¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

Hasta el 8 de noviembre, la Humanidad ha confirmado la existencia de 3.837 exoplanetas, una hazaña extraordinaria, considerando que antes de esta década la cantidad era inferior a 500. La mayoría, desafortunadamente, están a cientos o incluso miles de años luz de distancia, y es muy poco probable que podamos estudiar pronto estos mundos en forma directa. Pero unos pocos están un poco más cerca de casa, incluida una súper Tierra congelada a solo seis años luz de distancia, recientemente encontrada gracias a una nueva técnica para rastrear e identificar exoplanetas cercanos a nuestro vecindad

En un artículo publicado en Nature el miércoles, un equipo internacional de astrónomos reportó haber encontrado un nuevo exoplaneta orbitando la estrella de Barnard, el segundo sistema estelar más cercano a la Tierra (luego del triple sistema estelar de Alpha Centauri), y durante mucho tiempo se creyó que estaba desprovista de planetas propios. Llamado Estrella de Barnard b (o GJ 699 b), el planeta tiene 3,2 veces la masa de la Tierra, y recorre una órbita de 233 días alrededor de su estrella.

También es un infierno helado, ubicado lejos de su estrella anfitriona, imposibilitado de cualquier posibilidad decente de recolectar radiación significativa. Los autores del artículo sospechan que las temperaturas promedian los -238 grados Fahrenheit (apenas 35 grados por encima del cero termodinámico absoluto). Es más de 100 grados más frío que la lectura más fría que se haya realizado en la Tierra.

“Creo que llamar potencialmente habitable a este planeta es tirar mucho de la cuerda”, dice Johanna Teske, investigadora de la Institución Carnegie para la Ciencia en Washington, DC, y coautora del nuevo artículo. “Hace demasiado frío para tener agua líquida en la superficie, que es básicamente lo que define una zona habitable“, es decir, la región orbital alrededor de una estrella donde las temperaturas serían lo suficientemente moderadas para que exista agua líquida. En general, se considera al agua líquida un componente crucial en la evolución de la vida; al menos la vida tal como la conocemos.

Eso es un poco decepcionante, pero no desmerece la importancia del descubrimiento del planeta estrella de Barnard b, que ha llevado un trabajo de años.

“Hubo un indicio de una señal en los datos antes de 2015, momento en el cual se iniciaron campañas de observación más intensivas para confirmar la señal”, dice Teske. Ese impulso importante al final resolvió que estas señales provenían de la detección de Proxima b, el exoplaneta más cercano a la Tierra, y uno que podría ser realmente habitable para la vida, si bien esas posibilidades se han reducido en los últimos años. “En base en los resultados de la misión Kepler, sabemos que es probable que muchas estrellas alberguen pequeños planetas. Entonces, ¿por qué no mirar hacia las estrellas más cercanas?

Paul Butler, otro investigador del Instituto Carnegie que trabajó en la investigación, llama al planeta estrella de Barnard b la “gran ballena blanca” de la cacería de planetas. Durante la mayor parte de los últimos 100 años la única técnica con la que los astrónomos pudieron buscar planetas extrasolares fue la técnica astrométrica“, con la cual investigadores buscan que la estrella anfitriona tiemble en el plano celeste en relación con las estrellas de fondo. El nuevo estudio va más allá de los límites de las técnicas de astrometría y ofrece una visión de cómo los cazadores de exoplanetas pueden avanzar y encontrar más mundos similares a los de la Tierra.

La investigación del planeta estrella de Barnard b se complicada por algunos desafíos, a saber, el largo período orbital del planeta (lo que dificultó un estudio basado en la transición estelar) y la pequeña amplitud de la señal producida por el objeto. El equipo necesitaba reunir una gran cantidad de datos para aislar la señal y estudiarla, y terminó incluyendo más de 20 años de datos recopilados por siete instrumentos diferentes. En total, es uno de los conjuntos de datos más grandes que jamás se haya utilizado para encontrar un exoplaneta, y parte de la razón por la que el equipo tiene más de 99% de confianza de que estrella de Barnard b es un planeta. “La parte realmente impresionante de este estudio es la cantidad y la alta calidad de los datos”, dice Teske.

 


 

Encontraron el planeta estrella de Barnard b utilizando lo que se llama técnica de velocidad radial, que detecta y analiza las oscilaciones creadas por las fuerzas gravitacionales que actúan entre la estrella y el planeta durante su danza orbital. Aunque esta técnica se ha utilizado muchas veces antes para encontrar otros cientos de exoplanetas, nunca antes se había utilizado para encontrar uno tan pequeño y distante de su estrella.

¿Qué pasa con el planeta en sí? Desafortunadamente, todavía no sabemos mucho sobre estrella de Barnard b, aparte del hecho de que existe. “No sabemos si estrella de Barnard b tiene una atmósfera o incluso su composición promedio”, dice Teske. Y la distancia hasta su estrella anfitriona hace que sea poco probable que pueda soportar vida, al menos la vida tal como la conocemos.

Sin embargo, ese misterio va en ambos sentidos, y podría ser una razón para mantener un poco de esperanza extraterrestre. “Podría ser posible que la superficie sea un poco más cálida y pueda albergar algunas moléculas en forma líquida, tal como el metano”, dice Teske. “Y sabemos de lunas en nuestro sistema solar que están cubiertas por una capa gruesa de hielo pero tienen océanos líquidos debajo”, como Europa y Encélado. La propia estrella de Barnard es una vieja enana roja y no muy activa, lo que significa que no hay que preocuparse de que inunde a sus planetas cercanos con demasiada radiación estelar. Y aunque es una super-Tierra, todavía está en el rango de masas planetarias que creemos que podrían sustentar la vida. Todo es especulativo, pero las perspectivas de habitabilidad en estrella de Barnard b no están totalmente descartadas.

Teske, Butler y otros continuarán estudiando a estrella de Barnard b, y están particularmente interesados en usar el nuevo exoplaneta como objetivo para probar los instrumentos de la próxima generación, como el próximo Telescopio Espacial James Webb de la NASA, que podría evaluar si existe una atmósfera presente o no. “Ese tipo de observaciones llevan años”, dice Teske. “Pero personalmente, sigo siendo un astrónomo de carrera reciente. Puedo tener paciencia”.

Fuente: Popular Science y Nature. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2017 - 2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com

Google