Noticias en la página Axxón Página Axxón

04/Abr/08

Los secretos del ámbar, al descubierto

La técnica consiste en un haz de luz que penetra en el material. Se han encontrado insectos microscópicos de hace 100 millones de años

El sincrotrón de luz se está convirtiendo en un instrumento sorprendente para la paleontología. El haz de luz de este potente supermicroscopio no sólo permite descubrir detalles minúsculos del exterior de diminutos insectos atrapados en ámbar, sino también de su interior, que se puede observar en tres dimensiones.

Las grandes posibilidades de esta tecnología ESRF (por sus siglas en inglés) han quedado de manifiesto en el estudio de piedras con un total de dos kilos de peso de ámbar opaco. Se trata de un material de hace 100 millones de años en el que, hasta ahora, no había podido descubrirse ningún espécimen debido a las alteraciones que habían sufrido. De hecho, se pensaba que no había nada en su interior.

Gracias a las microrradiografías realizadas por el Sincrotrón de Grenoble (Francia), los investigadores del Museo Nacional de Historia Natural de París lograron penetrar en su estructura y encontraron que allí estaban atrapados 356 animales fósiles, entre avispas, moscas, hormigas, arañas, ácaros y hasta los restos de unas plumas de un dinosaurio que hace poco se anunciaron como una aprueba de la evolución hacia los pájaros modernos.

El sincrotrón Alba que, en 2010, se inaugurará en el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona, y que ya se está construyendo, será, pues, una puerta abierta al pasado con posibilidades impensables hasta ahora.

Así lo cree el geólogo Xavier de Clos, profesor en la Universidad de Barcelona, que ya prepara un proyecto para encontrar los bichos atrapados en telas de araña de hace milenios.

Calidad fotográfica

«Es como contar con radiografías y tomografías al mismo tiempo que tienen una gran calidad fotográfica. Nos permite penetrar en el ámbar, discriminando las capas y los colores; incluso se pueden hacer cortes por secciones y estudiar partes del interior sin abrirlo», explica Clos.

El único problema que encuentra el investigador es que en los sincrotrones actuales sólo se pueden observar objetos muy pequeños. De momento es imposible diseccionar un cráneo humano fosilizado o un huevo de dinosaurio, si bien confía en que el sincrotrón Alba, que costará unos 200 millones de euros, amplíe las posibilidades actuales.

Por lo pronto, no son pocas. El potente haz de luz ha revelado organismos en el ámbar de 0,8 milímetros y, según los científicos franceses, su visión es mejor que la real.

En total, realizan más de 1.000 radiografías, con las que reconstruyen virtualmente la rotación del espécimen a estudiar. Una vez completo, este modelo se puede manipular en el ordenador en millonésimas de metro, una información que puede transferirse a una impresora plástica en 3D para contar con un modelo físico de mayor tamaño al original.

Para solucionar el problema de las grietas en el ámbar, que impiden una buena visión, los científicos han encontrado que hay que meter el material en agua, dado que tienen una densidad similar y los contornos de las fisuras se hacen casi invisibles.

Los especialistas en ámbar señalan que el tamaño de los insectos atrapados es tan pequeño porque los más grandes escapaban de la resina antes de quedar inmersos en esta pegajosa sustancia de los árboles.

Fuente: El Mundo . Aportado por Gustavo Courault

Más información:
Más noticias de Ciencia en Axxón
Hallan plumas de dinosaurio conservadas en ámbar
Diseccionan una araña conservada en ámbar que vivió hace 53 millones de años
Araña de hace 20 millones de años atrapada en ámbar