¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

MÉXICO

 

 

What the eye does not see, the heart does not grieve over, does it?

Equus
Peter Shaffer

 

 

Todo el mundo sabe que si los
Caballos fuéramos capaces de imaginar
a Dios, lo imaginaríamos en forma de Jinete.

Caballo imaginando a Dios
Augusto Monterroso

 

 

 


Ilustración: Guillermo Vidal

—Dios es un caballo, mamá.

—¿Qué? ¿Qué dices?

—Que Dios es un caballo…

—¿Me preguntas?

—No, te digo.

—Pero, ¿por qué dices eso?

—Me lo dijo en la mañana, en el establo.

—Amor, los caballos no hablan.

—Bueno, no sé, pero ese me habló, me dijo: en las sombras seré tu luz, en la hambruna seré tu pan y en la muerte, seré tu lecho. Me acuerdo muy bien. Mamá, ¿eso qué significa?

Se agachó y acarició mis mejillas. Su cuerpo temblaba. Me besó la frente.

—Toma mi mano. Tenemos que seguir caminando, vamos a la casa de tu tío.

—¿Qué pasa mamá? ¿Por qué nos vamos? ¿Dónde está mi papá?

—Nos va a alcanzar allá.

—Mamá, qué hizo papá, ¿algo malo verdad? El otro día lo vi pegarse con un señor.

—No sé, mi amor, no sé, pero tenemos que cruzar por aquí y tener cuidado porque de noche hay muchos bichos.

—Sí, mamá. ¿Ma? Tengo frío.

—Caminando se nos quita, vente, vámonos, agárrame de la mano.

—Mamá, qué te hicieron esos señores. ¿Fue cuando te pegaron? ¿Por qué caminas así?

—No es nada, mi amor, me lastimé cuando saltamos por la ventana, estoy bien, vente, vamos para ese lado, ese árbol es el abeto del abuelo, ¿ya lo viste?

—¿Mami?

—Shh.

—Ma.

—Mijito, shh.

Nos acuclillamos detrás de unos arbustos, entre la espesura de las sombras andaban unas figuras, parecían remembranzas.

—¿Son ellos, ma?

Me tapó la boca, sus labios tocaron mi oído. Quédate bien quieto. Unas palabras se dejaron oír entre los árboles mientras mi madre me abrazaba. Ya está, préndela. Préndela.

Dos espadas luminosas, como perros sabuesos buscaban y husmeaban, abriendo brechas en el manto nocturno.

El cuerpo de mi madre se crispó, se levantó conmigo en brazos, sentía su pecho contra el mío y su respiración agitada. Su mano me oprimía la cabeza contra su cuello, olía su piel. Los dos hombres estaban lejos, pero avanzaban hacia nosotros.

Comenzó a caminar muy despacio, pisando suavemente la hojarasca. Caminaba tan lento que parecía andar hacia atrás. Cerré los ojos y fundí mi cuerpo con el de ella. Tengo miedo, susurré a su oído. Shh, mi amor, reza, reza.

Oía los pasos de los hombres merodeando cerca de nosotros, casi sentía la luz de sus espadas abriéndome la piel. Oí gritos, por ahí andan, ya los vi, para allá, ilumina para allá.

Abrí los ojos. El bosque se dibujaba con líneas pardas entre la carrera de mi madre, las ramas nos pegaban en la cara. Mis piernas se enrollaron en su torso.

Yo rezaba para que sus piernas se convirtieran en piernas de caballo, para galopar sobre las piedras y el miedo.

Caímos en una poceta. Desorientados, tentamos el suelo y entre el ramaje vimos el río, ella me levantó bruscamente. Mijo, levántate, mira allá, mira. Volteé y en la ribera un caballo bebía agua.

Mamá esbozó una sonrisa.

—Vente, vamos, vamos.

Corrí hacia el animal y ella se quedó atrás.

La blancura de su rostro resplandecía ante el ojo lunar, su boca estaba abierta y su mirada muy alerta, no dejaba de mirar hacia el bosque. Me besó la cara y el cuello del caballo.

—Ven, súbete, ¿te acuerdas cómo cabalgar, verdad?

—Sí, mamá, sí.

Con todas sus fuerzas me subió al lomo desnudo del animal.

—Agárrate de aquí, ¿ya?

—Sí, ¿ma?

—Agárrate bien y hazte para adelante.

Trató de montarlo. Resoplaba para subirse, pero a cada intento se resbalaba.

—Mamá, súbete, súbete.

—Ya casi mi amor, no llores, sólo tengo que acomodarme bien.

Los hombres llegaron al río, ella volteó y se lanzó sobre el lomo, pero no pudo. Corrían hacia nosotros.

—¿Ma?

—Agárrate bien, mi amor, no te sueltes.

—Ma, súbete.

—Yo montaré el siguiente caballo.

Azuzó al animal en las ancas y salió a la carrera. Agarrado de la crin volteé a mirar por un momento, la vi dirigirse hacia la enramada, ellos detrás. Entre las formas de la noche, vi que su cuerpo se trasformaba mientras corría. Sus piernas crecieron poderosas, su cuello se engrosó y su cabeza se alargó, sus manos se encabritaron y tocaron la tierra. Aún la veo galopar y perderse entre las sombras.

 

 


Mariana Carbajal Rosas nació en Córdoba, Veracruz, México, y desde niña se enamoró de la lectura y el cine. Estudió Lengua en Literatura Hispánicas para ser una mejor lectora, actualmente es periodista de cultura y cursa la Maestría en Estudios de la Cultura y la Comunicación. Escribir es una parte de su vida y espera que poco a poco, con la práctica, sus textos vayan mejorando. Mientras tanto hace su mejor esfuerzo.

Hemos publicado en Axxón: DESAYUNO PUNK.


Este cuento se vincula temáticamente con EL CABALLO APARECE y ¿HA OÍDO LLORAR A LOS LOBOS?, de Daniel Flores, y LA PEOR PESADILLA, de Antares.


Axxón 255 – junio de 2014

Cuento de autor latinoamericano (Cuentos : Fantástico : fantasía : Metamorfosis : México : Mexicana).


3 Respuestas a ““Equus”, Mariana Carbajal Rosas”
  1. Ricardo Giorno dice:

    Bello cuento. Felicitaciones.

  2. Querida Mariana:

    En tu cuento no sólo sintetizas sentimiento o una visión infantil ante el terror y lo inevitable, nos haces soñar con otras posibilidades mejores, de salvación y ascensión.
    Pero de eso y mucho más debemos hablar en persona. Me alegra mucho verte otra vez en Axxón tan legendaria revista como necesaria.
    Muchos besos y mis felicitaciones.

    Pé de J. Pauner.

  3. Ruben Pepe dice:

    Muy fina tu prosa, impecable sintaxis. Con los elementos justos para obtener un relato con suspenso y una violencia velada. Una fantasía de primera, con sutileza en un desenlace imprevisto. Felicitaciones y adelante.

  4.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic