Las estrellas en las galaxias primitivas necesitaban velocidad

Un equipo de astrónomos ha medido los movimientos de las estrellas en una lejana galaxia por primera vez, descubriendo que están moviéndose a velocidades impresionantemente altas, a más de un millón y medio de kilómetros por hora, o el doble de la velocidad a la que el Sol gira entorno al centro de nuestra galaxia

El equipo concretó un tiempo sin precedentes, de 29 horas de observación de esta galaxia, con uno de los más grandes telescopios en la Tierra, el Telescopio Géminis Sur en Chile, para recoger luz suficiente para determinar qué tan rápido se mueven esas estrellas.

Debido a que las velocidades de las estrellas est√°n directamente relacionados con la masa alrededor de la cual est√°n en √≥rbita, normalmente las velocidades ultrarr√°pidas indicar√≠an que la galaxia es muy grande. Pero observaciones adicionales con el Telescopio Espacial Hubble muestran que la galaxia es, en realidad, mucho menor de lo esperado, con un di√°metro de unos 5.000 a√Īos luz.

¬ęEste resultado es sorprendente, ya que la galaxia es muy peque√Īa¬Ľ, dijo Pieter van Dokkum, profesor de astronom√≠a y f√≠sica en la Universidad de Yale y autor principal del art√≠culo, que aparece en la edici√≥n del 6 de agosto de Nature. Agreg√≥ que encontraron estrellas con velocidades comparables en galaxias del universo cercano, m√°s actuales, pero que esas galaxias son, t√≠picamente, de decenas de miles de a√Īos luz de di√°metro. ‚ÄĚAqu√≠ tenemos una galaxia muy peque√Īa en el universo joven, cuyas estrellas se comportan como si estuvieran en una galaxia gigante¬Ľ.

Debido a que la galaxia est√° a 11.000 millones de a√Īos luz, la luz que emite tard√≥ 11.000 millones de a√Īos en llegar hasta nosotros en la Tierra. Eso significa que podemos ver a esta galaxia tal como era cuando el universo ten√≠a s√≥lo tres mil millones de a√Īos, en comparaci√≥n con su edad actual de 14.000 millones de a√Īos.

Uno de los grandes enigmas es c√≥mo esas galaxias extremas se forman tan r√°pidamente, y por qu√© no se ve ninguna en el universo cercano de hoy. ¬ęEs posible que estas sean las semillas que crecieron y se desarrollaron en las galaxias m√°s masivas que vemos m√°s cerca de casa¬Ľ, dijo van Dokkum.

El equipo espera mirar a√ļn m√°s hacia atr√°s, m√°s lejos en el espacio y el tiempo, para ver estos tipos de galaxias a medida que se fueron formando. ¬ęLos antepasados de estas galaxias extremas deber√≠an tener propiedades muy espectaculares, ya que deben haber formado una gran cantidad de estrellas en un tiempo relativamente corto de tiempo¬Ľ, dijo van Dokkum.

Los otros autores del artículo son Mariska Kriek (Princeton University) y Marijn Franx (Observatorio de Leiden).

Fuente: Yale University. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información: