¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 

Archivo de enero 2017

La sacudida hizo que la nariz volviera a sangrarme por tercera vez en menos de una hora. Mientras trataba de retener la hemorragia y echaba mano al pañuelo, alcé la mirada al cielo. No ví nada, por supuesto. Es la desventaja de librar una guerra con metralla invisible. Las prestaciones del máser no incluyen un amplio espectro de colorines para que te distraigas con ellos mientras te mueres. Supongo que en el fondo debe ser como recibir una puñalada si eres ciego. Pero los estertores eran cada vez más violentos, y todos en Dulce Ofelia sabíamos que la colonia no sería capaz de aguantar el ataque otras cuarenta y nueve horas más, apenas un día estándar. A mi alrededor el mundo se había vuelto completamente loco. Y yo tenía que resolver un último caso antes de que la humanidad se fuera de este mundo derechita al infierno.