Página Axxón

Una breve historia sobre las velas solares   |    Se puede haber encontrado la piedra Rosetta cósmica   |    Proyecto Lucifer (Primera parte)   |    La teoría de la relatividad supera otra prueba   |    ¿El LHC destruirá la Tierra? El CERN responde: ¡No!   |    Phoenix: ¡Si, Marte es apto para soportar vida!   |    COROT descubre un exoplaneta que orbita una estrella similar al Sol   |    Una cápsula tripulada para Europa   |    El Polo Norte podría quedarse sin hielo en el 2008   |    Un error: destruir asteroides con misiles nucleares   |   
29-Dic-2008

Evidencia de clima en un planeta enano

Un extraño clima sobre el helado planeta enano Eris podría estar causando los cambios que los científicos observan en el metano congelado de su superficie.


Imagen: Esta representación artística muestra el planeta enano Eris, con el sol al fondo. El descubrimiento de Eris, por Mike Brown de Caltech, fue anunciado el 29 de julio de 2005. Crédito: NASA/JPL/Caltech.

Eris es el objeto conocido más grande del sistema solar, fuera de la órbita de Neptuno. Es más grande que Plutón, con un diámetro de alrededor de 2400 km y 3000 km.

Un equipo de investigadores examinó los datos de Eris recogidos en el Observatorio MMT, en Arizona. Los investigadores centraron su atención en las concentraciones de metano congelado, en base a la información relacionada con la reflexión y absorción de la luz.

Sus resultados muestran lo que posiblemente sería nitrógeno congelado, mezclado con metano congelado, recubriendo la superficie de Eris. Además, la cantidad relativa de nitrógeno congelado aumenta con la profundidad de la capa de hielo.

Esto es lo que los investigadores piensan que está ocurriendo:

Actualmente, Eris está en su distancia más lejana al sol, denominada afelio, a lo largo de sus aproximadamente 560 años de órbita, lo que significa que el planeta está a casi 100 unidades astronómicas (UA) del sol, o cerca de 14 mil millones de km. A lo largo de su órbita, Eris puede acercarse a 38 UA del sol, en su perihelio.

Debido a la inclinación del eje de rotación de Eris, distintos hemisferios quedan enfrentados al sol durante el perihelio y el afelio.

En el hemisferio, o polo, iluminado por el sol en el perihelio, la sublimación es el proceso involucrado en la conversión del nitrógeno en gas. (Sublimación es el proceso por el cual un sólido se convierte en gas, sin pasar por la fase líquida). Este gas se acumula en la atmósfera —probablemente una atmósfera muy delgada debido al pequeño tamaño del planeta—, aumentando la presión y dirigiendo vientos hacia el polo sombreado.

El hielo de nitrógeno se convierte en un gas a temperaturas más bajas que para el metano, y por lo tanto habría más gas de nitrógeno en la atmósfera en comparación con el metano. Luego, en el polo oscuro, también llamado el hemisferio de invierno, los gases se condensan en forma de nieve o rocío que se precipita sobre la superficie de Eris como hielo de nitrógeno.

A medida que Eris se acerca más al sol, este mismo proceso se produciría para el metano, con el metano sublimándose en el hemisferio iluminado y cayendo como hielo en el polo sombreado.


INDICE DE NOTICIAS

El nitrógeno, transportado por los vientos que corren desde el polo iluminado al polo en sombras, podría agotarse después de cierto tiempo, y entonces sólo el metano estaría disponible para precipitarse en el polo invernal como nieve.

El polo que los investigadores han observado ha estado en sombras durante años, mientras Eris se encontraba en su perihelio. Este mismo polo se enfrenta ahora al sol.

"El hemisferio oscuro, entonces, es el hemisferio que vemos ahora en el afelio actual," dice el investigador Stephen Tegler, un astrofísico de la Northern Arizona University. "En otras palabras, podemos observar los rastros de los vientos condensados durante el último perihelio".

Este clima aparente podría explicar por qué los investigadores encontraron más nitrógeno que metano debajo de la superficie de Eris, elementos que habrían sido depositados en la temporada anterior.

La investigación se publicará detalladamente en un próximo número de la revista Icarus.

Fuente: Space.com
Traductor al español: Leonardo Montero Flores


Página Axxón