¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

 

No sé por dónde empezar, ya que hay muchas cosas que pasan por mi cabeza mientras escribo estas palabras. Algunas tal vez sean demasiado personales como para estar volcándolas aquí, pero me siento entre amigos y está bueno compartir las cosas que nos marcan. Quien escribe, explícita o implícitamente, está todo el tiempo desnudando el alma ante el lector, y ya no tengo ganas de esconderme detrás de una ficción para transmitir lo que siento.

En mi familia paterna existe un folklore un poco repetitivo y nefasto: el hijo mayor tiene tres hijos varones y muere antes de los cuarenta y ocho años. Con más o menos paralelismos, comparto con mi abuelo y mi padre mucho de la huella que ellos marcaron. Ya imaginarán que soy el primogénito y que también tengo tres hijos varones. Nací en abril de 1968, así que saquen cuentas. Dentro de unos días estaré feliz junto a Sarah Connor, sobre el asfalto, sin saber para dónde me llevará el camino.

 

Mi hijo mayor nació un 2 de abril. Acaba de superar una barrera imaginaria que es la mitad de mi vida y ya está más cerca de mi nacimiento que del suyo propio, Hemos crecido, y con gusto veo que ambos (aunque cada uno con su propia impronta) compartimos el amor por el arte fantástico. No sólo la literatura: actualmente está haciendo un taller de máscaras de látex, y su creación es bastante fantástica (¿recordará que cuando él era muy chico yo también hacía disfraces y máscaras, aunque menos sofisticadas, para las fiestas de cumpleaños de Axxón?). Siento que hay un legado (no sólo en él), y a su vez recuerdo con mucho cariño aquella imagen que llevo siempre conmigo, de cuando allá lejos, en mi temprana infancia, papá llegaba a casa con paquetes llenos de libros. ¿Qué mejor recuerdo puedo tener de él?

 

También el 2 de abril es, para nosotros los argentinos, una fecha para recordar, ya que conmemoramos el desembarco de la avanzada argentina en pos de la recuperación por la fuerza de las Islas Malvinas. Un conflicto armado estúpido y costoso en vidas jóvenes y valiosas que intentó conseguir con metralla algo que, suponemos, está bajo nuestra soberanía. No me importa demasiado discutir si este reclamo es justo, me interesa mucho más entender que ese acto fue realizado con fines oscuros y egoístas, sin medir demasiado las consecuencias, o peor, ignorándolas. Pareciera que esta forma de actuar es una impronta de la clase dirigente de nuestro país, que cíclicamente cae en errores similares. Tal vez sea por nuestra mala memoria y una errónea lectura de las promesas electorales por parte de quienes votamos, que entonces sufrimos el regreso a políticas nefastas que sólo benefician a los que ya están beneficiados. Sólo puede suavizar este pensamiento la esperanza de que sí hay cosas a las que les hemos dicho para siempre Nunca Más, pero es un consuelo que los simples mortales no podemos sostener más allá del tiempo de nuestras propias vidas.

 

Pero volvamos a Malvinas: las Islas están presentes en la literatura fantástica, y en la literatura fantástica argentina que conozco hay huella suficiente (y debe haber más). Se pueden encontrar referencias directas o indirectas en obras de Carlos Gardini (Primera línea), Sebastián Masana (Duc in altum y Operación Toro Sentado), Alejandro Alonso (Hombres y piedras), Ricardo Giorno (Segundo teatro de operaciones: la Charly contra la Lenon y la Macárni), Juan Simeran (¡Argentinos, a vencer!, novela ucrónica que pronto podrán leer en Axxón) e incluso yo mismo (Su amor del tren). Seguramente me estoy olvidando de algunas que sumaremos a las que desconozco.

(Revisando este párrafo me pregunto: ¿Hay cuentos fantásticos de origen inglés ambientados en las Falklands?)

 

Así comienzo este mes de abril que aquí se presenta lluvioso y otoñal, como corresponde: mirando hacia atrás para poder vislumbrar lo que se viene, tratando de exorcizar temores y broncas por cosas que han pasado y sobre las que uno no tiene ningún poder de decisión. Un ejercicio al que la literatura de ciencia ficción nos tiene acostumbrados, aún cuando hable del pasado o de mundos y universos distantes, espejos deformados de nuestra propia humanidad.

 

 


Axxón 272

Editorial


Una Respuesta a “Editorial: «Este Abril»”
  1. Gustavo dice:

    Como siempre excelente editorial. Justo acabo de leer «Operación toro sentado», excelente relato. Les recomiendo el recorrido que estoy haciendo, leer uno a uno los Axxones, es una experiencia del otro mundo, literalmente.
    Un abrazo.

  2.  
Deja una Respuesta