Correo 154


1o de septiembre de 2005
 
Cuando una aeronave alcanza una velocidad tal que se adelanta a las ondas de presión que ella misma genera, se oye un estampido. Te recomiendo, Eduardo, que estés preparado: Axxón está a punto de romper la barrera y es posible que de un momento a otro la explosión te deje sordo.

La barrera, claro, no es de sonido. Es de edad. En agosto se publicó una ficción breve de Judith Shapiro, una chica que nació apenas unos meses antes que la revista. No es para tomarlo a la ligera: alguien que estaba en la cuna cuando apareció el legendario número 0, hoy nos regala un cuento. ¿Qué pasará cuando llegue alguien aún más joven? ¿Cuando se publique a un autor que no vivió en un mundo sin Axxón? No hay muchos antecedentes en el mundo de la ciencia ficción en español.

Dieciséis es un número fácil de decir, pero difícil de alcanzar. Y Axxón lo ha alcanzado. El camino ha sido largo: desde una humilde interfaz DOS pasó a una interfaz DOS un poco menos humilde; pegó eventualmente un salto a Windows, pasó al fin a la red... Y hoy cuenta con una robusta ingeniería que le permite ir a Mach 1. ¿O es Warp 1, capitán Carletti?

Sea lo que sea, esta barrera de la que hablaba no es de ninguna manera un límite. No hay nada a la vista que impida seguir avanzando. Y no se me escapa que no es sólo un logro de ingeniería, sino que hay y ha habido siempre toda una tripulación, de la que tengo el placer y el privilegio de formar parte.

Me corrijo: es un placer, pero no un privilegio. Un privilegio es algo para unos pocos, cualidad que Axxón definitivamente no tiene. Ya que hablé de una barrera, hablaré de otra: la que separa a los autores de los lectores. Esa barrera aquí no existe: sólo hay una línea imaginaria que cualquiera puede cruzar, sin otra condición —como idealistamente marca la Constitución Argentina— que la idoneidad.

Y hablando de los lectores: ¿qué pasa con el correo? En una época era la sección estrella de la revista. ¿No ven que es un espacio en el que todos pueden publicar? ¿O no quieren ver sus nombres en Axxón? Vamos, pónganse a aporrear el teclado, aunque sea para comentar los cuentos que más les gustaron, lo interesantes que son las noticias y los zappings, o lo mal que está de la cabeza el muchacho que escribe las AnaCrónicas (por cierto, señoritas, ¿sabían que no está ni comprometido, ni casado ni nada?).

En fin, cuántas vueltas y más vueltas cuando lo que quiero decir es: ¡feliz cumpleaños, Axxón!

Saludos,
Andrés Diplotti

Cada tanto nos va tocando sobrepasar una barrera. Pasamos el millón de visitas. En estos días estuvimos cerca de quebrar las 5.000 visitas por día a la portada (todavía recuerdo cuando nos alegrábamos porque habíamos sobrepasado las 1.000). Pero... ¡la barrera del sonido! Esperemos que sea menos ruidoso que espectacular. Muchas gracias por la carta.

Eduardo J. Carletti


Enviar las cartas a ecarletti@axxon.com.ar


Desde que abrimos la Lista Axxón se han anotado enormidad de personas, y por esto muchas opiniones que antes se intercambiaban por el Correo ahora se presentan y discuten día a día en la Lista. No me pareció razonable extraer textos de opinión de ella para ponerlos aquí, ya que son medios diferentes. Espero que alguno de los "Listeros" mande de vez en cuando una carta para este Correo. No sea que lo dejemos huérfano...

Eduardo J. Carletti
ecarletti@axxon.com.ar


 
            


Nedstat Basic