Página Axxón Axxón 133

El Gaucho de los Anillos

La comunidá del anillo
Capítulo 14

Varios días se quedaron
en el Monte de Oro aquél,
y demientras del pichel
estaban prendidos todos,
a visitarlo jue el Frodo
al espejo e’ Galadriel.

Venía diciendo el Sam:
“No me gusta hablar macanas,
no es mucho lo que se gana
mirandoló dende lejos,
pero pa’ mí más que espejo
parece una palangana.”

“Pues no vengás a querer
acá lavarte las greñas”,
con severidá la dueña
jue a ponerlo en su lugar,
“que acá se viene a mirar
lo que el reflejo te enseña.”

“A lo que está siendo o ya jue
puede ser una ventana,
lo que va a pasar mañana
otras güeltas se aparece;
pero las más de las veces
muestra lo que tiene ganas.”

Se asomó primero el Sam
nomás de curioso que era,
y vio como una escalera
que él mesmo subiendo estaba,
y se lo vía que andaba
apurado dendeveras.

Y en la mesma oscuridá
de ese paisaje baldido,
al Frodo lo vio metido
entre piedras y pastitos,
y parecía dormido
casi como un angelito.

“A este coso de mandinga
entenderlo yo no puedo”,
habló con un poco e’ miedo,
“pero una cosa comprendo:
cuando el patrón se esté yendo,
yo de mojón no me quedo.”

Y cuando se asomó el Frodo
pa’ ver lo que le enseñaba,
se encontró una cosa brava
que le asustó hasta los piojos:
en el agua había un ojo
que muy fijo lo miraba.

Y puesto ahí, frente a frente
con la tremenda visión,
le jue dentrando un jabón
que lo dejó chiquitito,
porque conoció al grito
que estaba viendo al Saurón.

Se quedó medio abombao
con el ojo tan grandote,
colorao como camote
en medio ’el fuego amarillo;
y le pesaba el anillo
como tosca del cogote.

“Lo que viste”, habló la doña,
“es el ojo sin pestaña,
que busca con tanta maña
eso que llevás a cuestas
que nunca tiene lagañas
por echarse alguna siesta.”

“Entuavía”, dijo el Frodo,
“que uno no gana pa’ sustos,
este coso viene justo
a hacermelá más amarga.
Usté que la sabe larga,
¿cómo me salvo ’el disgusto?”

Respondió ’ña Galadriel:
“Ah, chiquito, yo no sé,
a mí no me pregunté’
que no soy de dar consejo;
lo que te enseña el espejo,
él solo sabe por qué.”

“Vas a tener que seguir
con tus miedos y tus dudas,
con poca y ninguna ayuda.
Y no vayás a fallar,
que si eso llega a pasar
no nos salva ni la ruda.”

Miró el Frodo a la patrona
y le dijo sobre el pucho:
“Pa’ estas cosas no estoy ducho
y viá chingarla a la fija;
quiero darle la sortija
porque pa’ mí pesa mucho.”

“¡Me la querés dar a mí!”,
se cayó la elfa de traste.
“¡Pa’ qué caranchos hablaste,
venirme ansina a tentar!
Va a ser nomás empezar
que al Saurón ése lo aplaste.”

“¡Qué patrona que viá ser!
¡Van a ver cómo encandilo!
¡Feroz como rejucilo!
¡Más brava que sudestada!
¡Más linda que la alborada
y cosas por el estilo!”

“¡Tuitos me van a querer
si saben qué les conviene!
¡Se va a hacer lo que yo ordene
y si alguno se retoba,
yo le bajo de una soba
los humos con que me viene!”

Parecía que se llevaba
todo el mundo por delante;
una cosa imprisionante
que de verdá asombro daba,
con su sortija e’ brillante
que en el dedo le chispeaba.

“La pucha que me dio juerte”,
a la final se calmó.
“Pero ya se me pasó
el antojo e’ ser más grande,
y aunque nunca a naides mande
voy a seguir siendo yo.”

Página Axxón Axxón 133
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic