¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

 


Ilustración: Pedro Belushi

¿Qué más puedo esperar?

Sentado sobre el pasto de la única colina que queda en la capital puedo observar cómo viven los humanos sin ganas de moverse, usando esas plataformas voladoras “cómodas”, comiendo viandas en cápsulas como si fueran el mejor hueso y comunicándose sin sonidos; la telepatía que los ricos adquirían le quitaba la gracia de enseñarle a los niños venideros el valor del habla y, sin voz, no hay órdenes.

Todos tienen la oportunidad de elegir qué nivel de inteligencia quieren tener, el color de su piel y hasta el sexo de sus futuras crías. Todos modifican su apariencia. No hay una sola persona que aparente tener más de cuarenta años. Pueden vivir setenta inviernos y parecer unos “cachorros”. Nosotros —mejor dicho, ellos, los modernos—, son fríos, sin pelaje y con sus movimientos automáticos; ladridos variables por si algún sensor se ve saturado, y lo que llaman obediencia yo lo llamo programación, automatización.

Las naves de transporte humano pasan circundando los edificios móviles que buscan la luz solar. Todos los trayectos están limitados por la cúpula que los salva de la lluvia ácida. No hay aves, viento o lloviznas. Es una libertad provisoria, es su falsa realidad.

Hoy, más que nunca, estoy orgulloso de la decisión que tomaron al dejarme en este viaje prolongado. La soledad nunca fue deseable para mi especie, pero ahora es todo lo contrario; por lo menos en los días que vienen prefiero estar solo. El olor a tierra fresca me inunda en las tardes de recuerdos. Lamo las canas de mi experiencia y se me vienen a la cabeza los recuerdos dormidos de mi pasado.

Ser el último perro verdadero en esta ciudad es desolador.

Es paradójico que una de mis patas sea en parte robótica; el tacto viaja por el tejido sintético y transporta los datos por medio de impulsos eléctricos. Todo esto fue antes de perderlo a él y posterior a la mejora de mi cerebro.

Aparte de mi situación, cargo con la muerte de mi amo. Lo más doloroso de este golpe mortal es verlo a diario, deambulando por el barrio donde vivíamos juntos como si nada hubiera pasado. Él está con la familia a su alrededor, la que me dejó acá.

Me las arreglo de la manera antigua. Buscando qué comer por ahí. Sin importar abrazar el alma en una pequeña montaña apartada, elegí quedarme aquí, esperando mi muerte con naturalidad. Sin otra opción, me alejaron de la ciudad donde las lágrimas no existen. Es un lugar artificial.

Soy el único que opta por mantener los recuerdos, memorias que llevan el sello de la obediencia, de las caricias y las vivencias con mi superior. La única respuesta a mis quejidos es el eco de ellos mismos. Lo extraño.

El resto de su casta eligió el egoísmo de perder todo tiempo pasado, soltando lo único natural que quedaba de ellos. No querían sentir nunca más el dolor de la pérdida de sus seres queridos.

Ofrendaron mi fiabilidad por su materialismo.

Sacrificaron el amor para vivir con un clon… su clon.

 

 


Esteban Dilo (Godoy Cruz, Mendoza, 1984) actualmente vive en Berisso y es alumno de Leo Batic. Participó con sus relatos en las antologías españolas ¡Zombifícalo! (Dissident Tales, 2014), Vampiralia (2015) y Dissident Tales, la antología (2015). En México formó parte de Viaje a la oscuridad (Lengua del diablo, 2015). En Argentina lo incluyeron en Poetas latinoamericanos (Editorial Imaginante) y para la antología de terror Mano dura (Pelos de punta, 2015). La facultad platense de Bellas Artes seleccionó dos de sus cuentos para la producción de libros ilustrados con fines solidarios, uno de ellos será un cortometraje. Su última selección fue para una futura publicación Lovecraftiana en España. Actualmente escribe para su blog: El blog del Dilo y trabaja en la coordinación de una antología benéfica. La corrección de su primera novela está en marcha.

Este es su primer cuento en Axxón.


Este cuento se vincula temáticamente con PASTORES DEL CREPÚSCULO, de Ariel S. Tenorio.


Axxón 279

Cuento de autor latinoamericano (Cuento : Fantástico : Ciencia Ficción : Posthumanismo : Argentina : Argentino).


Una Respuesta a ““Instinto”, Esteban Dilo”
  1. Qué más puedo decir de ésta crítica y humanista ficción situada en algun lugar del mundo? Veo una ola, hasta una era, de ludismo y de humanismo recargados aproximándosen a paso de caminata promedio, parece que no llegarán cuando se ven moviéndosen en todo el horizonte. Como que esto no sentará bien al que no es humanista, pero calará dentro una población lo suficientemente alfabeta y amante de la filosofía; hay veces en que es mejor ser quien anda sin zapatos que en carro o bicicleta, entre tener una puerta de garage a control remoto o una sandwichera dañada, prefiero la sandwichera dañada para pintarle ojos y hablar cuanto quisiera con el aparato. No es que quiera alarmar con respecto a las nuevas tecnologías que llegarán, pero no está de más querer que hayan leyes que las prohíban o pongan a la mano de un muy, muy limitado número de personas como discapacitados; es la complejidad de como vivimos lo que hace que se tengan que regular hasta puntos rídiculos pero vitales.

  2.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280                          
Nedstat Basic