Página Axxón Axxón 134

El Gaucho de los Anillos

La comunidá del anillo
Capítulo 15

Muy atentos los patrones,
no podían permetirse
dejar los viajeros dirse
a buscarle la hebra al malo
ansí nomás, y regalos
trujeron pa’ despedirse.

Cinchas, sogas y otras cosas
del mejor cuero de vaca,
piedras pa’ afilar las facas,
y pa’ cuando el hambre aprieta
les llenaron de galleta
los bolsillos y guayacas.

Unos ponchos que les dieron
tenían del campo el color.
“Son frescos si hace calor
y abrigaos cuando refresca,
y sin magia al portador
lo hacen que desaparezca.”

Le dio al Aragorn la doña
una funda pa’ la espada
con oro y plata bordada,
y engualichada además
pa’ que el sable nunca más
se juera a romper con nada.

Una rastra que era un lujo
le regaló al gondorino;
dos al Merry y al Pipino
como pa’ gurises hechas.
Pa’l Legolas, arco y flechas
que se vía que eran finos.

No le hizo gracia a don Cele,
y medio que se chivó,
cuando el Guimli le pidió
colorao de la vergüenza
a su mujer una trenza
y ella alegre se la dio.

Al Sam le dio una cajita
de abono pa’ que las flores
jueran como las mejores,
y con el de la sortija
terminó la repartija
de regalos y favores.

“A vos, que llevás el peso
más grande en esta epopeya,
te regalo esta botella
que aunque parezca de grapa,
no le va’ a sacar la tapa
que adentro hay lú de una estrella.”

“No la perdás la limeta,
de noche es más luminosa.
Si se hace fiera la cosa
nunca tengás nada e’ chucho,
que esta lú es muy milagrosa
y a vos te va a cuidar mucho.”

Y dejaron Lolorién
en bote por el río Grande.
¡Y no hay naides que no se ande
triste en una despedida!
Aunque tenga piel curtida,
no es raro que uno se ablande.

“¡Qué dolor”, dijo el enano,
“irse e’ tan lindo lugar!
No viá dejar de estrañar
ni una tardecita sola”,
y con su amigo el Legolas
como un gurí echó a llorar.

El Sam, medio desconfiao,
al Boromir lo miraba,
que demientras que remaba
por el río redomón
lo relojiaba al Bolsón
y se le caiba la baba.

Iba el pión muy asomao
y viendo pa’ atrás, pensando:
“A éste que le anda pasando
que tiene esa cara e’ loco”,
cuando ’el julepe por poco
tiene que seguir nadando.

“Capaz que esto que le cuento
mentira a usté le parece
o se le hacen idioteces,
pero vide un camalote
que anda siguiendo a los botes
y tiene manos y pieses.”

“Es el Golum”, dijo el Trancos.
“Ese bicho e’ mala entraña
con sus tretas y cucañas
no nos deja de aguaitar.
Yo ya lo quise agarrar,
pero se da mucha maña.”

Con eso ya era bastante,
pero había más razones
pa’ andarse con precauciones,
porque el río color tierra
era una región de guerra
entre gauchos y malones.

El viaje jue mayormente,
aunque había poco descanso,
sereno por el río manso.
Los miraban las garcetas,
los doraos y palometas,
los biguás, patos y gansos.

Pero a veces se ponía
lo que se dice un espanto;
pa’ no dir al camposanto
iban cuerpiando flechazos
que les tiraban al paso
los orcos de tanto en tanto.

Y al fin vieron dos colosos
que marcaban la frontera,
que era como si dijeran
enseñandolés las palmas:
“Si no se viene con calma,
quedesé del lao de ajuera”.

Dijo el Trancos señalando:
“¡Los mojones de Argoná!
La tierra a partir de acá
a heredar tengo derecho”.
Y ahí nomás se le infló el pecho
con un aire e’ majestá.

Página Axxón Axxón 134
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic