GEOMETRÍA VARIABLE

Juan Carlos Pereletegui

España

«Un dromedario es un caballo diseñado por un comité».

GurkaSoli. Vic de Innovación.

«Esta es la gran oportunidad que estaba esperando. Si la dejo escapar, no me lo perdonaré nunca».


Había llegado el momento de la partida. La nave aceleraba hacia el exterior del sistema estelar, buscando un punto de salto, lejos de fuerzas gravitatorias. Mientras el planeta azul se empequeñecía en la pantalla de visión, tuvo que hacer uso de toda su fuerza de voluntad para que sus sentimientos no trascendieran. «Ninguna tripulación es de fiar habiendo tanto en juego», pensó. Aparentando preocupación ante la proximidad del salto, replegó todos sus pseudópodos, formando una esfera en suspensión en el aguamadre que llenaba la nave, en un esfuerzo por disimular sus emociones.

Pero pronto su preocupación dejó de ser fingida. La frenética actividad a la que se había sometido, los desarreglos en la alimentación y en los horarios, y el autentico temor, muy real, al salto, se conjugaron para descompensar todo su organismo. Incontrolados, los ribosomas fabricaban proteínas incansablemente, mientras los sáculos golgianos se llenaban de espeso mucus, rico en electrolitos. GurkaSoli sentía como su endoplasma se atiborraba por momentos de los productos de tanta actividad, productos no solicitados ni utilizables en aquellos instantes. El retículo endoplasmático canalizaba mucus y proteínas hacia una gran vacuola que se desplazaba hacia el ectoplasma, la zona más externa de su organismo. En el interior de la vacuola, se producían intensas reacciones químicas que rompían las cadenas de polisomas en productos más simples que pudieran ser, de nuevo, asimilados por el citoplasma, en un intento de mantener el equilibrio. Pero el subproducto de estas reacciones eran gases mefíticos que se expandían, amenazando con reventar la vacuola.


Valeria Uccelli

«No puedo saltar con esto dentro», pensó con desesperación. «Reventaré en el agujero de gusano, ¡nunca llegaré al otro lado!» Tuvo una visión morbosa de sus orgánulos dispersos por toda la nave. Angustiado, formó cuidadosamente una evaginación en la membrana citoplasmática, hacia la que empujo lentamente la vacuola. La bolsa de gas se estiró dentro de un delgado pseudópodo que logró aislar mediante una pared de retículo endoplasmático.

Justo a tiempo. El gigantesco cuesco reventó y los gases, al contacto con el aguamadre, produjeron una reacción violentamente exotérmica.

Una potente onda de calor recorrió toda la nave y llego al puente, donde cundió la alarma. El comandante estuvo a punto de suspender el salto, hasta que recibió el informe de su segundo:

—Todo en orden, señor —transmitió—. Nuestro ilustre pasajero ha sufrido un breve episodio péptico con liberación de gases fuertemente ... humm... energéticos.

—¿Se han producido daños?

El mensaje de contestación del segundo se demoró unos instantes. El comandante se disponía a reenviar la pregunta cuando la respuesta del oficial apareció en su estafeta telepática.

—Ningún daño en la nave —decía el mensaje—. Pero la onda de calor ha alcanzado de lleno a nuestro pasajero.

—¿Ha resultado herido? —la pregunta del comandante traslucía más incomodidad que preocupación.

—En realidad no, señor, pero no le ha quedado ni un solo cilio. Está más liso que el casco de esta nave.

El fastidio del capitán era ahora evidente.

—Cuanto antes saltemos, antes nos libraremos de este individuo. ¿Todo el mundo en sus puestos?

—Sí, señor, la nave está lista para el salto.

Teniendo en cuenta la hilaridad reinante y los sarcásticos mensajes que llenaban las estafetas telepáticas de los tripulantes, esta última afirmación era ciertamente aventurada.

Permítanme un momento que les explique la situación, porque de lo contrario se me van a perder, y tampoco se trata de eso. El señor GurkaSoli, Soli para los amigos (si los tuviera), es un ejecutivo de poca monta de Construcciones Siderales, más conocida por ConSid, la mayor corporación de ocio y entretenimiento de la galaxia. ConSid mantiene una dura pugna en la cumbre con CuatroCes (les ahorraré el nombre completo, es farragoso) y GurkaSoli cree llevar en sus mitocondrias el secreto que afirmará definitivamente la supremacía de ConSid, y a él le abrirá las puertas de los más altos consejos.

¿Qué a usted todo esto le importa un sáculo golgiano? No sabe lo equivocado que está. Por ejemplo, ¿por qué su especie carece de mensajería telepática? O, ¿por qué es la única, entre todas las especies del universo, desprovista de telequinesia.? Sííí... sí, sí. Ya sé, ¿para qué la necesitan? Con esas «manos» taaan fascinantes y versátiles, ¡tan llenas de «dedos»! «Lea, lea» (¡qué concepto tan torpe!) y descubrirá qué es usted... y de dónde viene.


Estudio de viabilidad

«El propósito de este proceso es analizar un conjunto concreto de necesidades, con la idea de proponer una solución a corto plazo. Los resultados del Estudio de Viabilidad del Sistema constituirán la base para tomar la decisión de seguir adelante o abandonar. Si se decide seguir adelante pueden surgir uno o varios proyectos que afecten a uno o varios sistemas. Dichos sistemas se desarrollarán según el resultado obtenido en el Estudio de Viabilidad y teniendo en cuenta la cartera de proyectos para la estrategia de implantación del sistema global».

BastarRice y otros. Breve introducción para una metodología estable de planificación de sistemas.


OgnaRice. Implementador.

«¡Sáculos golgianos! Esta vez me la voy a ganar».

Mientras buscaba un hueco en el atiborrado aparcamiento de ConSid, intentaba urdir una excusa plausible. Era el cuarto retraso de ese ciclo y la última vez GastarMulan, su jefe, se había alterado bastante. Lo cierto es que en esta ocasión no era culpa suya. Su vecino había aparcado su trichomonas nuevo en la salida del domo de Rice. «¡Maldito saco de espérmula! Y aún se permite guasear, el muy protozoo. ¡Tenía que haberle soltado una buena!».

Por suerte alguien dejó una plaza libre muy cerca del succionador principal. Aparcó su maltrecho paramecio ciliado y con un par de chorros propulsores entró en la corriente que le condujo hasta la sala de implementación. Con una morfología planiforme, y una coloración grisácea intentó alcanzar su puesto de trabajo de la forma más discreta posible.

—¡OgnaRice! Acude inmediatamente a mi puesto.

La orden de GastarMulan irrumpió en su estafeta a plena potencia y no admitía dilación. Resignado, se dirigió al área del Jefe de Proyecto.

—¡Por fin has llegado! Es la cuarta vez en este ciclo, no me va a quedar más remedio que dar parte a Supervisión. —El aspecto de GastarMulan denotaba su irritación, con los pseudópodos expandidos y una coloración tendiendo rápidamente al carmesí. La temperatura del aguamadre, a su alrededor, aumentaba por momentos.

—Lo siento jefe, de verdad. Le prometo que no ha sido culpa mía. El imbécil de mi vecino aparcó su trichomonas nuevo en mi salida. —Con el aspecto laminar y el color gris, apagándose por momentos, Rice difícilmente podía parecer más compungido.

—Te lo voy a pasar por esta vez, pero es la última. Me da lo mismo si tu vecino se compra el último trichomonas de cinco flagelos y contrata de chofer al radiolario más deslumbrante de la ciudad. Si no estás en tu puesto a tiempo, no podré seguir cubriéndote. —Después de transmitir esto, GastarMulan recogió todos sus pseudópodos adoptando una morfología masiva que Rice había aprendido a reconocer como preludio de problemas—. Está bien. Ahora pasa a modo seguro. Nivel de encriptación 7. Identificación y validación de mensajes por CCOOKO. Confidencialidad LLH.

Por un momento, Rice se sintió envuelto en una burbuja de irrealidad. ¿El jefe quería tener una conversación sietecoko con él? ¿Podría haberse cruzado otro mensaje? Hizo que la estafeta telepática lo recuperara. No había duda: encrip 7 más CCOOKO. Confi LLH, esto es, despido inmediato si revelaba el más mínimo detalle. ¡Y esa sería la parte buena!

—¡Venga! ¡Venga! ¿A qué estás esperando?

Nunca ha sido bueno impacientar a GastarMulan, así que Rice dejó las especulaciones para más tarde y dio las ordenes pertinentes a su estafeta.

«¡Seguro que me quedo sin vacaciones!», fue lo último que pensó, antes de activar la validación COOKO.


GastarMulan. Jefe de Proyecto.

«¡Maldito OgnaRice! Si no fuera mi mejor implementador... bueno en realidad el mejor de ConSid. Pero a veces su pasividad es difícil de soportar. ¿Cómo se puede ser tan bueno y tan indiferente, a la vez?»

—Hay cambio de plan de trabajo —transmitió una vez que tuvo la validación COOKO—. FabianOrta se encargará de finalizar todos tus proyectos. ¿En que situación están?

—Bueno... —hizo una rápida reflexión, separando lo que podía contar y lo que mejor se callaba—, la vorticela neumo para el sistema Chandra está casi terminada, a punto de pasar el modelo beta al cliente. Pero lo del cocodrilo filósofo va retrasado. ¡Es que con esos tipos no se puede! ¡Han cambiado las especificaciones tres veces! Lo que hay ahora, de cocodrilo tiene poco y de filósofo menos.

«Y a ti que te gusta jugar, a ver qué sale» pensó Mulan.

—Está bien: pon a FabianOrta al corriente de la vorticela. En cuanto al cocodrilo, hablaré con Supervisión: o lo cancelamos o que lo pasen a la UPRAC. Que lo disfrute OrloeGata, al fin y al cabo, debía haberse ocupado él desde el principio. —Después de una pausa dramática, Mulan continuó transmitiendo—. Necesitamos inmediatamente el Estudio de Viabilidad para un nuevo proyecto. Las especificaciones vienen directamente de GurkaSoli y VicenLike.

Al oír nombrar a los altos directivos, toda la masa de OgnaRice sufrió un espasmo y el leve tono grisáceo que le quedaba desapareció, volviéndose, ya definitivamente, de un blanco apagado.

—¡GurkaSoli! ¡Y el VicVic! —exclamó cuando logró recuperarse de la impresión—. ¿De qué se trata? Nunca hemos tratado a esos niveles.

—Pues ha llegado el momento. —Los mensajes de Mulan aparecían en su estafeta con una textura... grasienta—. Eres el mejor implementador de ConSid y antes o después tenía que llegarte el reconocimiento. Se trata de un proyecto muy especial y cuando me pidieron que recomendara a alguien, no he dudado. Me dije: es la ocasión de que OgnaRice se lleve la gloria de triunfar en un proyecto de los grandes.

OgnaRice paladeó unos instantes los halagos, pero conocía demasiado bien a Mulan como para tragárselos.

—Te agradezco tu amabilidad —transmitió con textura neutra—, pero ¿podría saber de qué se trata?

—Te puedo contar todo lo que sé —respondió Mulan—, que es sólo una pequeña parte. Lo imprescindible para hacer nuestro trabajo: hace dos megaciclos una nave trajo informes sorprendentes de un planeta poco conocido, en un sistema de la periferia. Por ahora no puedo revelarte de cuál se trata, en realidad ni yo mismo lo sé todavía. Ha recibido el nombre clave de Afar3. No me preguntes por qué. GurkaSoli acaba de regresar de una visita de inspección. Este es el informe.

Un pesado mensaje saturó la estafeta telepática de OgnaRice. Mulan espero con impaciencia a que lo asimilara completamente.

—Pero esto es imposible —respondió al fin—. Son condiciones ideales, como si lo hubiéramos diseñado nosotros mismos.

—Efectivamente, por eso ConSid ya se ha hecho con la concesión. Vamos a abrir un nuevo parque dentro de un megaciclo.

—¿Tan avanzado está? —se sorprendió OgnaRice—. ¡Sí que lo han llevado en secreto!

—Te equivocas, todavía no hemos empezado. Tu trabajo consiste en realizar el Estudio de Viabilidad.

—¡Un megaciclo! ¡Y todavía tengo que hacer el Estudio de Viabilidad! —Los mensajes de OgnaRice mostraban claramente su asombro—. Tú sabes que hacen falta, como mínimo, 200 kilociclos para el estudio y luego un mega o más para el análisis y el diseño.

—La dirección espera de nosotros un esfuerzo singular. Disponemos de 10 kilociclos para presentar el Estudio de Viabilidad.

—¡Diez kilociclos! ¡Es una locura! ¿A qué viene tanta prisa?

—Esto es secreto todavía, pero CuatroCes está construyendo «Mayolandia». Lo inauguran dentro de un mega y será el mayor parque de ocio de la galaxia, un planeta entero. Las alarmas se han disparado y los jefazos quieren abrir Afar3 al mismo tiempo. El proyecto tiene alta prioridad. Todos los medios que pidamos, sin rechistar.

—Pues esta vez se han pasado. Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible. No es un problema de medios, sino organizativo. Hay un límite a la cantidad de gente que puedes poner a trabajar en un proyecto. Es imposible realizar el Estudio de Viabilidad en 10 kilociclos, por mucho que se empeñen.

—No estas teniendo en cuenta todas las circunstancias. —Mulan no estaba dispuesto a aceptar una negativa—. Revisa de nuevo el informe. Observa las condiciones de partida: son excepcionales. En realidad, la mayor parte del trabajo está hecho. No vamos a tocar para nada la bioquímica de fondo, ni el subsistema ecológico, ¿para qué? Ya es perfecto. En el subsistema semoviente apenas unos retoques, en el geológico activaremos algunos volcanes, para darle variedad, pero están listos, falta quitarles el tapón, por decirlo de alguna manera. En realidad, lo único que necesitamos es...

—Una especie subinteligente. —OgnaRice vio por fin a donde quería ir Mulan.

—¡Ya lo vas entendiendo!

—Una especie que rompa el equilibrio ecológico... de desarrollo rápido, veamos, periodo de rotación: centiciclo, circuito traslacional: 365 rotaciones aproximadamente. Tenemos que pensar en algo que en 21 o 22 kilociclos tome consciencia y en 5 o 6 más adquiera capacidad destructiva a nivel NBQ.

—Ese es el rango que nos interesa. Podemos controlar el desplazamiento temporal del salto y establecer media docena de paradores, empezando por el nivel preconsciente y el último, en medio del holocausto nuclear...

Por supuesto, y por mucho que alardeara de lo contrario, GastarMulan no le contó a OgnaRice todo lo que sabía sobre el supersecreto proyecto. Lo que sí es cierto es que GastarMulan tampoco lo sabía todo. Ni siquiera sabía todo lo que debería saber. Y pronto descubriría la profundidad de su ignorancia.


OgnaRice. Implementador.

«¡Por todos los protozoos! En buena me he metido. ¡10 kilociclos! No sé que es lo que esperan los jefazos, pero hay que tirar a lo sencillo. No hay tiempo para maravillas. Además, para que luego GastarMulan se lleve todo el mérito... »


GurkaSoli. Vic de Innovación.

«¡Por fin la presentación del Estudio de Viabilidad! Debo ser hábil; tiene que quedar muy claro que todo el impulso es mío, no sea que ahora GastarMulan intente rentabilizar su puesto de Jefe de Proyecto más de lo que le corresponde. Lo malo es que no he podido ni ver el prototipo. VicenLike me ha tenido de aquí para allá con sus estúpidos caprichos. Confío en que GastarMulan y su equipo hayan hecho un buen trabajo. De lo contrario... ¡peor para ellos!»


La sala de conferencias estaba semivacía; el secretismo del proyecto había restringido al máximo los participantes. Pero la calidad compensaba con creces la cantidad. El mismísimo VicVic, VicenLike, presidía la reunión, y a su lado, GurkaSoli, ansioso, como era de esperar, por acaparar todos los méritos posibles. Más de uno y más de dos, entre los asistentes, se preguntaban cómo podía VicenLike soportar una adulación tan pegajosa.

Pero lo cierto es que VicenLike parecía disfrutar de la zalamería de Soli y le indicó que abriera la reunión con un gesto de confianza.

—Antes de entrar en el tema que interesa a este comité, ruego a todos los presentes que adopten las medidas de seguridad preceptivas: encriptación nivel 10, validación de identidad y origen de mensajes: CCOOKOdelta. Les recuerdo que el nivel de confidencialidad de esta reunión es LLLH.

Soli esperó a recibir la validación CCOOKOdelta de todos los presentes antes de entrar en materia.

—El descubrimiento de Afar3 no fue, en absoluto, un golpe de fortuna o una casualidad. Tampoco el resultado de una simple intuición sino la fructificación de muchos ciclos de análisis y de grandes dosis de empeño por parte de quien les transmite. Fueron muchos los que plantearon todo tipo de obstáculos, en ocasiones por motivos que dicen poco de su dedicación a la causa de nuestra empresa.

»Afortunadamente para ConSid, nuestro VicVic no se deja engañar con facilidad y no tuvo un instante de duda. Desestimó rápidamente los argumentos torticeros y puso a mi disposición los medios necesarios para completar la investigación.

»Resultado del buen uso de esos medios es el Estudio de Viabilidad que, a continuación, nos presentará uno de nuestros jóvenes y prometedores Jefes de Proyecto. Un brillante mixomiceto al que espera una excelente carrera en nuestra empresa... si continua trabajando como hasta ahora, al lado de los que sabemos valorar sus méritos.

»Antes de ceder el ancho de banda a Mulan, permítanme que les dirija una reflexión personal. El proyecto Afar3 es una gran oportunidad estratégica para ConSid. Si lo aprovechamos convenientemente, nos permitirá recuperar la distancia que, en los últimos megaciclos, nos ha ganado CuatroCes. Pero también es algo más, algo que debe remover nuestras mitocondrias, nuestro ser de mixomicetos: es un desafío, un desafío de dimensiones planetarias que surge ante nosotros en un momento de nuestras carreras en que los desafíos no son corrientes. Es difícil hallar metas que pongan a prueba nuestra capacidad y la rutina amenaza con someternos. Sin duda alguna es el reto más deseado, en el momento más necesario.

»Todos conocen las características de Afar3 y las líneas generales del proyecto, podemos saltarnos por tanto las obviedades. Querido Mulan, por favor, puedes proceder a la exposición de nuestro Estudio de Viabilidad.

Al tratar con engolada familiaridad al Jefe de Proyecto, GurkaSoli le hacía aparecer como un rendido colaborador suyo. Una meditada estrategia para preservar sus propios méritos, que en breve lamentaría.


GastarMulan. Jefe de Proyecto.

«¡Plasmodio baboso! ¡Radiolario engreído! ¿Cómo te atreves a apropiarte de Estudio de Viabilidad?»


Haciendo gala de un exquisito autocontrol, Mulan, agradeció públicamente a GurkaSoli su amabilidad y confianza, prometió no defraudarle, coincidió en lo ilusionante de la empresa, incluso para él, un joven y afortunado Jefe de Proyecto, que tanto debía a ConSid, y al propio GurkaSoli.

Y se lanzó a exponer las características de la especie que OgnaRice había volcado en el Estudio de Viabilidad.

Pronto intuyó que algo no iba bien. A medida que se adentraba en estructuras moleculares, sistemas de transmisión polimetabólica, previsiones evolutivas a diversos plazos, GurkaSoli palidecía mientras, por el contrario VicenLike adquiría por momentos un tono púrpura y a su alrededor se generaban corrientes de convección cada vez más intensas. El punto álgido de la presentación era un holomorfo de la especie concebida por OgnaRice. Una recreación artística elaborada por el departamento de publicidad de ConSid que había costado a GastarMulan exigir la devolución de un buen número de favores.

Quizá la furia, cada vez más manifiesta, de VicenLike se debiera al exceso de detalles técnicos... así que aligeró los últimos párrafos y presentó con toda pompa el magnifico holomorfo: un ser ahusado, de un gris brillante y pulido, sin más relieve en su espléndida superficie que la aleta dorsal y una espléndida aleta caudal, flexible y poderosa. OgnaRice había estilizado el diseño al máximo, interiorizando todos los subsistemas hasta conseguir aquella maravilla estética que se zambullía en los plácidos mares de Afar3.

El mensaje de VicenLike se abrió paso tumultuoso, ahogó los otros mensajes entrantes, e hizo explosión en la estafeta telepática de Mulan:

—¡Acuático! ¡Acuático! ¡Me han diseñado un subsistema acuático! ¡Majaderos! ¡Mixomicetos desmitocondriados! ¿Este es el proyecto ilusionante que llevará a la ruina a CuatroCes? Pedí un modelo terrestre... ¿Se me recibe con claridad? ¡Terrestre!, ¡TERRESTRE! ¿Quién es el responsable de este desastre?

Mulan intentó rehacerse ante semejante tormenta.

—Pero, señor... Yo pienso...

—¿Pensar? ¡No le pago para que piense! Limítese a cumplir mis órdenes... ¡yo me encargo de pensar! ¿Se me recibe? Yo soy el que piensa en esta empresa. Usted dedíquese a hacer su trabajo. —Lanzó una mirada asesina sobre el holomorfo—. Para lo cual parece que tiene bastantes dificultades. ¡Quiero el Análisis de un modelo terrestre en mi área en la fecha prevista! ¡No admito ningún retraso! O de lo contrario sí que tendrá algo en lo que pensar: en cómo encontrar trabajo en otra empresa.


Análisis del sistema

«Se recogen de forma detallada los requisitos funcionales que el sistema debe cubrir, catalogándolos, lo que permite hacer la traza a lo largo de los procesos de desarrollo. Además, se identifican los requisitos no funcionales del sistema, es decir, las facilidades que ha de proporcionar el sistema, y las restricciones a que estará sometido, en cuanto a rendimiento, frecuencia de tratamiento, seguridad, etc.»

BastarRice y otros. Breve introducción para una metodología estable de planificación de sistemas.


GastarMulan. Jefe de Proyecto (por ahora).

«¡Por todos los citostomas! ¿Cómo pueden ser tan plasmodios? Un planeta con menos del 30% de tierras emergidas... ¡Y quieren un subsistema terrestre! ¡Pero si más del 80% de los clientes potenciales viven en entornos acuáticos...! Van a gastar una fortuna en acondicionamiento de los paradores terrestres cuando los submarinos costarían la tercera parte».


GastarMulan se sentía extraordinariamente resentido después de la presentación del Estudio de Viabilidad y digería su rabia.

Una vez desahogado, evaluó sus opciones. Afar3 seguía siendo la gran oportunidad por la que tanto había trabajado. No iba a permitir que un malentendido le sacara de la partida.


OgnaRice. Implementador.

«¡Otra reunión! Espero que el jefe no se extienda demasiado y pueda seguir trabajando en el Análisis. Confío en que en la presentación del Estudio de Viabilidad no cambiaran muchas cosas, no puedo estar parado mientras discuten si dos décimas de grado más o menos, en la inclinación de la aleta dorsal».


OgnaRice contempló con cierto despego la sala de implementación, atiborrada por el personal de los tres turnos. GastarMulan había reunido a su departamento en pleno. Incluso se había convocado a los jovencísimos pebecés, con el titulo universitario todavía brillante, que encogían y expandían sus pseudópodos de pura excitación.

Trasladó su atención a GastarMulan cuando éste hizo acto de presencia en la sala. Las estafetas quedaron limpias de golpe, dejando todo el ancho de banda despejado para el jefe.

—Como todos sabéis se acaba de efectuar la presentación del Estudio de Viabilidad del subsistema en el que habéis estado trabajando tan intensamente. Es de agradecer el entusiasmo y la implicación que habéis mostrado. Por ahora es imposible daros más detalles acerca del fin último del proyecto pero os puedo asegurar que reviste la máxima importancia estratégica para la alta dirección y que todos los que tomen parte en él verán notablemente impulsadas sus carreras en los próximos kilociclos.

Los pebecés cruzaban mensajes de euforia. Entre los colegas de Rice, los mensajes eran más cautos, pero predominaba el optimismo. Él prefirió mantenerse en silencio. Ese prometedor comienzo le producía malas vibraciones en el retículo endoplasmático.

—El Estudio de Viabilidad —continuó GastarMulan—, ha impresionado vivamente a la dirección y se me ha encargado que transmita una felicitación colectiva y, muy especialmente, a OgnaRice, que ha conducido el Estudio con la habilidad que le caracteriza.

«Y ahora alabanzas. Algo ha debido ir muy mal».

GastarMulan seguía transmitiendo.

—Con este trabajo hemos puesto nuestro listón profesional realmente alto, pero desde la dirección nos animan a subirlo más aún, planteándonos un reto. Razones tácticas y de mercado, sobrevenidas en el último instante, aconsejan un cambio de enfoque del diseño: Afar3 será poblada con un modelo terrestre.

Los mensajes de sorpresa se cruzaron por toda la sala. Los pebecés, ilusionados: «¡Y yo que pensaba que el trabajo real era aburrido!». Los más veteranos lanzaban al canal ruegos ancestrales nacidos en la noche de los tiempos: «VonNeuman, líbranos de los proyectos interesantes» o cruzaban aseveraciones contundentes de origen aún más oscuro: «Si mi trabajo es emocionante, es que alguien está haciendo mal el suyo». Los más jocosos enviaban letras subversivas cuyo significado exacto se había olvidado muchos megaciclos atrás: «Se siente, se siente, el marrón está presente».

«¡Sáculos golgianos!», pensó Rice, «¡Un nuevo triunfo de los canales de comunicación de ConSid! La idea de un modelo terrestre debía ser tan secreta que no se les ocurrió que el Jefe de Proyecto debería saberlo. Casi siento pena por GastarMulan. ¡VicenLike es terrible cuando le decepcionan!»

GastarMulan aguardaba en un frío silencio a que la tormenta amainara. Cuando el tumulto de mensajes se apaciguó, Rice fue el primero en interrogarle:

—¿Se lo han pensado bien? —preguntó con cierta ironía—. Las características de Afar3 recomiendan obtener el máximo rendimiento la ecología subacuática... y hemos perdido un tiempo precioso. Será necesario un nuevo Estudio de Viabilidad...

La respuesta de GastarMulan se transmitió con más energía de la necesaria.

—¡Eso es imposible: las fechas del proyecto son inamovibles! —Hubo una pausa en la que recuperó su autocontrol—. No puedo ofreceros todas las implicaciones estratégicas del proyecto, pero son del más alto nivel. Y las fechas son el elemento fundamental del éxito. De nada servirá el mejor de los diseños si lo presentamos tarde. Por tanto, utilizaremos el Estudio de Viabilidad actual como punto de partida y haremos las modificaciones necesarias durante el Análisis.

—Sabes lo peligroso que es eso —apuntó Rice—. Si no replanteamos el diseño desde el principio, la lista de incoherencias y contradicciones que encontraremos durante el Diseño y la Construcción será interminable. Además, en Normalización se pondrán furiosos cuando vean que te has pasado por las vacuolas todas las normas metodológicas y los de Control de Calidad nos cocerán como a radiolarios.

Pero GastarMulan ya venía preparado para ese tipo de objeciones.

—Es posible que tengas razón, quizá sea así, pero a OrloeGata todo eso no parece importarle...

—¿Qué tiene que ver OrloeGata en este proyecto? —preguntó Rice, desconcertado.

—Por ahora nada, pero, no sé cómo, el proyecto ha llegado a sus oídos. Entre nosotros: creo que ha sido GurkaSoli; ya sabéis que nunca nos ha tenido demasiada simpatía. El caso es que OrloeGata se ha ofrecido a desarrollar el modelo terrestre partiendo de nuestro Estudio de Viabilidad. Sé que ha llegado a insinuarle a VicenLike que nuestra planificación de tiempos estaba sobredimensionada y que su equipo podía reducir notablemente los plazos, incluso desarrollando el modelo terrestre.

OgnaRice vio cómo los mensajes de indignación inundaban el canal de datos. ¡Afar3 era su proyecto! OrloeGata no tenía ningún derecho a inmiscuirse.

GastarMulan continuó.

—Así es como están las cosas. Con el Estudio de Viabilidad hemos causado una notable impresión pero, si realmente queremos cosechar algún tipo de beneficio de este proyecto, no nos queda más remedio que asumir un nivel de compromiso mayor. Me gustaría conocer la opinión concreta de algunos de vosotros. Por ejemplo... FabianOrta: ¿Qué te parece?, ¿debemos seguir adelante, o nos retiramos y dejamos agua libre a OrloeGata?

La masa de FabianOrta se contrajo por la impresión de recibir un mensaje directo del Jefe de Proyecto. Convertido en una gran esfera gris, a todo lo largo de su ecuador refulgían iridiscentes bandas de preocupación. GastarMulan sabía con quien se había jugado la mano.

FabianOrta se tomó su tiempo para responder, era un excelente implementador y dirigía su equipo con pericia, pero nunca se había distinguido por su elocuencia:

—Yo estoy contigo Jefe, si hay que hacerlo se hace.

Detrás llegó una cascada de mensajes afirmativos, muchos de los cuales describían, imaginativamente, lo que podían hacer OrloeGata y GurkaSoli mientras ellos sacaban a su bicho del agua. Sólo OgnaRice parecía ver la profundidad de la sima en la que se adentraban.


GastarMulan. Jefe de Proyecto (ahora, más que nunca).

«Ya los tengo convencidos. No ha sido tan difícil. OgnaRice se hace el duro, pero sólo necesita una pequeña ayuda. En el fondo lo está deseando».


—Pero la buena voluntad no deshará las incoherencias. —El mensaje de OgnaRice navegó por encima de las olas de conformidad y adulación—. Ni convertirá nuestro subsistema acuático en un bicho terrestre, mínimamente viable.

—Por supuesto, por supuesto. Tienes toda la razón. No será cruzando pseudópodos y mensajes de felicitación como saldremos adelante. Para eso cuento, muy especialmente, con tu vasta experiencia. Si hay un mixomiceto capaz de conseguir que nuestro bicho crezca y se multiplique y enseñoree los continentes de Afar3, ese eres tú.

Mulan percibió como la reticencia de OgnaRice se disolvía, rápidamente ganado por las cuestiones técnicas, que eran su pasión.

—Si vamos a lo tradicional, podemos tener más posibilidades —contestó el implementador—. Hay que olvidarse de innovaciones originales y limitarse a lo probado: locomoción bípeda, simetría axial (así sólo tenemos que diseñar la mitad), las especificaciones del subsistema telequinético y de la mensajería telepática, son reaprovechables.

El silencio de Mulan fue tan evidente que todas las estafetas enmudecieron. Un manto de expectación cayó sobre la sala.

—¿Algún problema con la telequinesia? —preguntó OgnaRice, con inocencia—. ¿O con la mensajería telepática?

El autocontrol de Mulan era realmente envidiable. Internamente se le revolvían las mitocondrias al pensar en las restricciones impuestas al desarrollo, pero no dejó traslucir sus verdaderos sentimientos. Por el contrario, volcó en el canal de datos un mensaje cargado de pasión.

—Esa es la parte realmente original que ha aportado el Departamento de Innovación. Todas las especies evolucionadas poseen telequinesia y mensajería telepática... ¡el público ya está aburrido! GurkaSoli considera imprescindible ofrecer algo diferente. Hay estudios que mantienen que, para ser viable, una especie sólo necesita tiempo ... y unas pinzas.

—¿Unas pinzas? ¿Qué tipo de pinzas? ¿Para qué?

—Unas pinzas, un mecanismo de aprietasuelta que permita actuar sobre el entorno: coger objetos, manipular herramientas y cosas así. —Mulan echó el resto—. Imaginároslo: una especie frente al Universo, con sus pinzas como único pertrecho. Una proeza épica, un gran espectáculo... ¡al público le encantará! Y como su evolución será mucho más lenta, se pueden establecer más estaciones. Organización ya piensa en triplicar el número de paradores en los dos kilociclos siguientes a la inauguración.

OgnaRice estaba verdaderamente desconcertado y... preocupado. Llevaba mucho tiempo en ConSid y había visto muchas muestras de la ineptitud que se almacenaba en las mitocondrias de la alta dirección. Pero aquella era verdaderamente notable y digna de ser recordada.

—¿Puedes confirmarme formalmente estas especificaciones? —solicitó—. La especie terrestre en proceso de diseño para Afar3 debe carecer de capacidades telequinéticas.

—Confirmado. Ninguna capacidad telequinética. Deberá interactuar con el medio exclusivamente mediante sus pinzas.

—¿Tampoco mensajería telepática? Por favor, confirma formalmente.

—La mensajería telepática queda prohibida completamente, con ninguna anchura de banda. Confirmado.

Por primera vez en la reunión, OgnaRice alteró su morfología. El aspecto relajado de cúmulo estelar se condensó en una esfera. Eran pocos, muy pocos, los que habían visto a OgnaRice excitado. Las conversaciones se interrumpieron al ver las corrientes de convección que se iniciaban a su alrededor.

Sin embargo no perdió totalmente el autocontrol y el mensaje se emitió con mesura:

—No podemos eliminar la mensajería telepática totalmente. Para eso tendríamos que rediseñar completamente el subsistema neurálgico y ya has dejado claro que no disponemos del tiempo necesario. Aparte de que no existe ningún diseño estándar en el que basarnos. Podemos reducir la potencia a un residuo pero no es posible extirpar la estafeta telepática sin afectar al resto de capacidades. Y a lo largo del tiempo surgirán individuos conscientes de esa capacidad. Igual que ocurrirá con la telequinesia.

—Lo que pase dentro de unos megaciclos no nos interesa, piensa que dentro de 7 kilociclos hay que presentar el Análisis. Si podemos garantizar que la primera generación no va a tener ni telequinesia ni telepatía, ya es suficiente.

—¡Pero no será viable, eso te lo digo yo!, que entiendo de esto bastante más que los de Innovación. Tiempo y pinzas, ¡estúpidos! Sin mensajería telepática nos quedamos sin sistema de registro y sin sistema de registro te da lo mismo el tiempo que tengas. Si no podemos traspasar el conocimiento de una generación a otra, no evolucionarán.

—No puede ser. Pinzas y tiempo. Esa es la directriz.

—¿Y transmisión genética? Grabamos la información en cadenas proteicas y las acoplamos a los cromosomas

—Imposible. Pinzas y tiempo. Esas son las reglas. Es idea de GurkaSoli, y ya sabes la influencia que tiene sobre VicenLike. Le ha convencido completamente.

—¡Pinzas y tiempo! ¡Pinzas y tiempo! ¡Gordos sacos de espérmula! Pues te aseguro que sin sistema de registro, olvídate de tener una especie viable.

—No te preocupes; podemos provocar una mutación más adelante.

—Ya, pero, seguro que entonces no se hace responsable GurkaSoli. Seremos los de siempre, los de Implementación, los que nos habremos equivocado. «¿Cómo es posible que diseñarais una especie sin sistema de registro?» —OgnaRice hizo un esfuerzo por dominarse. Era evidente que Mulan apenas disponía de capacidad de maniobra. Se esforzó por volver a lo concreto—. Entonces, si no hay mensajería telepática ¿Cómo se comunican? Porque se comunicarán, ¿no? ¿O GurkaSoli ha decidido que los bichos incomunicados son más interesantes?

Mulan aprovechó para dejar caer un pequeño sarcasmo.

—De momento no se le ha ocurrido, pero mejor no le des ideas. Ya me ha costado frenar alguna de sus genialidades: intentó convencer a VicenLike de que el ser para Afar3 fuera reptante. —Un espasmo de asco recorrió la sala—. Según parece hay un gran potencial económico en las atracciones repugnantes. Un sector de público estaría dispuesto a pagar por sentirse asqueado. Pude convencer a VicenLike de que ConSid no podía caer tan bajo.

«En realidad», pensó Mulan, «VicenLike rechazó de plano la propuesta de GurkaSoli porque afectaba a su sentido de la dignidad». Pero atribuirse el mérito le daba algunos puntos a su favor ante su equipo. Y aunque se difundiera otra versión, serían rumores enfrentados, que no le perjudicarían.

—Y volviendo a la comunicación. ¿Qué opciones tenemos? —preguntó.

La esfera de OgnaRice se relajó, plagándose de irregularidades. En su interior las cadenas de pensamiento provocaban destellos eléctricos en el espectro visible.

—¿Un modulador de ondas sónicas? —propuso por fin.

—No es mala idea —aceptó Mulan—. Podemos utilizar la expiración para producir las ondas, sólo necesitamos un vibrador. Luego, acoplar el modulador es sencillo.

—Ya, pero eso nos obliga a reforzar el subsistema auditivo —intervino FabianOrta—. En el agua, las ondas sónicas se transmiten con mucha más eficacia que a través de esa mezcla rara de gases que compone la atmósfera de Afar3.

—Bueno, sí —le contestó el propio OgnaRice—, pero tampoco vale la pena esmerarse mucho. Mira: duplicamos el sistema, poniendo un receptor a cada lado de la cabeza, y la cabeza la instalamos al final de un vástago articulado, que permita orientar los receptores en dirección a la fuente. Además, los reforzamos con una pantalla parabólica externa.

—Humm... puede funcionar —concedió FabianOrta—. Me gusta la redundancia, puede ser beneficiosa en un ambiente tan hostil como el terrestre. Y con la epidermis, ¿qué hacemos? Con el nivel de ultravioleta de Afar3, nuestro bicho se achicharra en tres ciclos.

—Dejad que yo me encargue de eso. —Éste era AmilcarBeria, uno de los pebecés más prometedores—. Diseñaré un nódulo piloso y se lo implantaremos por todo el cuerpo, un buen recubrimiento de pelo y solucionado.

OgnaRice asintió:

—De acuerdo. Poténciale sobre todo la parte superior de la cabeza, que sea muy abundante y espeso para proteger el cerebro de los ultravioletas... lo que pasa... con tanto pelo, tendremos problemas de refrigeración, conviene que le asocies un sistema de evaporación de agua para controlar la temperatura.

GastarMulan que se había relajado viendo como sus técnicos se enfrascaban en los detalles, intervino de nuevo, en su papel de administrador de recursos.

—Perfecto, perfecto, ya veo que OrloeGata no tiene nada que hacer contra nosotros. Que FabianOrta se ocupe del sistema locomotor y que supervise el trabajo de AmilcarBeria. Rice, asígnale dos colaboradores: creo que tenemos un jefe de equipo en potencia. —AmilcarBeria se tornó carmesí de satisfacción— y tu ocúpate de las pinzas. Impresióname.

—¡Las pinzas! —El mensaje de OgnaRice rezumaba escepticismo—. ¡Está bien! Haré lo que pueda. Ehhh, espera: ¿y el reproductor? Eso de soltar los óvulos y envolverlos en una nube de espermatozoides no funcionará en tierra y no sueñes con que las crías maduren en semejante entorno.

—Del reproductor me encargaré yo directamente. Tengo algunas ideas preparadas.

—¿En que estas pensando? —En el mensaje de OgnaRice había curiosidad y un poco de irritación. Eso de que el jefe se reservara un subsistema no era habitual—. Te advierto que triplicar la producción de cigotos no servirá de nada.

—Ya lo sé, ya, ni multiplicarla por diez, pero no voy por ahí; estoy pensando en algo nuevo, completamente nuevo... ponte a trabajar con esas pinzas; ya te contaré.


GurkaSoli. Vic de Innovación.

«GastarMulan está poniéndome nervioso. ¿Cómo voy a supervisarle si no me tiene al corriente de su trabajo? Después del desastre del Estudio de Viabilidad, teníamos que haberle asignado el proyecto a OrloeGata. No entiendo porque VicenLike se empeño en darle otra oportunidad».


—¿Esto es todo lo que tenéis? —Soli expulsó el mensaje con tanta furia que la temperatura subió perceptiblemente a su alrededor.

—¿Qué esperabas que hiciéramos con el tiempo disponible? —contraatacó GastarMulan—. Hasta los milagros necesitan tiempo y esto es lo mejor que ha podido diseñar OgnaRice. Son más prácticas de lo que parece.

—¿Cómo dices que se llaman? —Por más vueltas que daba el holomorfo, seguía sin ver como aquello podía servir para algo.

—Manos, y las terminaciones articuladas son dedos. —GastarMulan intentaba no perder la paciencia—. OgnaRice las ha copiado de unos gusanos que viven en un asteroide de la Nube de Oort. Han desarrollado las manos de forma completamente espontánea.

—¿Seguro? ¿Habéis contrastado el ADN en el Registro de Tejidos y Morfologías?

—Por supuesto, y es negativo, como era de esperar. ¿Qué pensabas? ¿Que CuatroCes iba a tendernos una trampa para luego presentar una demanda?

—¡Quién sabe! —exclamó Soli—, los de CuatroCes no se distinguen por jugar limpio.

—Bueno, pues quédate tranquilo. Los gusanos han desarrollado las manos para darle la vuelta a las rocas y recoger los líquenes de los que se alimentan. Y son muy buenos utilizándolas, tendrías que verlos trabajando. Hacen cosas impensables con ellas.

—Pero, ¿no se podría reforzar un poco el efecto de la pinza? —El mensaje de Soli rebosaba escepticismo—. ¡Un solo... esto... dedo y tan corto! Si ni siquiera está en verdadera oposición a los demás. Deja cuatro dedos y móntalos en oposición, dos a dos.

GastarMulan extendió y recogió sus pseudópodos varias veces, demorando su respuesta hasta tranquilizarse un tanto:

—Imposible, ya no hay tiempo. OgnaRice ha trabajado ciclos enteros sin descanso, para conseguir adaptarlos al modelo terrestre. Ha tenido que aprovechar al máximo lo que ya teníamos en origen.

«Si esto es lo mejor que puedes hacer, VicenLike te va a destrozar», pensó Soli. «Menos mal que mantengo a OrloeGata informado y puede hacerse cargo del proyecto en cualquier momento. Este trabajo te viene grande, pero es preferible que VicenLike se dé cuenta por sí mismo».

—Está bien —condescendió Soli—, pero por lo menos ponle una cubierta córnea en los extremos. Esos dedos gordos no permiten ningún trabajo de precisión.

—Tienes razón, eso sí que es una gran idea, en verdad una magnífica idea. —Soli prefirió ignorar los matices irónicos de la respuesta de GastarMulan—. Por eso me gusta hablar contigo y exponerte nuestros avances —«¡Hipócrita!», pensó Soli— porque siempre aportas ideas de interés. Esas cubiertas córneas afinaran los dedos, les darán más fuerza y permitirán manipular objetos diminutos. Y llegado el caso pueden servir como armas. Es un diseño sencillo, se lo puedo encargar a AmilcarBeria, uno de los pebecés. Está haciendo un buen trabajo.

—Está bien, lo dejaremos así. ¿Y del sistema reproductor? Todavía no me has enseñado nada de eso.

—Estamos avanzando... aún quedan aspectos por considerar y posiblemente sean necesarios varios experimentos y prototipos antes de dar con las variables óptimas, pero no te preocupes: en cuanto consolidemos las especificaciones te lo comunicaré. Ya sabes que tu punto de vista es valiosísimo para mí.

«Es decir, que no tienes nada todavía» reflexionó Soli. «No me gustaría estar en tus mitocondrias cuando presentes el Análisis».

Pero en eso se equivocaba. El diseño de GastarMulan para el subsistema reproductor estaba muy avanzado, aunque no se parecía en nada a lo que Soli se esperaba.

GastarMulan. Jefe de Proyecto... ¿por cuánto tiempo?

«Aún no entiendo cómo he conseguido mantener a GurkaSoli en la ignorancia sobre el subsistema reproductor. Creo que, en realidad, prefiere no saberlo. Ha estado conspirando con OrloeGata y ahora lo único que espera es que fracase. Cuanto menos sepa, menos responsabilidades se le podrán exigir».


Perezosamente se dejaba llevar por el flujo de aguamadre, en dirección a la Sala de Presentaciones. La tensión le había convertido en una bola espesa de la que, en ocasiones, escapaba un chispazo, fruto de la intensidad de su actividad mitocondrial.

Fue el último en llegar a la Sala de Presentaciones, lo que evidentemente molestó a VicenLike, que mantuvo un hosco silencio mientras ocupaba su lugar. Para su sorpresa, OrloeGata estaba presente, lo que no era un buen presagio. GurkaSoli abrió la reunión de inmediato.

—Como todos sabéis, las... dificultades que se produjeron durante el Estudio de Viabilidad nos han colocado en una situación límite. Soy consciente de que el Departamento de Implementación ha hecho un esfuerzo increíble, auténticamente increíble, para sobreponerse a esa adversidad. Pero por desgracia no es de buenas intenciones de lo que vive esta compañía, ni es con aguamadre recalentada por el esfuerzo con lo que liquidamos los dividendos a los accionistas; hace falta que todo eso se convierta en resultados. Ha llegado el momento de saber si tanto empeño ha fructificado o, en caso contrario, ejercer las acciones correctivas necesarias, por dolorosas que pudieran resultarnos. GastarMulan, tienes todos los canales a tu disposición.

«¡Plasmodios!», pensó con irritación. «No puedo quejarme de que no ha puesto las cosas claras: O les gusta o ponen a OrloeGata al frente y yo me vuelvo con el cocodrilo filósofo».

Apartando sus temores dio comienzo a su intervención.

—GurkaSoli, tan preciso como siempre, ha descrito en breves palabras la situación a la que se vio abocado el Departamento de Implementación, como consecuencia de las disfunciones en los canales de comunicación, sobrevenidas durante el Estudio de Viabilidad. No entraré a valorar estas disfunciones, limitándome a recomendar, encarecidamente, que se revisen los protocolos de comunicación de los proyectos con calificación de alta confidencialidad.

»Y no voy a entrar porque no estoy aquí para presentar excusas. Si de algo vamos sobrados en Implementación es de orgullo y redaños para hacer frente a cualquier eventualidad, y para que estas afirmaciones no queden en meras palabras, en vanas expresiones, aquí tienen al rey de la creación de Afar3: ¡El Homo Afarensis!

El holomorfo, a tamaño real y con el máximo nivel de detalle irrumpió en el centro de la Sala, mientras continuaba transmitiendo.

—Este comité pidió un Análisis de una forma de vida terrestre, con capacidad evolutiva en las condiciones ecológicas de Afar3. Las especificaciones establecían que debía estar desprovista de mensajería telepática y de capacidad telequinésica, y que su evolución debía ser posible basándose exclusivamente en la premisa «Pinzas y Tiempo». Y eso es lo que Implementación ha desarrollado, en un tiempo récord y con el magnifico resultado que tienen ante ustedes.

»Antes de entrar en el estudio detallado de cada subsistema, permítanme rogarles que presten un instante de atención a las pinzas: son el resultado de un laborioso análisis sistemático de todas las opciones posibles, una maravilla de bioingeniería: versátiles, poderosas, rudas incluso, si es necesario, y al mismo tiempo capaces de efectuar trabajos con una precisión que sólo la telequinesia puede superar.

La descripción de todos los subsistemas y la discusión de sus características técnicas consumió una cantidad enorme de tiempo. Era agotador. Durante el análisis, Mulan había tomado, sobre la marcha, centenares de pequeñas decisiones, que ahora eran cuestionadas, una por una. Sentía cómo su paciencia se consumía a raudales, justificando estas elecciones. Lo más exasperante era que, en muchos casos, se trataba sencillamente de optar por una en concreto de las diversas soluciones viables. Decisiones minúsculas, sin ninguna trascendencia, y para las que ahora tenía que inventar poderosas justificaciones. Haciendo uso de toda su capacidad dialéctica, Mulan fue superando, una a una, todas las objeciones. Por conveniencia táctica cedió en algunos aspectos, los que consideró más sencillos de satisfacer y con menos riesgo de crear disfunciones en el conjunto: diseñarían un surtido de texturas y colores para el recubrimiento piloso, los receptores sónicos serían más estilizados y finalizarían en un pedúnculo, (el representante del Departamento de Arte aseguraba que «¡El resultado estético no tendrá comparación!»). Los impulsores del subsistema locomotor debían parecerse a las pinzas, incluso con un remedo de dedos, para guardar la simetría; algo absolutamente imprescindible para el departamento de Relaciones Institucionales (y justificado mediante cadenas de razonamiento que Mulan no quiso seguir, ni hubiera sido capaz) y otras menudencias del mismo estilo.

La vacuidad de las objeciones reconfortó a Mulan. Era señal de que les estaba gustando y sabía que necesitaría ese crédito.

Cuando llegó al subsistema reproductor estaban agotados y con ganas de terminar. Otra pequeña ventaja, cuidadosamente cultivada.

—Y por ultimo analizaremos el subsistema reproductor.

Sintió la expectación vibrar en el aguamadre. Tal como esperaba, hasta los más ausentes se despejaron y estimularon sus mitocondrias, preparándolas para acceso rápido.

—Las circunstancias ante las que nos hemos encontrado han sido, como bien saben, inusuales. —Mulan hizo una pausa, intentando aparentar una seguridad que en absoluto sentía—. Partiendo de un modelo acuático hemos debido adaptar su sistema a las condiciones terrestres. Se ha mantenido el diploidismo cromosomático, ya que es la solución óptima a las imprescindibles variaciones evolutivas. En el modelo resultante del Estudio de Viabilidad, la fusión cromosomática se producía en el mar; en los cálidos y acogedores mares de Afar3, y en el mar era donde los cigotos producidos por dicha fusión maduraban hasta constituir nuevos individuos. Ante la inviabilidad de este proceso en tierra firme, hemos optado por desarrollar una versión β del homo afarensis —el holomorfo se materializó junto a la versión α— ... y trasladar el mar a su interior.

Incredulidad, asombro, incomprensión.

Los mensajes se entrecruzaron rebosantes de escepticismo. Los que emanaban de GurkaSoli iban ribeteados de cierta malicia, al menos hasta que advirtió que OrloeGata mantenía un prudente silencio. Era el único de los presentes capaz de formarse una idea de las intenciones del Jefe de Proyecto y su discreción preocupó a GurkaSoli.

Mulan aguardó pacientemente a que los comentarios murieran y continuó con su exposición:

—Comprendo su sorpresa; en verdad no se trata de una solución habitual. Pero estoy seguro de que, una vez que conozcan los pormenores, apreciarán su elegancia y la coherencia con el resto del diseño. En lugar de liberar sus portadores cromosomáticos en el medio, la versión α los inyectará directamente en el interior de versión β, en un medio ambiente cuidadosamente controlado, y morfológicamente diseñado para que la fusión cromosomática tenga una altísima probabilidad de producirse. A continuación, el cigoto se desarrollará en el interior de β durante un cierto periodo de tiempo. Lo hará dentro de un saco hermético en el cual se reproducen las condiciones del medio marino, con lo que conseguimos reutilizar todas las especificaciones que, en cuanto a maduración de los cigotos, se establecieron en el estudio de viabilidad.

— Y ese cigoto en permanente crecimiento en el interior de β —el estremecimiento de GurkaSoli, al considerar la idea fue claramente visible—, ¿no supondrá una amenaza para su supervivencia?

—Evidentemente, durante el periodo final de este proceso, la masa corporal de β se habrá incrementado de manera notable, y en algunos casos puede ver comprometida su movilidad. Pero las simulaciones estadísticas realizadas me permiten afirmar que el índice de supervivencia será suficiente para garantizar la viabilidad de la especie.

»Como consecuencia de estos análisis hemos implantado un complejo sistema de condicionamiento químico que garantiza que los β que estén madurando un cigoto gozarán de una protección especial por gran parte de los α, lo cual mejora notablemente sus índices de supervivencia.

—¿Y una vez que el cigoto esté completamente maduro? ¿Cómo piensa extraerlo sin sacrificar a su anfitrión?

—Ya hemos considerado esa cuestión y ha quedado completamente resuelta dotando a β de un tejido hiperelástico en lo que, originalmente, hubiera sido el canal de desove, y por el cual se producirá la salida de la cría al exterior. Las simulaciones estadísticas demuestran que el número de casos en los que ni la cría ni su anfitrión sufren daños permanentes, es suficiente para garantizar la viabilidad de la especie.

—¿Qué grado de madurez, es decir, de autonomía y movilidad, tendrán las crías, una vez hayan sido externalizadas? —La pregunta procedía de OrloeGata y como cabía esperar iba directamente al punto critico. Nada que ver con las simplonadas expuestas hasta ese momento.

Mulan sopesó sus opciones y se decidió por la sinceridad absoluta. Cualquier intento de maquillar las condiciones, no haría sino dar argumentos a OrloeGata.

—Para el medio terrestre, muy escaso. Nuevamente nos encontramos con inercias del Estudio de Viabilidad. En el agua, estas crías hubieran tenido movilidad y capacidad de autoalimentación al cabo de unos miliciclos; pero una vez en tierra firme necesitarán ser alimentadas, trasladadas y protegidas por los adultos durante un largo período de tiempo.

»Durante los primeros centiciclos de vida, la cría se alimentará de un fluido nutriente, sintetizado por β, al que accederá mediante válvulas de succión. Pueden apreciar en el holomorfo las glándulas secretoras, sobre los pectorales, con sus correspondiente válvulas.

—¿Y a eso lo llama una especie viable? —OrloeGata, marcó su mensaje con cierta carga de menosprecio—. Los α no tendrán ningún vínculo con las crías y se desentenderán de ellas y los β, debilitados por los largos ciclos de maduración del cigoto y agotados por la externalización, serán incapaces de conseguir alimento para ellos y sus crías y perecerán.

GastarMulan percibió que la diatriba de su rival no había sido bien recibida. El diseño estaba gustando y el comité, al menos, escucharía con ecuanimidad sus propuestas. Eso le decidió a una contestación retadora.

—La perspicacia de OrloeGata es grande, aunque parece que sólo le muestra los problemas, no las soluciones. Hemos recurrido nuevamente al condicionamiento químico, basado en feromonas. Durante las etapas inmediatamente anteriores y posteriores a la fusión cromosomática, α y β se hallarán en un estado de mutua dependencia, inducida químicamente. El bienestar físico así generado traerá consigo a su vez una dependencia total, a nivel de psique que, en muchos casos, se mantendrá hasta la externalización y más allá todavía, extendiéndose a la prole.

»Sobre el modelo básico de comportamiento se han previsto diversas combinaciones de sustancias químicas, de tal manera que se produzca una variabilidad suficiente: durante la fase alta del ciclo de dependencia, las parejas α-β serán fuertemente exclusivistas. Posteriormente, en la medida que sus organismos se adapten a los inductores químicos, el vinculo se debilitará, la sensación de bienestar irá progresivamente disminuyendo, hasta que desaparezca del todo, o bien se mantenga pero en un contexto no exclusivista, especialmente por parte de los α. Esto incrementará notablemente el índice de variabilidad de las fusiones cromosomáticas. Me adelanto así a las objeciones de mi colega, ya que la exclusividad, de mantenerse estrictamente, hubiera empobrecido la calidad del material genético al cabo de unas pocas generaciones.

»En el anexo 7 tienen un estudio estadístico detallado de los patrones de comportamiento previsibles con las combinaciones de inductores previstos.

Silencio. Nadie planteó ninguna cuestión. OrloeGata revisó cuidadosamente el anexo 7 en busca de un resquicio para atacar. Pero no había ninguno. Mulan lo había revisado exhaustivamente y sabía que era perfecto. Todos esperaban a que VicenLike diera por terminada la reunión. Todos excepto el propio Mulan. Sabía que todavía no había ganado. Quedaba una última cuestión que podía hundir completamente su Análisis, y fue precisamente VicenLike quien la sacó a relucir:

—Lo que nos ha explicado hasta el momento no me desagrada, aunque algunas cuestiones deben ser reconducidas; pero esos son temas menores. Sin embargo, hay un aspecto de su exposición que me tiene intrigado: ha dicho que inyecta directamente los portadores cromosomáticos en β. ¿Cómo se realiza esta operación?

«El viejo no ha perdido la intuición» pensó Mulan, antes de responder.

—El VicVic ha ido directamente a una de las cuestiones más complejas del diseño y en la que se han invertido una gran cantidad de recursos.

»Como sin duda habrán observado, α dispone de un apéndice para facilitar la excreción de líquidos, apéndice, que, por cierto, nos hemos visto obligados a suprimir en β ya que estorbaba la expansión del canal de desove, necesaria para la externalización. Este apéndice, que hemos conectado con las células seminales mediante un tramo de tubería, será el que α introduzca por el canal de desove de β para expulsar los portadores cromosomáticos muy en su interior.

OrloeGata percibió que había encontrado la grieta que buscaba y se lanzó a explotar lo que, creía, era un error de diseño.

—Según consta en sus especificaciones, se trata de un apéndice de escasa longitud, y sin ninguna rigidez. ¿Puede explicarle a este comité cómo va a conseguir α introducirlo por el canal de desove?

—Esa cuestión en particular ha sido objeto de un intenso estudio a resultas del cual, aportamos una solución optima: mediante una válvula se inyecta fluido a presión en ese apéndice, de forma que aumenta notablemente su longitud y grosor, se vuelve extremadamente rígido y se alinea con el eje axial de α, irguiéndose.


Valeria Uccelli

El canal de datos enmudeció. Lo que GastarMulan acababa de exponer era una novedad absoluta. Nadie en ConSid se había atrevido nunca a proponer un diseño semejante. La atención se centró en el VicVic. A su alrededor se formaron corrientes convectivas que denotaban una elevada excitación, pero su sentido era impredecible. Al fin VicenLike transmitió:

—¿Un componente de geometría variable en un modelo civil? ¿Eso es lo que nos está proponiendo?

—Es el único dispositivo que garantiza un funcionamiento correcto del modelo. —Mulan sabía que solo cabía esperar el veredicto.

Una nueva pausa y por fin:

—Es muy audaz, GastarMulan, muy, muy audaz... ¡Me gusta! Ese es el estilo ConSid: innovación, riesgo calculado y la audacia, siempre la audacia.

»Pero, toda esa maniobra parece compleja y poco atrayente. ¿Cómo va a inducir a α a realizarla? ¿Y como conseguirá que β acceda? Después de todo lo que nos ha expuesto, estoy seguro de que también lo tiene previsto.

—Hemos ligado la operación a la dependencia química. La expulsión de los portadores cromosomáticos irá acompañada por la descarga de una potente combinación de neurotransmisores. Producirá un fuerte espasmo acompañado de un deleite muy superior a ninguna otra experiencia. En β, la descarga será provocada por el tránsito del apéndice de α a lo largo de su canal de desove.

»En este combinado de neurotransmisores se han incluido algunos que producirán adicción en grado variable, dependiendo de otros factores del individuo. Además, al ser un deleite obtenido en común, reforzará notablemente la dependencia mutua desarrollada previamente.

—¡Perfecto! ¡Aprobado! ¡Que se inicie el desarrollo sin perder un instante!


Mucho tiempo después.

Afar3 fue un éxito sin precedentes. Los paradores se disponían a lo largo de los kilociclos y había enormes listas de espera para admirar la evolución de aquella especie tan singular. Aparentemente la premisa «Pinzas y tiempo» funcionaba.

En ConSid, Afar3 impulsó muchas carreras, aunque no todas con el mismo ímpetu.


OgnaRice. Implementador.

«¿Qué es lo que querrá GastarMulan? Desde que lo nombraron Vic de Innovación no he sabido nada. Y ahora de pronto, tanta urgencia. Algo debe haber ocurrido... seguro que tiene que ver con Afar3».


GastarMulan le recibió con efusividad.

—Me alegro mucho de verte. Adaptarme a mi nuevo cargo me ha ocupado completamente en los últimos ciclos. Aunque he procurado mantenerme informado de la marcha de mi antiguo departamento. ¿Cómo os va con AmilcarBeria?

La respuesta de Rice fue estrictamente cortés.

—Reconozco que me sentí impresionado cuando fue nombrado Jefe de Proyecto, pero ya me voy acostumbrando.

—Estupendo, es un buen elemento y se merece toda la ayuda que puedas proporcionarle.

Rice comprimió sus pseudópodos incómodo.

—Supongo que no me has llamado para hablar de relaciones sociales.

GastarMulan se tomó un tiempo para responder.

—He recibido un informe sorprendente de Afar3. Según parece, en algunas tribus ha aparecido el hábito de grabar extraños símbolos. Lo hacen sobre diferentes soportes: roca, pieles, barro y utilizando técnicas también diversas. ¿Es lo que yo imagino? ¿Implantaste un sistema de registro?

Rice manifestó su alegría con un estremecimiento que recorrió todos sus pseudópodos.

—Ya te lo dije. No hay especie viable sin un sistema de registro. Dijera lo que dijera GurkaSoli. Si les hubiéramos privado completamente de él, jamás darían el salto cultural hacia un alto nivel tecnológico. Fíjate en los gusanos de los que copié las manos: siguen dándole vueltas a las piedras y comiendo líquenes.

»Implanté en el cerebro una unidad funcional que permite direccionar ideas con símbolos gráficos. Más adelante se producirá un segundo nivel de direccionamiento: los símbolos representarán sonidos y las combinaciones de símbolos se asociarán a ideas.

»Como sistema de registro, la mensajería telepática es, sin duda, más eficaz, pero confío en que este sistema funcione bastante bien.

GastarMulan permaneció pensativo unos instantes.

—Tienes razón —respondió—. Y, al fin y al cabo, ¿qué más necesita un mono de feria?



Juan Carlos Pereletegui nació en Valencia, España, en 1963, aunque reside en Alicante desde 1982 donde se casó con una aragonesa que se aferra a sus raíces turolenses. Juntos intentan llevar por buen camino a un torbellino adolescente... y por fortuna para ellos son dos contra uno.
      Consiguió el título de Ingeniero Técnico en Informática en la Universidad de Alicante y de eso ejerce. Últimamente ha rescatado ciertas ilusiones literarias que la vida y su pragmatismo le habían hecho olvidar y esos empeños lo han llevado a desplegar una actividad intensa, la que dio sus frutos en una serie de publicaciones, entre las que se cuentan las de la revista Galaxia (el relato "Verano de Resurrección"), y ensayos en la Web Sedice, y NGC-3660 (donde también aparecieron sus cuentos "Europeiada", "Renaciendo" y "Estirpe de hombre").


Axxón 157 - diciembre de 2005
Cuento de autor europeo (Cuentos: Fantasía: Fantástico: Ciencia Ficción: Ingeniería Genética: España: Español).

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic