¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

 


Ilustración: Fraga

Una noche, la abuela nos reunió a todos los nietos junto al hogar a leña, y nos contó sobre las brujas de Carhué.

—Dicen que las brujas no existen; pero que las hay, las hay. ¡Claro que las hay! —Elevó los brazos y la mirada al techo—. ¡En Carhué está lleno de brujas!

Aterrados, nos abrazamos con mis primos. Sonia se me aferró como una gata asustada, clavándome las uñas en el brazo.

Luego, la abuela bajó la voz como contando un secreto.

—Aaah, pero no son cualquier tipo de brujas. No son como esas de los cuentitos baratos que venden a tres por uno en los trenes. No se visten con horribles vestidos negros, ni tampoco llevan ridículos sombreros puntiagudos. No, señor, las brujas de Carhué tienen la apariencia de hermosas y jóvenes mujeres —la abuela levantó nuevamente la voz—: ¡Ellas manejan magistralmente el arte del engaño y la seducción! Todo es una puesta en escena —Volvió a susurrar—. Detrás del maquillaje se encuentran los seres más escalofriantes y aterradores que jamás se hayan visto. —Tomó aire y volvió a gritar—: ¡Son el engendro del mal! ¡Las hijas de Lucifer ocultas en un disfraz!

Sonia hundió más profundo sus uñas en mi brazo, y yo grité de miedo y dolor a la vez. La abuela, que parecía una mecha encendida a punto de hacer explotar una bomba, continuó describiendo a las brujas del pueblo.

—Tampoco crean que andan volando en escobas. ¡Qué ridículo! Ridículo además de incómodo —hizo una pausa, y volvió a levantar la voz—. ¡Las brujas de Carhué vuelan cada una sentada en una silla!

La abuela agarró una silla y se sentó.

¿Saldrá volando?, pensé. Yo miré a mis primos: todos tenían cara de pavor.

Pero no, la abuela se había sentado para seguir con el relato.

Sonia apretó las manos y las uñas. Yo no podía más del dolor.

—Y esto que les voy a contar ahora… —la abuela nos apuntaba con el dedo—, que les quede bien clarito: Las brujas de Carhué no asustan a los niños por la calle, no les convidan golosinas o manzanas envenenadas. ¡Nooo!

—¿Qué hacen? —gritó Sonia—. Por favor, abue. ¿Qué hacen?

—Las brujas de Carhué… ¡se comen a los niños! —siguió la abuela, señalando la enorme olla sobre la hornalla de la cocina.

Esta vez, no aguanté más: le mordí en la espalda a Sonia.

Con mis primos nos pegamos un julepe bárbaro, la abuela parecía sacada, y seguía apuntándonos con el dedo.

—¡Nunca, pero nunca jamás, ingresen a la casa de señora alguna, que quiera invitarlos con cualquier pretexto. ¡Entendieron!

Asentimos.

—¿Entendieron?

—¡Siií, abuela! —contestamos a coro.

—¿Abuela… —preguntó Cristina, la hermana mayor de Sonia— y… cómo nos damos cuenta si una señora es bruja o no es bruja?

—¡Es muy difícil! —dijo la abuela—. Algunas, no todas, tienen una marca de nacimiento. Una marca muy pequeña. Está detrás del cuello, donde comienza la nuca. Es una cruz invertida: la marca del mal, la mancha del infierno.

Miramos hacia la cocina, la olla nos parecía mucho más grande que antes.

—Abuela —dijo Carlitos—. ¿Por qué decís que Carhué está lleno de brujas?

 

 

Y ahí, la abuela nos contó aquella viejíma historia:

—Se cuenta que llegaron de Europa —siguió la abuela, y nosostros volvimos a quedarnos mudos, escuchando—, más precisamente de Zugarramurdi, un pueblito de España.

Es famosa la anécdota del Taita Quevedo. Se cuenta que el Taita llegó una noche a la vieja pulpería del pueblo, ató su caballo al palenque y enfiló tambaleante hasta el mostrador. Pidió una botella de ginebra, con la voz temblorosa y el rostro desencajado. Dicen que los presentes —incluido el comisario del pueblo, que jugaba la final de un torneo de truco— se dieron vuelta para ver cómo las nerviosas manos empinaban la botella dejando caer un poco de ginebra entre sus ropas. El Taita se bebió sin respiro hasta la última gota y, tras apoyar la botella vacía sobre el mostrador, gritó sin levantar la vista:

—Acabo de ver brujas. ¡Cientos de brujas!

El comisario repartía las cartas.

—¿Brujas? —preguntó con sarcasmo—. Decime, Taita, ¿dónde viste tantas brujas?

—En la laguna —contestó el asustado gaucho—. ¡Cientos de brujas cruzaban volando el lago Epecuén!

La pulpería estalló en carcajadas, y el comisario volvió a preguntar:

—¿Eran horribles viejas vestidas de negro, que volaban montadas en escobas?

Los demás baqueanos morían de risa.

—¡Todo lo contrario, señor comisario! —contestó el gaucho pidiendo con un gesto otra botella de ginebra—. ¡Eran jóvenes y hermosas! ¡Las mujeres más hermosas que jamás haya visto! Y volaban en sillas. Volaban en sillas —repitió el Taita, mientras se mandaba un buen trago de ginebra.

Y enseguida se dobló tomándose el vientre.

Por un momento, un silencio sepulcral se apoderó de la pulpería, y solo se escucharon los ruidos abdominales del tembloroso Taita.

Por la laguna Epecuén… —comenzó a cantar el comisario, con el ancho de espadas entre las manos— venían volando las brujas, y decían un conjuro: “Yo vengo, mi amigo, volando pa’ cantarle… ¡Flor y truco!

Risas y gritos se mezclaron en una algarabía colectiva.

Mientras tanto, el Taita Quevedo agarraba la botella de ginebra por el cuello y daba unos pasos tambaleándose en dirección al comisario. Se detuvo frente a la mesa:

—¡Sigan riendo nomás! —Y siguió con su historia—. Una de ellas se me acercó volando en su silla ¡Era hermosa! ¡Un sueño de mujer! —el Taita estaba fascinado—. Pero fue solo el encanto de un instante, su belleza era un embrujo. La hermosa bestia se me colocó a la par y me susurró al oído Necesito tus tripas para un conjuro. Cuando volví a mirarla, se rompió el espejismo. Y la realidad me enfrentó con el monstruo. La vista de esa horrenda figura me paralizó. De su calva cabeza, solo colgaban unas pocas y largas mechas de pelo —si a eso se lo podía llamar pelo—. Su cara no era sino una masa de piel arruga sobre arruga, con una deforme nariz de gancho. Los ojos rojos de fuego: el mismísimo demonio. Y la risa… esa risa de ultratumba me heló la sangre.

Me enseñó las manos: horribles patas de gallina. Estábamos tan cerca… Me miró fijo a los ojos y hundió en mi vientre sus largas y filosas garras —el Taita Quevedo levantó el poncho y dejó a la vista de todos, aquel vientre abierto como una flor. Chorreaba una mezcla de sangre y ginebra—. ¡La bruja se llevó mis tripas! —fue lo último que dijo. La botella de ginebra estalló en el piso, y el Taita Quevedo se desplomó sobre la mesa del comisario. Las cartas volaron por el aire, y el ancho de espadas reposó mansamente sobre la frente del difunto.

 

 

—Pero el asunto no termina ahí —dijo la abuela, mientras mis primos y yo espantados, nos tocábamos el vientre—. Con la muerte de Quevedo, se suspendió el torneo de truco. El comisario se lamentó, más que por la muerte de Quevedo, por la suspención de la final del torneo que estaba ganando. Cerraron la pulpería para que trabajara el médico forense. El comisario salió de la pulpería y subió al patrullero.

—¡Voy a dar una vuelta! —dijo, pasando el rifle que tenía en el asiento trasero para el de adelante—. Seguro que el Taita tuvo la mala suerte de enfrentarse con un puma hambriento.

Se puso en marcha y tomó la ruta hacia la laguna.

Luego de hacer un par de kilómetros, escuchó el murmullo de un lejano cantar: un coro que provenía del bosque.

Bajó la ventanilla.

El coro se hizo más fuerte.

Como atraído por el canto irresistible de las sirenas que vuelven locos a los navegantes, el comisario se desvío por el viejo camino de tierra que lleva al bosque, internándose en el mar de espesura.

Cuanto más penetraba, más y más fuerte era la atracción. El comisario se dejaba llevar y, tras doblar en una curva, las vio: jóvenes, hermosas mujeres, sentadas en sillas al costado del camino, cantaban. Bellas todas, una más hermosa que la otra, entonaban la armoniosa melodía que lo había atraído. Él no daba crédito a sus ojos. ¿De dónde habían salido aquellas hermosas criaturas vestidas con transparencias? ¿Por qué cantaban en medio del bosque?

Una de ellas —sin lugar a dudas, la más bella de todas— se contorneaba con su propia melodía sin abandonar su silla, en el medio del camino. Cruzada de piernas, exhibiendo todo su encanto, sostenía una roja y brillante manzana entre las manos. El comisario, viejo zorro, conocido en el pueblo por su debilidad hacia las mujeres, descendió del patrullero y caminó hacia la muchacha. La niebla y la luz de los faros del patrullero le daban un marco dantesco al encuentro. El hombre avanzaba y, a medida que lo hacía, notaba que la muchacha cambiaba su aspecto. La vio envejecer paso por paso. Cada vez más y más… No bien llegó junto a ella, todas dejaron de cantar. El hechizo se había roto. Cuando el comisario se dio cuenta, ya era demasiado tarde: lo rodearon entre todas. Y el pobre recordó cada una de las palabras del Taita. Un frío helado lo recorrió entero, de la cabeza a los pies. Y en ese momento comprendió que el Taita Quevedo no estaba borracho, tampoco mintiendo: el gaucho tambaleaba por el miedo. Un miedo que seguramente él mismo tenía ahora en la cara, mientras la bruja se levantaba de la silla.

Con el mayor de los espantos, el comisario vio pudrirse la manzana entre las filosas y repugnantes garras.

 

 

La abuela terminó el cuento y se fue a dormir.

Nosotros nos quedamos un rato hablando de brujas y demás historias escalofriantes, en una noche que se hizo eterna y única.

Nos fuimos a dormir todos juntos, no fuera cosa…

Yo daba vueltas en la cama, no podía conciliar el sueño. La luz de la luna que ingresaba por la ventana me molestaba. Me levanté para correr la cortina.

Sonia dormía de costado, profundamente. Le vi algo en el cuello. Una pequeña mancha. Me acerqué para mirarla de cerca, y me encontré con la peor de las sorpresas: a la altura de la nuca, ¡tenía la marca maldita! ¡No podía ser que mi propia prima tuviera la cruz invertida del mal!

Una sombra se movía en la pared. Detrás de mí había alguien.

Con mucho miedo me di vuelta, y vi a la abuela de pie en el umbral. De camisón y pantuflas, traía una vela en la mano. Se llevó el índice a los labios, como indicándome silencio. Dio media vuelta y se fue.

 

 


Hugo A Ramos Gambier es argentino. Ciudad natal: Pellegrini (1962). Escribe cuentos del género fantástico, Ciencia Ficción, y Terror. Algunos de sus cuentos están publicados en las revistas Fantasía Austral de Chile, Cosmocápsula de Colombia, Valinor de España, Alfa Eridiani de España y Axxón de Argentina. Recientemente fue publicado en una antología de cuentos de la editorial Dunken. Forma parte del taller literario de Claudia Cortalezzi.

Hemos publicado en Axxón, además de algunos cuentos breves, su cuento UNA CANALLADA.


Este cuento se vincula temáticamente con PERRAS IN DE NAI, de Pablo Forcinito.


Axxón 268

Cuento de autor latinoamericano (Cuento : Fantástico : Terror : Brujería : Argentina : Argentina).


6 Respuestas a ““Las brujas de Carhué”, Hugo A. Ramos Gambier”
  1. María Laura dice:

    ¡Excelente cuento! Felicitaciones, Hugo, me encantó.

  2. Pablo Vigliano dice:

    Felicitaciones por este cuentazo. Ud es un crack total.
    Así trabajado es una maravilla:

    “—Dicen que las brujas no existen; pero que las hay, las hay. ¡Claro que las hay! —Elevó los brazos y la mirada al techo—. ¡En Carhué está lleno de brujas!
    Aterrados, nos abrazamos con mis primos. Sonia se me aferró como una gata asustada, clavándome las uñas en el brazo.
    Luego, la abuela bajó la voz como contando un secreto.
    —Aaah, pero no son cualquier tipo de brujas. No son como esas de los cuentitos baratos que venden a tres por uno en los trenes. No se visten con horribles vestidos negros, ni tampoco llevan ridículos sombreros puntiagudos. No, señor, las brujas de Carhué tienen la apariencia de hermosas y jóvenes mujeres —la abuela levantó nuevamente la voz—: ¡Ellas manejan magistralmente el arte del engaño y la seducción! Todo es una puesta en escena —Volvió a susurrar—”

  3. Pablo Vigliano dice:

    Genial ilustración con efecto. Felicitaciones Fraga.

  4. Hugo A Ramos Gambier dice:

    Gracias. Chicos.
    Crack, me hizo la rodilla jugando al fútbol. Lo que pasa es, que tengo una maestra increíble, que me enseña a contar historias.

  5.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic