Revista Axxón » Editorial: «Realidades, ¿alternativas?» - página principal

¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

 

Quienes trabajan en ciencias duras saben muy bien lo maleable y poco confiables que son nuestros sentidos. Y más allá de los limitados sensores que nos ha brindado la naturaleza, es nuestro cerebro el que termina formándose la idea concreta de cómo son las cosas. Por eso, cada descubrimiento debe ser comprobado de todas las formas imaginables o por imaginar, tratando de que sean las pruebas incontrastables las que marquen el camino. Y a veces, cuando todo parece seguro, aparecen pruebas que voltean un paradigma aceptado, y un nuevo paradigma desplaza al anterior con la fuerza de los nuevos y, por el momento, incontrastables hechos.

 

En la vida cotidiana, esa que llevamos adelante como los animales sociales que somos, las reglas son otras. No hay herramienta que se sobreponga a nuestros prejuicios, en especial cuando esos prejuicios pueden ser sembrados con cierta intencionalidad.

Una película que me ha marcado en su momento, tanto que sigo disfrutándola cada vez que la vuelvo a ver, es Encuentros cercanos del tercer tipo (Spielberg). Pero no me impresionaron las naves, ni siquiera el tema del contacto, que con el paso de los años fue perdiendo fuerza. Lo que me impresionó fue el manejo de la (des)información que se da ante la decisión de esconder, para el común de la gente, el encuentro con una civilización extrahumana.

En la mucho más moderna y oscura serie británica Black Mirror pueden verse algunos ejemplos más de cómo somos seres fácilmente maleables. Y ni hablar de clásicos del cine como Brazil (Gilliam) y de la literatura como Un mundo feliz (Huxley) y 1984 (Orwell). Podemos ser el ganado más engreído que haya existido jamás.

 

Es curioso como lo que hace poco era aberrante ahora puede estar bien, y viceversa. Muchas veces tengo la sensación de que escarbando y escarbando en los datos que nos rodean (que nos bombardean) apenas, y con suerte, podemos vislumbrar un atisbo de realidad. Nuestra mirada de lo que pasa siempre es parcial y muchas veces está manchada por artificios que pretenden, y muchas veces logran, inclinar nuestra opinión a favor de alguien que no quiere lo mejor para nosotros.

 

No dejemos que eso suceda.

 

 


Axxón 269

Editorial


Deja una Respuesta