Página Axxón Axxón 178

AxxónCINE

Por Silvia Angiola


INVASORES

Dirección:
Oliver Hirschbiegel

País:
EEUU

Año: 2007

Duración: 97 minutos

Género
Ciencia-ficción

Intérpretes
Nicole Kidman, Daniel Craig, Jeremy Northam, Jeffrey Wright, Jackson Bond

Guión
Dave Kajganich, basado en la novela La Invasión de los Usurpadores de Cuerpos de Jack Finney

Producción
Joel Silver

Estreno en cine
4 de octubre de 2007


INVASORES

Invasores es la cuarta, la más cara y la más prescindible de las películas basadas en la novela de ciencia-ficción de Jack Finney La Invasión de los Usurpadores de Cuerpos, texto inagotable que ya contaba con dos adaptaciones cinematográficas exitosas y una brillante. La pobreza de esta última versión no puede achacarse exclusivamente al director alemán Oliver Hirschbiegel (La Caída, 2004): la compañía productora Warner Bros. no aprobó su corte original y contrató a los hermanos Wachowski (trilogía Matrix) para reescribir el film y a James McTeigue (V de Venganza, 2005) para dirigir el material anexado.

La novela de Finney, publicada por primera vez en formato serial en 1954, relata el ataque solapado de unos vegetales del espacio exterior que, con el objeto de apoderarse de la Tierra, comienzan a duplicar y a sustituir a los habitantes de una pequeña ciudad de California mientras duermen. El protagonista, el médico de pueblo Miles Bennell, lucha contra los invasores hasta que deciden partir en busca de un planeta más permeable a sus afanes colonizadores.

En 1956 Don Siegel dirigió la primera adaptación de esta poderosa fábula sobre alienación y paranoia. El film conservó el título, los personajes y los lineamientos básicos de la novela y se estrenó un mes antes que Planeta Prohibido, otra película seminal de ciencia-ficción de los años '50. En la escena más famosa, el trastornado Dr. Bennell (Kevin McCarthy), comprendiendo que el pueblo de Santa Mira ya está completamente en manos de los invasores, trata de advertir del peligro a los conductores que circulan por una autopista, mientras los extraterrestres lo contemplan desde la banquina. Bennell mira directamente a la cámara y, señalando al espectador, grita "¡Tú eres el próximo!". Sin embargo, la película termina en forma positiva: de alguna manera, el protagonista se las arregla para llegar hasta las autoridades y logra que escuchen su increíble historia. El estudio que produjo la cinta, Allied Artists, insistió en darle un tono más alegre al final, ya que la idea primitiva de Don Siegel era dejar al enloquecido Bennell gritando desesperadamente en medio de la autopista.

La ambigüedad de La Invasión de los Usurpadores de Cuerpos generó uno de los debates más prolongados de la historia del cine: extrañamente, la película puede leerse como una parábola sobre la amenaza roja o como una crítica a los atropellos cometidos por el macarthismo. El retrato de los invasores, idénticos a los seres humanos pero desprovistos de cualquier rastro de emoción o individualidad, parece remitir al estereotipo de los comunistas propio de la época. Pero el hecho de que el personaje principal sea traicionado, perseguido y delatado por sus antiguos compañeros y amigos puede interpretarse como una referencia directa a la histeria anticomunista alimentada por Joseph McCarthy entre 1950 y 1954.

El clásico de Don Siegel ejerció a lo largo de los años una poderosa influencia sobre numerosos films de ciencia-ficción que trataron el tema de la invasión alienígena. También dio origen a dos interesantes remakes: una con el mismo título, dirigida por Philip Kaufman en 1978, y Usurpadores de Cuerpos, la versión de Abel Ferrara de 1993. La primera, con Donald Sutherland en el papel del agente de sanidad Matthew Bennell, traslada la acción del pequeño pueblo de Santa Mira a la ciudad de San Francisco en los años '70. Después de Watergate a los protagonistas no les cuesta nada creer en la existencia de una gran conspiración y el intento del gobierno de mantener todo en secreto no mejora las cosas. La película está llena de guiños al espectador pero lo que más la destaca es su sorprendente final, mucho más perturbador que el que Siegel había imaginado para la versión del '56. La segunda remake se aleja mucho del texto de Jack Finney. Está ambientada en una base militar y aquí son una adolescente y su hermanito los que descubren cómo los alien van copiando y sustituyendo a todo el personal. En esta adaptación, que se hizo con posterioridad a la Guerra del Golfo, el ejército norteamericano es el depositario de la amenaza. La película de Ferrara también es la más pesimista de las tres: sobre el final, la voz en off de la protagonista da a entender que los extraterrestres ya se han apoderado de todo el planeta.

En la nueva versión de Los Usurpadores de Cuerpos, las esporas alienígenas llegan a nuestro planeta a bordo de un trasbordador espacial que, al estrellarse, las esparce por el territorio de EEUU. La gente se contagia tocando los restos y disemina la infección a través del vómito. No hay duplicación ni reemplazo: sólo un virus extraterrestre capaz de apoderarse de los humanos mientras duermen. El ex-esposo de la psiquiatra Carol Bennell (Nicole Kidman), uno de los primeros afectados, súbitamente desea pasar un tiempo a solas con su hijo Oliver (Jackson Bond). Mientras tanto, un colega de la psiquiatra, Ben Driscoll (Daniel Craig) le comenta que un nuevo tipo de "gripe" está haciendo estragos en todo el mundo. Una vez descubierto el carácter premeditado de la epidemia, la principal preocupación de Carol es rescatar al pequeño Oliver de manos de su padre antes de que se contagie.

No podemos saber cuál era el enfoque original que tenía el director Oliver Hirschbiegel para plasmar la película antes de la intervención del equipo Wachowski. Lo concreto es que el film no es más que un encadenamiento de trances ridículos y persecuciones bizarras que desembocan en un final precipitado e inverosímil, todo coronado por una irresponsabilidad ideológica alarmante.

La remake es un fenómeno antiguo muy típico de la industria cinematográfica. Cuando tiene algo nuevo para decir, ya sea en el plano histórico, cultural o estético, no necesita desplazar al film original al lugar de la no existencia, ni tampoco competir con él. Al contrario, convierte a la búsqueda de antecedentes en un trabajo enriquecedor y muchas veces ineludible. Desgraciadamente, éste no es el caso de Invasores.

                       
Página Axxón Axxón 178
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic