¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 

ARGENTINA

 

 

«Existen 10 clases de personas: las que conocen los números binarios, y las que no.»

 

 

Si uno busca en el diccionario de la Real Academia Española el vocablo byte, allí dirá que es una voz inglesa, que se trata de una unidad de información y que su contraparte en nuestro idioma es el término octeto. Yendo a este segundo vocablo, con una explicación apenas menos escueta, nos dirá que proviene del latín octo (ocho) y, entre otras acepciones, completará que es un «carácter o unidad de información compuesto de ocho bites» (sí, bites, no bits). Entonces saltamos a bit, y dirá que es otro vocablo inglés, un acrónimo de «binary digit» (dígito binario) y aclarará que es «una medida de información equivalente a la elección entre dos posibilidades igualmente probables».

El mundo informático actual, en cualquiera de sus formas, tiene como mínima expresión a este simple y claro bit, cero o uno, blanco o negro, prendido o apagado, el mundo sin grises de los valores expresados en base dos. Si de una moneda se tratara, allí están cara y cruz, las dos posibles respuestas a la hora de arrojarla al aire para ver de qué lado cae. Por cada moneda que agreguemos la cantidad de posibilidades se duplica, y necesitamos ocho monedas para conseguir doscientas cincuenta y seis combinaciones.

La revista que hoy tienen ante ustedes —como buen producto informático— nació con número cero. Este 255 coincide, entonces, con haber rotado las ocho monedas previamente mencionadas: en el cero, todas con la cara hacia abajo, pasando por todas las combinaciones posibles hasta llegar al día de hoy, cuando todas las monedas están con su cara hacia arriba.

Para esto pasaron casi veintiséis años. Debieron ser algo menos, pero un par de lapsus hicieron que este número tuviera que esperar hasta hoy para empezar a completar este primer byte. Que yo sepa, no hay ni hubo en nuestro idioma ninguna otra publicación dedicada al género que alcance este número. Reviso las páginas de los viejos números (ahora en formato EPUB) y el asombro me desborda: tanta gente, tantas ideas y maneras de ver las cosas, tantas esperanzas y miedos retratados en lo que escribimos. Cualquiera podría agarrar este byte completo de Axxones y ver en él, al menos, un reflejo parcial de estos tiempos. Y también, de alguna forma, un reflejo de mi propia vida: mi acercamiento a la revista fue el de un asombrado lector, y aquí me tienen, Axxonita como todo este último cuarto de siglo.

Quisiera tener el aguante necesario como para llenar el segundo byte, pero no creo que mi cuerpo dure otros cinco mil cuatrocientos cuarenta años: el número 65535 de Axxón está algo lejano. Sin embargo me conformaría con prender el décimo bit: para eso solamente deberíamos llegar al número 512. Al ritmo de cambios que lleva el mundo últimamente, no puedo imaginarme cómo podría llegar a ser ese número de Axxón, ni cómo será el mundo.

¿Habrá lectores, entonces, que superen las páginas de noticias basura y publicidad de los medios masivos? ¿Serán otras entidades las que recorran estos bits tratando de entender cómo éramos nosotros?

Bueno, no exageremos, el mundo no ha cambiado tanto en este último cuarto de siglo. Como dijo alguna vez Pink Floyd, después de todo somos los mismos pececitos dando vueltas en la misma pecera, año tras año. Puede que el agua esté algo más turbia, que esté algo más caldeada, pero ahí estamos.

Vamos, pues, por el siguiente bit. El próximo mes prenderemos el noveno y pondremos en cero los otros ocho, pero primero queremos transitar este dos-cinco-cinco, cumplir con este ritual de completar el bit y festejar.

¡Adelante por favor! No hay nada mejor que festejar entre amigos.

 

 


Axxón 255 – junio de 2014

Editorial

15 Respuestas a “Editorial: «Un byte completo»”
  1. Barbara dice:

    Un brindis virtual, con muchos ceros (a modo de burbujitas)!
    Es un alegrión y un honor haber estado cerca de algunos de los tantos colaboradores de Axxón.
    Y es impresionantemente admirable haber resistido todo y prevalecer.
    Felicidades!

  2. Congratulaciones!!!! Gran editorial, Axxonita!!! Siempre será para mí un enorme orgullo ser contado en la numerosa muestra de escritores que fueron publicados por la pionera de las revistas virtuales. Axxon tiene cuerda para rato. Los felicito. Gracias por todo lo hecho. Y por seguir adelante. (Y Wish you were here, de PF es uno de mis temas favoritos: buena selección para ilustrar el punto del editorial.) Abrazos a todos los del equipo, especialmente a Eduardo.

  3. santiago dice:

    interesante, yo soy tecnico y me interesa ahora que se vienen los qbits y la Computación cuántica

  4. Guillermo Echeverría dice:

    Felicitaciones por este primer byte!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Un abrazo grande!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Guille

  5. Carlos E. Ferro dice:

    ¡Felices efenta y efe (hexa)!

  6. Diego Escarlón dice:

    Felicitaciones por estos 255 números. Ninguna revista electrónica del género puede exhibir semejante logro. :D
    Ah, una pregunta inquieta: ¿Si son 255 números no se debería cumplir el byte en el número siguiente por no haber un Axxón cero? Digo… tal vez. De una u otra forma no se minimizará el orgullo y alegría por acompañar a la revista.

  7. Teresa dice:

    Muchísimas felicitaciones. Ustedes fueron y son mi puerta.
    Y sí, esto es CF, así que: ¿Cómo no empezar a imaginar el número 65535 y su marco de referencia?
    Gracias por tantas cosas maravillosas.

  8. Ale F dice:

    FF !!! Felicitaciones y Felicidades
    Citando a los Floyd, para que sigan fluyendo electrónicamente… Shine on you crazy diamond!
    Un honor poder leerlos…
    AleF

  9. Hernan Dominguez NImo dice:

    Felicitaciones, Dany. A vos y a todos los que tienen y tuvieron que ver con la revista y a los que tenemos la suerte de leerla y a veces hasta de aportar un grano de arena. El editorial no tiene desperdicio. Muy bueno!

  10. james dice:

    Felicitaciones, recuerdo cuando conocí esta revista leyendo «EL INTERRUPTOR»#117, pasando por «La esquina de la tierra de los hombres»#168, y luego me dispuse a leer todos los cuentos desde el inicio. espero siempre poder leerla.

  11. Gustavo dice:

    Felicitaciones por el byte! :)

    A pesar de no ser un lector asiduo de esta revista electrónica siempre la recuerdo con gran cariño, empecé a leerla por el año 1995 en una x286 en disquettes comprados en una casa que se dedicaba más que nada a la venta de shareware (no recuerdo el nombre) y más tarde empecé a conseguirla gracias a los BBS de la época. Esperaba ansioso cada número y leia los anteriores con gran placer, no solo me encantaba los cuentos, noticias y demás textos, sino el cuidado diseño que tenia la publicación, las ilustraciones, los fractales que venian en la tapa, etc. Me acuerdo que pude completar la «colección» gracias a un CD que vino en la revista PCUsers en su momento. Lamentablemente de a poco fui dejando de seguirla en la época que empezó a salir en formato web, pero siempre (al menos 1 vez al año) entraba para ver como iba la cosa y leerme algun cuento. La verdad hay que reconocer el aguante para sobrevivir a tantos abismales cambios que han sucedido en el ámbito informático desde aquellas doradas épocas hasta hoy.

    Así que bueno, los felicito y espero que lleguen al número 65535!!! o por lo menos al 512! Increible que despues de tantos años esta sea la primera vez que les escribo algo! jaja

    Un abrazo!
    Gus

  12. Pablo Podhorzer dice:

    Cada tanto vuelvo a pensar en la casa de Carletti, y esos diskettes con las primeras Axxon. Vayase a saber, por ahi tengo el numero 1 por algun lado juntando polvo, en un medio que nadie puede recuperar, a menos que tengan una maquina XT en algun museo. Ibamos a vender el libro en diskette en las librerias con mi viejo, pero por alguna razon nunca enganchó. La casa de computación del suburbio/pueblo me dejaba probar los jueguitos, Carletti me copiaba la revista, Melomanos en Moron me daba los libros, los comics, los viejos ejemplares de El Pendulo, los juegos de mesa.

    Sin Internet, sin celulares, la vida cultural parecia ser muchisimo mas intensa que ahora.

  13.  
Deja una Respuesta