¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 

ARGENTINA

 

 

Hace un poco más de un mes y con pocos días de diferencia, se presentaron dos libros de ciencia ficción muy distintos, pero a la vez muy similares entre sí. Me refiero a «Umbral y Océano» y otros cuentos, de Néstor Toledo (Ediciones Ayarmanot) y Siccus, de Miguel Hoyuelos (Letra Sudaca Ediciones). Los unen su calidad literaria, las profesiones de sus autores (ambos son científicos), que fueron publicados por pequeñas editoriales independientes de la provincia de Buenos Aires (ciudades de Moreno y Mar del Plata) y que son, claramente, de ciencia ficción y sus temas e inquietudes están, en buena parte, en contacto.

¿Qué los separa? Mientras el primero es una antología de cuentos, el otro es una novela hecha y derecha; el material de Umbral…, aunque ya publicado en su mayoría, fue escrito durante el último lustro, mientras que Siccus, a pesar de haber obtenido el segundo puesto —compartido— en el premio UPC 2004, debió esperar diez años para conseguir su volumen correspondiente.

 

 

Se preguntarán por qué hablo de esto en nuestro editorial, si lo nuestro no es el papel, si al parecer esto nos es ajeno.

Eso es inexacto, y por varias razones. La primera de todas es que se trata de pura Ciencia Ficción Argentina, y eso ya es motivo más que valedero. Y, además, ciencia ficción de la dura.

No desdeño por eso de otras formas del fantástico —de hecho, uno busca literatura, a secas, y el material que encontrarán tras esta página no es, precisamente, hard— pero me gusta que se publique material de este tipo, y más cuando sus personajes no son de cartón pintado y el planteo es inteligente y lleno de humanidad.

Al igual que otros autores —Edu Carletti incluido— hace algo más de dos décadas recorríamos las librerías de viejo en busca de ejemplares de rezago de publicaciones como Scientific American o Investigación y Ciencia, donde podíamos encontrar a un precio módico material que, además, era difícil de conseguir. Sin embargo hoy, cuando esa información está disponible a apenas un googlazo de distancia —y ni siquiera hay que salir de nuestra web para encontrarla—, no hay muchos autores que se animen a escribir esta versión, acaso más rigurosa, del género. Me pregunto entonces si la aparición de estos dos libros no es más que otro accidente del azar, una casualidad apuntalada por la simple deformación profesional de sus autores. ¿O será que estamos tan cotidianamente saturados de tecnología que ya no nos interesa ni asombra?

Creo que es interesante que estas obras hayan sido publicadas. Personalmente me interesa que así sea, porque para mí la ciencia ficción no es un género literario, sino una forma de pensar, de sentir y de vivir. Creo que es importante, entonces, que propiciemos este tipo de obras. En nuestro ambiente, un ambiente creativo, inquisidor e inquieto, no sólo podemos, sino que debemos ser protagonistas de nuestra historia, no meros consumidores de lo que se decide podemos consumir. Pienso que es con esta clase de literatura, que mira hacia adelante y se plantea qué será de nosotros, esa literatura que se anticipa de múltiples e impensadas maneras a la misma ciencia de la que simbióticamente se alimenta, se crean nuevos sueños. Y esos sueños son las hebras con las podemos tejer nuestro futuro.

Les hago un breve y obvio adelanto: en Axxón queremos que esos sueños se cumplan, así que pronto habrá novedades.

Felices fiestas y feliz 2015 para todos.

 

 


Axxón 261 – diciembre de 2014

Editorial

4 Respuestas a “Editorial: «Dos libros y una hebra»”
  1. Carlos E. Ferro dice:

    Muy bueno, como siempre.
    Me encantan esas invitaciones o recordatorios con que cierra el editorial.
    Hoy, cuando la gente es cada vez más el producto que se comercializa, cuando la gente es cada vez más usada por la tecnología (¿se acuerdan del cuento de Cortázar, que explicaba que cuando te regalan un reloj, vos sos el regalo para el reloj,porque ahora tenés mil obligaciones con él? Bueno.. ahora pasa… TODO el tiempo), cuando la masividad y la pasividad aumentan… Más que nunca hay que dejar de ser consumidores, si queremos que algo cambie. Hay que adueñarse de la tecnología, adueñarse del presente, de los medios, de las impresoras 3D, de la Internet… y no dejar que nos manejen.
    Y sí, la CF cumple un papel muy importante en este. Es como el Gauna de la película La Sonámbula, gritando «¡Despertemos!».

    Ahora, eso sí: después del curso de lectura veloz, no me quedó muy claro lo de las cebras del futuro. ¿Es otro cuento de ingeniería genética y biotecnología? ¿Un tecno-thriller, como dicen ahora?

  2. Que vengan, nomás, las novedades ;)

  3. Teresa Mira dice:

    «…porque para mí la ciencia ficción no es un género literario, sino una forma de pensar, de sentir y de vivir.»
    Coincido.
    Felicitaciones a vos y a Néstor y a Miguel.

  4. FlavioS dice:

    Leí Umbral y Océano en Axxon un tiempo atrás, y si bien no me considero dueño de una buena memoria, esta historia tiene algunas imágenes tan potentes, tan cautivadoras, que se imprimieron con toda fidelidad en mis neuronas. Por eso mismo, al mencionarse el título del cuento al principio de la editorial casi instintivamente lo relacioné con aquella historia tan buena que había leído alguna vez y que inevitablemente, como no podía ser de otra manera, resultó ser la misma. Un gran escritor Néstor Toledo.

  5.  
Deja una Respuesta