Página Axxón
ZAPPING
INDICE - PRINCIPAL - NOTICIAS

ZAPPING 0187, 29-ago-2003

Miedo y Pánico en Marte


Dibujo que muestra a Fobos, Deimos y su planeta madre, Marte.

Nuestro vecino Marte, que se encuentra en estos días en la posición más próxima a nosotros en muchos milenios, posee dos lunas: Fobos (Phobos en inglés) y Deimos. Marte era el dios de la guerra de los romanos, Fobos —que significa "Miedo"— era su mensajero, y Deimos —o "Pánico"— otro de sus ayudantes y apropiados compañeros. Estas lunas fueron descubiertas en 1877. Sin embargo, ciento cincuenta años antes, en 1726, el escritor satírico inglés Jonathan Swift las describió con bastante exactitud en la novela clásica Los Viajes de Gulliver. Allí decía: "Asimismo, ellos han descubierto dos estrellas menores, o satélites, que giran alrededor de Marte, donde la interior está a una distancia del centro del planeta primario de exactamente tres de sus diámetros y la más alejada a cinco. La primera gira por el espacio en diez horas, y la segunda en veintiuna y media, de modo que los valores de los cuadrados de sus tiempos de período están muy cercanos en proporción a los cubos de sus distancias desde el centro de Marte, lo que evidencia que están gobernados por las mismas leyes de gravedad que influencian a los cuerpos más pesados." (Gulliver's Travels, Jonathan Swift, 1726).

Pique para ampliar (62K)
Esta imagen de Fobos, la luna más grande y de órbita más cercana a Marte, la tomó el Mars Global Surveyor el 19 de agosto de 1998. Se ve de perfil su cráter más grande, Stickney, de 10 kilómetros de diámetro.

El período orbital de Fobos es, en realidad, de 7,6 horas (Swift le asignó 10) y el de Deimos de 30 (no tan lejano a los 21,5 que le asignaba Swift). Parece curioso que el escritor de un libro satírico-fantástico se dedicara a predecir cuestiones astronómicas y mucho más que se acercara tanto a la realidad. Debe haber sido por pura suerte, aunque no faltó quien le asignara poderes psíquicos. La realidad es que unos veinticinco años después de Los Viajes de Gulliver el escritor francés Voltaire, quizá usando una lógica similar, también le atribuyó dos lunas a Marte. Se debe recordar que para esas fechas Galileo había descubierto cuatro lunas en Júpiter y que se solía aplicar una especie de escala, es decir, Venus no tenía ninguna luna, la Tierra poseía una, Marte —aunque no se hubiesen descubierto— debía tener dos, y Júpiter cuatro. Para la época, parecía un cálculo muy razonable.

De todos modos, aunque Swift haya utilizado este mismo razonamiento lógico para figurarse la cantidad de lunas, su estimación de la duración de las órbitas sigue resultando sorprendentemente precisa.

Estas predicciones no se limitaban a la literatura, de modo que en 1862, debido a que las condiciones de observación eran extremadamente favorables, muchos astrónomos buscaron estas lunas. Ninguno las vio. Quince años después un astrónomo norteamericano que trabajaba en el Observatorio Naval de Washington las descubrió cuando las condiciones para la observación no eran tan ideales y sin disponer de un equipo demasiado bueno.

Pique para ampliar (75K)
Fobos, otra vez, en un excelente montaje realizado con fotos del Viking 1

El hecho le pareció tan extraño a la gente de aquella época que un científico norteamericano llamado Frank Salisbury sugirió en la prestigiosa revista Science que las lunas eran, en realidad, satélites artificiales, y que no se habían detectado antes porque los marcianos los habían lanzado poco antes. Tanto Fobos como Deimos son objetos naturales, por lo menos en cuanto a su aspecto externo y a todas las mediciones que se pueden hacer; lo sabemos hoy gracias a las sondas espaciales. Sin embargo Joseph Shklovskii, un miembro notable de la Academia Soviética de Ciencia que escribió junto a Carl Sagan un libro llamado Vida inteligente en el Universo, calculó una vez la densidad de la atmófera marciana y la aceleración peculiar de Fobos, concluyendo en que el satélite debería ser hueco. Con la tecnología terrestre actual no sería tan difícil camuflar un objeto artificial para que pareciera una gran roca. Es más, una estación espacial, por ejemplo, se podría construir directamente dentro de un asteroide.


La famosa foto del objeto alargado que se dice que habría puesto fuera de servicio a la sonda Fobos.

La agencia espacial de Rusia (cuando era la Unión Soviética) envió sondas a Marte, poniendo especial atención en Fobos. La sonda Phobos 2 tomó imágenes muy cercanas (la más próxima a 188 kilómetros de la superficie) de la luna mayor del planeta rojo antes de fallar, en marzo de 1989. La inesperada salida de servicio de Phobos 2 ha generado raras expeculaciones, como la de la ex "astronauta" Marina Popovitch (un ruso denuncia en Internet que esta mujer ni fue astronauta ni es miembro de la Academia de Ciencias, como ella dice), quien afirmó en el programa "Hard Copy" de la NBC que la sonda, momentos antes de enmudecer, alcanzó a tomar imágenes de un objeto extraño que se le acercaba. Incluso se aportan algunas imágenes, más bien malas y jamás oficializadas, de la silueta de este objeto que "se le aproximó" y sería el causante de la falla de Phobos 2. La cosa es que la sonda soviética no pudo cumplir su cometido de hacer descender sus instrumentos sobre la luna marciana, lo que ha servido para acrecentar sus aires de misterio.


Supuesta sombra de un objeto extraño sobre Marte

La foto más extraña fue dada a conocer en diciembre de 1991 por esta "piloto de prueba soviética" que ahora se dedica a la investigación de los OVNIs. La "doctora en física" Marina Popovich se habría graduado en la Universidad de Leningrado y en la Escuela Militar de Vuelo. Es "coronel retirado de la Fuerza Aérea Soviética" y "logró marcar más de cien récords de aviación, muchos de ellos aún sin vencer". Su primer marido era el general Paval Popovich, "el primer hombre que se reunió en órbita con otra nave espacial durante el vuelo de la Vostok 4 en agosto de 1962". Ella dice que recibió la foto del astronauta Alexei Leonov, que fue el primer hombre que hizo una caminata espacial y además fue un importante oficial del programa espacial soviético. Esta y otras fotos habrían "sido contrabandeadas" fuera de la Unión Soviética. En la foto en cuestión, lo que se ve sería Fobos junto a un objeto cilíndrico desconocido. Le han calculado las medidas, que serían de unos 20-25 kilómetros de longitud y un kilómetro y medio de diámetro. Este objeto habría destruido de algún modo a la sonda Fobos 2, o al menos la habría desviado bruscamente, haciendo que se pierda en el espacio. De hecho, los especialistas de control de la misión dijeron en Glavkosmos que la sonda fue golpeada por algo (oficialmente un meteorito, según lo publicado por los mismos soviéticos en la revista Nature), lo que hizo que la sonda entrara a dar giros y luego se perdiera. También circula una foto que muestra una gran sombra ahusada sobre la superficie de Marte, cuya forma parece similar a la del objeto desconocido. Se discuten otras cuestiones extrañas referidas a los sucesos con la sonda Phobos 2.


Condrita carbonácea.

La sonda no pudo acercarse y posarse en Fobos, lo que nos podría haber dicho mucho más sobre un cuerpo históricamente misterioso. Esta luna mayor de Marte es un oscuro trozo de condrita carbonácea de unos 27 por 22 por 18 kilómetros, una composición que coincide con la de los asteroides del cinturón cercano a la órbita de Marte, a los que se les llama del tipo "C". El rasgo más impresionante de Fobos es una inmensa depresión, el cráter Stickney, que tiene diez kilómetros de diámetro. Otra curiosidad es que cicunda Marte tres veces por día. Se ha detectado que Fobos se va acercando a Marte a un ritmo de 1,8 metros cada cien años. Es obvio que caerá en unos millones de años, si no se rompe antes en una miríada de pedazos y termina diseminado en un cinturón sobre el ecuador de su planeta madre.

Deimos, la pequeña, de 15 por 12 por 11 kilómetros, tiene una composición similar pero su superficie es más lisa. Ambas son muy parecidas a los asteroides que se han observado entre las órbitas de Marte y Júpiter, lo que llevó a los científicos a suponer, en primera intención, que estos satélites provienen de este cinturón, y que fueron capturados por la gravedad de Marte.

Pero el origen de las lunas de Marte —Fobos (Phobos, en inglés) y Deimos— no es tan claro. Muchas cosas no cuadran, por lo que su origen ha sido un rompecabezas científico durante mucho tiempo. Durante la Sexta Conferencia Internacional sobre Marte, que se realizó a fines de julio, un investigador propuso una nueva solución. De acuerdo a su teoría, estas lunas exóticas podrían ser los fragmentos remanentes de la rotura de una mucho mayor que alguna vez giró alrededor del planeta rojo. Ese gran satélite marciano podría haber sido adquirido durante la formación del planeta, o haber sido capturado un tiempo después. Fobos y Deimos serían, simplemente, los escombros que sobrevivieron la catástrofe.


Deimos, la otra luna, podría servir como base para los astronautas. La foto fue tomada por el orbitador Viking 2.

"Nadie ha podido explicar el origen de Phobos y Deimos", dijo S. Fred Singer, un físico de la atmósfera y profesor emérito de ciencias ambientales en la Universidad de Virginia, Estados Unidos, y además presidente del Proyecto Science & Environmental Policy con base en Arlington, Virginia, un instituto sin fines de lucro.

En base a investigaciones que realizó en octubre del 2002 como científico visitante en el Lunar & Planetary Institute de Houston, Singer dijo que o bien las lunas violan las leyes físicas o bien las hipótesis vigentes no son correctas, porque presentan dificultades para dar cuenta de las órbitas que se observan. Remarcó que, fuera de la idea que él presenta, "no hay alternativas disponibles para explicar el origen de las lunas marcianas".

Singer hizo notar que las observaciones indican que la órbita de Fobos se ha ido cerrando desde que fue descubierta. Y también señaló que el recorrido actual de Deimos —ubicado junto por encima del límite sincrónico en el que igualaría el giro de Marte— es un importante dato a considerar. "¿Es accidental? No lo creo; así que esto da una pista sobre su origen", dijo en una entrevista con el sitio SPACE.com.

La idea que propone Singer se basa en un conjunto complejo de cálculos que involucran a Marte y la proyección hacia atrás en el tiempo, partiendo desde el presente, de las posiciones de Fobos y Deimos. En la actualidad los dos satélites tienen órbitas casi circulares y ecuatoriales. En su escenario, la proximidad excesiva de una gran luna original del planeta rojo —capturada en una órbita sincrónica de Marte— debe haber causado su fractura. Los tirones gravitacionales deben haberla convertido en una masa de escombros, que no pudieron mantenerse juntos por gravitación.

"Estas fuerzas deben haber enviado muy pronto los grandes trozos sobre Marte, mientras los dos más pequeños se convirtieron en Fobos y Deimos", explicó Singer. En el proceso de rotura, las partes más grandes recorrieron más rápido la espiral que las llevó a estrellarse contra el planeta. "Debemos buscar signos de que esto sucedió."

Una predicción fundamental del modelo de Singer es que las lunas deben tener una composición y geología similares. Sin embargo, su aspecto hace que no parezcan compatibles. La diferencia se hace obvia cuando se observan sus regolitos, es decir, el material suelto que aparece cubriendo su superficie. De todos modos, trabajos de investigación con el Galileo Ultraviolet Spectrometer (UVS) llevados por el Proyecto Galileo y el Jet Propulsion Laboratory, ambos de la NASA, mostraron que, observardos con ultravioletas, Fobos y Deimos son muy similares espectralmente.


Interesante proyección de los accidentes sobre la superficie de Fobos

Singer opinó que "Debemos tomar muestras de superficie y de profundidad antes de decidir sobre este tema e investigar si Fobos y Deimos se formaron al partirse un cuerpo mayor cuya mayor parte ha desaparecido, quizás al impactar contra Marte".

El científico dice que Fobos llegará a su fin en unos pocos millones de años. Según opina, somos afortunados de poder ver a Fobos aún allí.

Respecto a Deimos, Singer propone un plan. Él cree que los futuros exploradores humanos podrían servirse de esta luna como una estación espacial natural. "En primer lugar, los humanos no podrán hacer por sí mismos la exploración de la superficie marciana, deberán usar vehículos para moverse. Ir desde el ecuador al polo puede ser interminable. En una jornada enorme y peligrosa."

Singer considera a Deimos como una antesala de una exploración completa de Marte. Los astronautas podrían instalar un campamento en la luna marciana y desde allí pilotear docenas de vehículos por control remoto en tiempo real. "No habría retraso, todo estaría dentro del tiempo de reacción de un humano", explica Singer. Desde Deimos se podrán elegir rápidamente las mejores rutas para los humanos y los astronautas luego podrán descender en lugares precisos y moverse por los mejores caminos.

"Según yo lo veo, el proyecto debería llevar unos quince años. Podría costar alrededor de 30 mil millones, o sea que se necesitaría un promedio de 2 mil millones por año. Eso cae perfectamente dentro del presupuesto existente de la NASA".

Visto del lado político, da la impresión de que el Congreso de Estados Unidos no aprobaría por siempre fondos para una larga serie de sondas robóticas que se extienda por décadas. Hay que ver que la parte más cara de los presupuestos es, aparte de las sondas, el cohete que eleva el conjunto. Un cohete para una tripulación no es demasiado diferente de uno para un conjunto de aparatos mecánicos que luego resultan ineficientes para las labores —y los resultados— que se pretendían de ellos. "No sería una forma muy eficiente de estudiar a Marte. Si se desean solucionar los grandes interrogantes de Marte, como si surgió vida allí, se debe hacer de una sola zambullida", concluyó Singer.

(Traducido, adaptado y ampliado por Eduardo J. Carletti diversos sitios en Internet.)


Zapping relacionados:

0178 La luna más rara
0155 Misterios de Venus
0151 ¿Otro Marte?
0138 Vida extraterrestre: el mejor candidato
0132 Cydonia: La Ciudad de Marte
0128 Las rarezas alienígenas de Io
0126 3753 Cruithne: un peculiar acompañante de la Tierra
0123 El Sistema Solar, superpoblado
0108 Paisajes volcánicos de Venus
0100 Paisajes volcánicos de Marte
0036 La belleza de Venus


Si disfrutó de esta sección, no deje de recorrer la sección Noticias.
Encontrará muchas más cosas para sorprenderse...


            

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares


Página Axxón