Página Axxón Axxón 183

AxxónCINE

Por Silvia Angiola


Eterno resplandor de una mente sin recuerdos

Dirección:
Michel Gondry

País:
EEUU

Año: 2004

Duración: 108 minutos

Género
Drama, ciencia-ficción

Intérpretes
Jim Carrey, Kate Winslet, Elijah Wood, Kirsten Dunst, Tom Wilkinson, Mark Ruffalo

Guión
Charlie Kaufman, Michel Gondry, Pierre Bismuth

Producción
Georges Bermann, David L. Bushell, Charlie Kaufman, Glenn Williamson

Estreno en cines
8 de julio de 2004


Eterno resplandor de una mente sin recuerdos

Apasionadamente melancólica. Dolorosamente optimista. Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos es una comedia romántica tan peculiar que se podría definir con palabras de sentido casi antagónico. Porque ¿quién está dispuesto a afrontar lo que viene a continuación del "y comieron perdices"? Nadie escucharía el cuento sabiendo que, años después del beso mágico, Blancanieves vuelve a la casa de los enanos con una valijita y hecha un mar de lágrimas.

No está del todo claro a quién atribuirle el talante agridulce del film. Charlie Kaufman escribió el guión sobre una historia que imaginó el director Michel Gondry, que a su vez escuchó la idea del artista conceptual Pierre Bismuth. Bismuth, cuyos videos han parodiado muchas veces los productos de Hollywood, formuló la pregunta que suele disparar buenas tramas de ciencia-ficción: "qué pasaría si...". ¿Qué pasaría si recibieras una tarjeta que dice que alguien muy importante en tu vida te borró para siempre de su memoria? Kaufman se desentendió de la arista dura del género, la especulación tecnológica, para concentrarse en la fragilidad de las relaciones humanas en un mundo desquiciado.

Día de San Valentín del año 2004: Joel Barish (Jim Carrey) se encuentra con Clementine Kruczynski (Kate Winslet) en una playa congelada de Long Island. Hay interés mutuo, descubrimiento, seducción: una esperanza lista para estrenar. Algunos días después los amantes tendrán la oportunidad de escuchar, grabado de sus propios labios, cuánto van a llegar a odiarse en el futuro. Ellos no lo saben, el espectador tampoco, pero ese encuentro en la playa es la última vuelta de tuerca de una historia de amor repetida. Joel y Clementine pasaron por Lacuna Inc., la compañía del Dr. Mierzwiak (Tom Wilkinson) que garantiza a sus clientes "una vida nueva" después de borrarles de la mente cualquier experiencia traumática.

Celoso, desesperado y herido, cuando se entera que Clementine lo ha expulsado de su existencia de una forma tan categórica, Joel se dirige a Lacuna dispuesto a pagarle con la misma moneda. El Dr. Mierzwiak lo deja en manos de sus ayudantes, Stan (Mark Ruffalo) y Patrick (Elijah Wood), dos sujetos lo suficientemente torpes e irresponsables como para presumir que todo va a salir mal. Narcotizado y conectado a la máquina, el ex amante se arrepiente en cuanto ve volar los primeros recuerdos. Para preservar a Clementine, se lanza a la fuga por el interior de su mente con la imagen de ella de la mano. Gracias a su presencia "virtual" durante el borrado, Joel crea nuevas memorias que puede revisitar más adelante, para desesperación de los operadores que intentan darle caza. Las escenas del pasado, que ayudan a reconstruir la historia de la pareja de atrás hacia adelante, se desvanecen puntualmente cuando la ola de amnesia las alcanza, todo dentro de la atmósfera surrealista de un sueño del que Joel no se puede librar.

El tema del film, con el mundo del protagonista derrumbándose a su alrededor, era la excusa óptima para habilitar un interminable desfile de efectos especiales. Gondry prefirió elementos simples, evocativos pero igualmente eficaces: cortes de plano, luces que se apagan, objetos que desaparecen o que se transforman en otros. En algunos pasajes de la travesía de Joel la gente ya no tiene cara, uno de los primeros detalles que olvidamos de los demás. Rehuyendo la narración convencional, la mayor parte de la película está formada por fragmentos que se conectan laxamente entre sí y que responden a una sola lógica: la asociación de pensamientos del protagonista.

Una técnica como la utilizada en Lacuna entraña cuestiones filosóficas y morales que exceden largamente la anécdota romántica. Para algunas corrientes de pensamiento uno es lo que recuerda: la identidad de una persona se edifica sobre la estructura indemne de la memoria. Necesitamos recuerdos garantizados para estar seguros de quiénes somos. Por otro lado, la evocación constante de una situación traumática puede mutilar el espíritu de una persona hasta el punto de impedirle llevar una existencia significativa.
Charlie Kaufman y Michel Gondry se ocupan de dejar su posición implícita en la película.

El procedimiento de Lacuna Inc. dista mucho de ser perfecto. Las políticas de discrecionalidad de la compañía son muy fáciles de violar: Joel averigua inmediatamente por qué Clementine ya no lo reconoce. Como si se tratara del comercio más ordinario, la operación está en manos de dos empleados indiferentes, licenciosos y con un grado de competencia mínimo. Y los clientes de Lacuna se vuelven adictos, obsesionados por la necesidad de librarse lo antes posible de cualquier tipo de malestar.

Pero la sensación de rechazo que produce la tecnología del Dr. Mierzwiak no surge ni de sus fallos intrínsecos, ni de su utilización abusiva ni de la negligencia con la que es implementada. Los personajes que se someten a ella, como Clementine y Joel, son inseguros y autodestructivos, y su demanda de acabar velozmente con el dolor sólo logra desequilibrados más. El trastorno causado por la extirpación de los recuerdos va más allá de lo orgánico: es la privación de una experiencia y, por lo tanto, de la posibilidad de elegir libremente. En esta película borrar la memoria no es sinónimo de empezar una nueva vida sino de repetir indefinidamente los errores del pasado.

La mayoría de los espectadores entenderá la reconciliación final de Joel y Clementine como un hecho positivo. Sin embargo, se trata de un happy end con reservas: el nacimiento del romance no tiene el mismo sabor después de haber visto hasta qué punto puede ser destructiva la evolución de la pareja.

En Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos la anécdota tecnológica deriva en una reflexión sufrida y esperanzadora sobre el amor, capaz de sobrevivir a todo, incluso a la peor catástrofe cerebral, para convertirse en una trampa en la que caemos gustosos una y otra vez.

                       
Página Axxón Axxón 183
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic