duane Pesice nos muestra una tenebrosa aguafuerte que mezcla el arte y la vida, la poesía musical y la muerte, la magia de los instrumentos y lo inexistente de una obra sintetizada. Todo con un elevado lenguaje cargado de poesía.

Pista Fantasma
Duane Pesice
ESTADOS UNIDOS

El tenue chasquido de los timbales sisea desde un parlante en la esquina de una oscura habitación. Una pequeña luz roja pestañea en respuesta y el wash aumenta levemente su volumen y panea.

Las luces de un metrónomo, verdes, rojas, azules, siguen el progreso de una serie puntiaguda de acordes de un clavicordio distorsionado con reverberaciones y efectos de coro y el batir de tambores rimbombantes. Entran un bajo y un saxofón, legato.

El volumen aumenta mientras los instrumentos principales chocan en una nota y el crescendo se mantiene. Luego, el lick inicial es ejecutado por el bajo y el clavicordio a la vez, seguidos por apesadumbrados tambores.

La luz de un contador revela un hombre desplomado boca abajo sobre un escritorio. El escritorio tiene una computadora y el monitor está situado delante del hombre. La computadora está corriendo un software de edición de audio y el sonido es el resultado del más reciente producto de ese software, la pista de fondo de una canción que podría haber catapultado al compositor a la fama y la fortuna si la hubiera hecho disponible para ciertas personas.

Sin embargo, el caído autor nunca estuvo en posición de darla a conocer, de hacerla accesible, y esas personas, por consiguiente, se vieron forzadas a emplear apresuradamente a otro compositor, algo que a éste le molestó ligeramente, aunque fue capaz de desempeñarse de manera bastante profesional en esas circunstancias. La fama y la fortuna están seguramente a la vuelta de la esquina.

En este momento es improbable que el autor componga material adicional, puesto que ha dejado el edificio.

La cuenta de la luz está paga por treinta días más, así que la canción se repetirá tanto como la compañía de electricidad esté dispuesta a permitirlo después del vencimiento, un lapso nebuloso y arcano.

Continúa después del crescendo con otro wash de timbales, paneando a través de los parlantes en las esquinas de la habitación, perseguido por acordes guturales de clavicordios aparejados con el fragor de una fornida línea de bajo.

El volumen aumenta y la luz de las pantallas de lectura incrementa su brillo, mientras más y más instrumentos se encienden, revelando sombras tricolores que danzan en las esquinas de la habitación. Pequeñas porciones de la noche infinita hacen cabriolas en grotesca chanza ante los diversos dioses de la oscuridad externa, adhiriéndose a la melodía como naúfragos a punto de ahogarse que se aferran a un madero a la deriva, mientras ven a la distancia unas aletas que se acercan.

El saxofón procesado electrónicamente gime en una clave que nunca fue propuesta, mientras la clave de la canción modula desde F# a C# bajo la escala; los tambores continúan tercamente con el ritmo marcial y la música realiza un nuevo crescendo en una clave nueva y más baja, y el bajo legato se da la mano con el burbujeante y siniestro clavicordio.

El saxofón gime a los vacíos espacios que están más allá de lo que debería haber sido, expresando su arrepentimiento, y el batido de los tambores continúa, descuidada y monótonamente, escoltando el farfullar de la voz alienígena del clavicordio que nunca se repite, y la forma continúa a través de un wash de timbales, hasta que es puntuada por el meep del piano eléctrico que había estado saltando dentro y fuera de la turbulencia, y los bofetones de una escobilla sobre los tímpanos.

Y el compositor gime una y otra vez, y la pequeña luz guiña.

A veces la canción lo incita a bailar. Tañe y tañe, cada traducción es sutilmente diferente de las anteriores mientras el programa la secuencia nuevamente. Cuando su sonriente y macabramente dentuda faz no es capaz de responder a las convocaciones de la canción, su sombra asume y hace brincos allí en la luz de los contadores mientras la canción se ejecuta una y otra vez.

El programa corre, creando otra interminable versión sintetizada de la canción, hasta que las personas que vinieron a ver qué es ese olor desconectan esa maquinaria, después de disponer del autor muerto, rompiendo el disco rígido y perdiendo para siempre, dentro de la oscuridad de la nada, la canción original en la cual estaba basado todo.

La sombra danza con reminiscencia en la oscuridad, manteniendo la fe.

Traducido por Martín Brunás
Axxón número 111 - Febrero de 2002

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic