¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

 

“…no puedes zarandear una flor
sin perturbar una estrella”

Francis Thompson

 

 


Ilustración: Tut

—Viene ambulancia. Veinte minutos para arribo.

—¿Con? —respondo sin dejar de trabajar.

—Traumatismo grave en la rodilla.

—¿Sujete?

—Humane… —Tiara lee en la pantalla:— Humana original femenina-mujer edad adulta 2.

—¿Estado?

—Aún no lo sabemos.

—¿Watefác? ¿Cómo es que no midieron el enlazamiento si…? Dejá, ya sé, al pedo protestar. —Suspiro, pasándome la mano por el pelo—. ¿Tampoco saben su signo? ¿Les cuesta tanto seguir el nuevo protocolo de género-signo? Se van a comer un sumario si siguen así estos “paramiérdicos”.

Tiara sonríe. Nos estamos llevando bien ahora. Sin perder la calma jamás, dice:

—Ahora les pregunto. La mina no está inconciente, podemos ganar tiempo.

Termino de curar al pobre paciente que tengo enfrente, a quien le acabo de dar quince puntos.

—Listo, campeón, tratá de no cabecear más las baldosas, ¿eh? —El pibe se ríe. Miro al padre y le digo:— Acá tiene la indicación para el dispenser de su casa, si se porta bien, no le va a quedar cicatriz.

El hombre me da las gracias, le doy un caramelo al pibe. Se van. Vuelve Tiara.

—No hay señal. No me puedo comunicar…

—¡Fónica de mierda! ¡Parece que viviéramos en el siglo pasado! Caen dos gotas y las antenas…

—Ahí llegan, de todas maneras… —dice Tiara, señalando la puerta.

Dos enfermeres forzudes, una camilla con una tipa con cara de susto.

—Buen día. Por acá está bien.

Colocan con cuidado a la chica en la camilla de nuestra Sala de Urgencias. La chica mira para todos lados, como examinándolo todo. Se detiene en un rincón con la pintura descascarada. ¿Será posible? Siempre ven los defectos… Les enfermeres se encaminan a la puerta, saludando con un gesto.

—¡Hey! ¡Disculpen! —Miro su identificación en sus uniformes—. Sara, Raúl, les advierto que están fallando en el procedimiento estipulado. Identificar el género de le víctime para tratarle correctamente es importante, pero también lo es saber de qué signo, para saber qué consecuencias puede traer su enlazamiento.

Les dos me miran extrañades y no saben qué contestar.

—Lean bien el protocolo, ¡por favor! Y que sea la última vez. —Les doy la espalda y me dirijo a la paciente:— No te preocupes, genia, está todo bien. En un ratito vamos a saber qué tenés.

Ella asiente con la cabeza y me alcanza su identificación. Les enfermeres se van.

—Tiara, ¿te la llevás para imaye-diag? Yo atiendo a une más y ya estoy para ella —por mensajito, le agrego:— Por lo poco que vi, va a cuchillo seguro.

—OK. —Tiara nunca es demasiado comunicativa.

Mi próxime paciente es une viejite. Que le duele la cara, que el diagmed de la casa le dio unas pastillitas y recomendó venir. Me da su DNI.

Completo el diagnóstico y la hago pasar a la sección odontología. La atiendo; necesita un implante nuevo de un diente. Justo cuando estoy terminando, interrumpe la paz un griterío en la Sala de Espera.

—¡Sho nostoy borrasho! ¡Toy drogao, qu’es difrente! —le que vocifera tiene un cuerpazo de casi dos metros, me la juego que es masculino-hombre, pero el protocolo me impide tratarlo como tal hasta que no tenga un reconocimiento fehaciente de su género. Despacho a la viejita lo más cortésmente que me sale y voy a ver cómo manejo la situación.

—¡Muchache! —le digo, con voz de mando—. Necesito que se calme y me diga qué le trae por acá.

—Mire, sssseñor… —Ya empezamos mal, hace años que no me dicen así y realmente me saca de mis casillas—. Mis amigos me dejraron, me dejj… me dejjjjaron acá porque sho’staba ciendo musho quilombo.

Cuento hasta cinco para no noquearlo de un derechazo y le digo:

—En primer lugar, soy doc, no soy “señor”. Y en todo caso, sería “señora”, para su información, soy la Doc Martina Jenny Kraft.

El tipo hipa y me mira con cara de pez en un acuario.

—En segundo lugar —continúo—, necesito su DNI para derivarle a un centro de desintoxicación. Aquí no realizamos esa tarea.

Obviamente, no tiene su identificación.

—¿Consiente en que lo llamemos por el masculino?

El tipo asiente y a duras penas logra articular:

—¿Ushed eshuna señora? Berrrrdón… —dice, y se larga a llorar. No lo soporto. Mejor vuelvo al quirófano. Lo dejo en compañía de Andriu y Celar, y les pido que traten de contenerlo.

Le mensajeo a Tiara:

—Necesito análisis de sangre para un imbécil drogado, y derivación.

Veo por el monitor que hay dos personas, una de ellas viene sosteniéndose la rodilla. Nuevo mensaje a Tiara:

—Tenemos tendencia. Pasame data.

Tiara responde al instante:

—Imaye-diag informa que tiene LLE, LLI y LCA* comprometidos, aún analizando grado de traumatismo. Meniscos conservados. Signo: Flor de Abril, enlazamiento colectivo.

—¡Mierda! —Golpeo la mesa. Menos mal que estoy sola, porque esto suele asustar a algunas personas—. Prepará el quirófano, que yo mando mensaje de alerta.

Por protocolo me exigen que haya al menos dos casos. Y me juego las… bueno, ya no las tengo, pero seguro que eses dos que están en la Sala de Espera son mi confirmación.

—¡Buenos días, gente! ¿Qué les trae por aquí? ¿Tarjetas?

—Buenos días, doc. Me acabo de accidentar jugando al fútbol —dice le paciente con cara de dolor (y me cago en ese deporte arcaico). Tanto le que habla, como su compañere, me dan sus tarjetas DNI.

—OK. —Leo la tarjeta de le accidentade: masculino-gay edad adulta 1. Signo: Flor de Abril. Enlazamiento dual. Esto es raro.

—Decime, Esteban: ¿sabés con quién es tu enlazamiento?

—No, no lo sé.

—¿Te duele? ¿Te dieron algún analgésico? —Examino la rodilla con cuidado, tocando acá y allá, pero sin manipular demasiado.

—Sí, me está doliendo. Éste me dio algo, pero no sé… —Señala con un cabezazo a su compañero.

—Che, que te di de la mejor. ¡Lo que pasa es que te hiciste mierda, boludo!

—Tengo la sala de diagnóstico por imágenes ocupada, pero ya terminan, ¿sabés? —Miro al otro—. ¿Y qué droga le diste?

—Ibuprofeno 800.

—Ahá —Un pelotudo a cuerda, decididamente—. Bueno, ahora le doy algo más fuerte.

Con esa excusa vuelvo a la oficina, mando la alerta por intercom: “Tendencia confirmada de traumatismos de rodilla en Flores de Abril. Enlazamiento grupal.”. En realidad, el tipo que tengo en Sala de Espera es con enlazamiento dual. ¿Será una especie de “enlazamiento mixto”? Pfff… no sé, ya fue, lo mando así. Más vale que ya mismo pida kits extra de implantes de rodilla porque dentro de dos segundos van a estar agotados. Listo.

Vuelvo con un analgésico en serio para el paciente, y aprovecho para preguntarle:

—¿Conocés a otres Flores de Abril?

—Sí, mi tía… ¿Por?

—Haceme un favor: Mandale un mensaje que se cuide las rodillas.

—Pero yo no estoy enlazado con ella, ¿o sí?

—Mirá, hacelo por las dudas, pichón. —Le digo poniéndole la mano en el hombro.

Tiara me avisa que el análisis está completo. Lo leo por arriba en la pantalla de mi asistente.

—Joya, ahí te llevo otro. —Me doy vuelta y miro a mi paciente y a su acompañante—. ¿Vamos, Esteban? Vos, si querés, podés ir a la cafetería, tenemos para un rato.

—Ok, doc, vamos.

—¡Suerte, puto! —dice su amigo con una sonrisa. Se va.

Llevo la camilla hasta la Sala de imaye-diag.

—¡Intercambio de camillas!

Tiara empuja la camilla de la chica (¿cómo se llama?) hasta el pasillo, y toma la camilla de Esteban.

—¿Avisaste?

—Sí. Igual hay un detalle que me gustaría comentarte —y por mensaje le agrego, para que no escuchen los pacientes:— Coincide el signo del horóscopo, lo cual nos daría una tendencia clara, pero no coincide el enlazamiento. Este pibe tiene enlazamiento dual.

—Bien. Hago el diagnóstico de… —Lee la tarjeta—. Esteban y nos reunimos en tu oficina en diez minutos.

Esto se va a complicar. Si llega un tercer paciente con traumatismo de rodilla, cagamos. Pero ya he estado en emergencias por Tiara. Fue cuando nos terminamos de amigar. Ella es muy parca pero es la eficiencia con patas.

Leo la tarjeta de la chica: Linda Blari.

—Linda, te tengo que hacer una intervención. —Leo de nuevo el diagnóstico—. Te rompiste dos ligamentos de la rodilla, y un tercero está un poco deshilachado.

—¡Por Dios! —Hacía rato que no escuchaba esa expresión—. ¿Y cómo es la operación?

Toco la pantalla de mi asistente y se la muestro, con una animación de cómo será la cirugía.

—Ahora te dejo con los análisis pre-quirúrgicos. ¿Querés que llame a alguien para que te acompañe o estás bien?

—Estoy acostumbrada a estar sola, no se preocupe, doc.

—Programo la cirugía para dentro de dos horas. —Y de paso, puedo almorzar. Toco un botón en la pared para llamar a les dos enfermeres electróniques —. Sólo podés tomar agua, cualquier cosa que necesites, pedísela a les chiques. Ellos son: Andriu y Celar.

Les asistentes robótiques, cuya función principal es acompañar pacientes, salen del compartimiento donde se guardan. Ya se han ocupado del borracho con toda amabilidad (que yo no tengo), hasta que lo trasladaron al Centro correspondiente. Ahora sonríen y al unísono, dicen:

—¡Hola, Linda! —A mí me dan miedo, pero la mujer sonríe. Menos mal.

Pido pizza y voy a mi escritorio.

Tiara entra a la oficina y dice:

—¿Enviaste la alerta?

—Sí. Ya la publicaron. Los astrólogos dicen que Marte está en casa VII lo cual puede afectar a les Flores de Abril en miembros inferiores… —En mi correo hay un mensaje, que no parece ser de rutina. Tiara me observa, silenciosa—. Tengo un mensaje pidiendo una segunda confirmación de alerta, por posibles derivaciones… ¿qué carajo es esto? No sé. También estoy en la red a ver si hay otros casos agrupados de Flores de Abril con traumatismo de rodilla. ¿Qué pasó con Esteban?

—Meniscos rotos, rodilla trabada, LLI roto. ¿Hay casos?

—Sí, hay, pero nada significativo. Sin embargo…

Tocan la puerta. Nos traen la pizza, que viene con dos cocas: una Light para mí, una Cherry para ella. En la cafetería ya nos conocen bien.

Empezamos a deglutir nuestro almuerzo, pero nos interrumpe el timbre. Otro paciente ha llegado. Termino mi pedazo de calabresa, me limpio la boca y me llevo la lata.

—Voy yo.

Otra rodilla. ¿Signo? Estrella de Febrero. Enlazamiento dual. Me pregunto si… Esto se va a poner más complicado de lo que pensé.

Lo que más me extraña es que el horóscopo no suele ser tan específico en los traumatismos, ni tan poco específico en los signos involucrados. Normalmente llegarían varies Flores de Abril con traumatismos en miembros inferiores, es decir, esguinces en rodillas, huesos de la pierna rotos, esguinces también en los tobillos, incluso algún dedo del pie quebrado… Pero no. Todo es de rodilla. Y ahora una persona Estrella de Febrero…

Reviso a esta chica, la derivo para que Tiara la diagnostique. Ya casi es la hora de la primera cirugía.

¿Será que este enlazamiento cuántico es distinto de los que hemos visto hasta ahora? Claro, por eso era que me pedían una segunda confirmación de alerta.

Me voy a comunicar con Carlos a ver si él sabe algo.

—Hola, ¿Carlos? Cómo andás, sí, soy yo, Martina. Disculpá que te moleste, no sé si estás atendiendo. —Me paseo, nerviosa, por la habitación—. Ah, ¿sí? Bueno, te la hago corta. De casualidad, ¿tenés muchos traumatismos de rodilla allá? Y sí, acá también. Decime los signos, por favor. Flores de Abril y Estrellas de Febrero, ahá. —Sí, sí, esto definitivamente se va a poner complicado—. ¿Flores de otro mes o Estrellas de otro mes no tenés, no? Claaa… Lo que me llama la atención es que acá tenemos exactamente lo mismo. Sí, la verdad, reloco. Bueno, era eso nomás. Te dejo que tengo que manejar el quirófano. Mil gracias, che. Nos debemos un vinito, ¿eh? Chau, capo, chau.

Un tipazo, este Carlos. Pero ya es demasiada coincidencia con los pacientes.

Envío el mensaje de confirmación, con el caso nuevo y listo. Que se arreglen ellos para explicarlo, yo tengo mucho laburo hoy. Llega otra persona con una visible renguera. ¡Qué pesadilla!

Vuelvo al quirófano.

Entre cirugía y cirugía, me doy una vuelta por la Sala de Pronta Recuperación. La chica Estrella de Febrero se llama Rebecca, y si no fuera porque sé que Esteban es gay, juraría que está flirteando con ella. Y ella ríe de sus chistes malos… Los dos se encuentran a gusto y en un par de horas podrán irse a sus casas.

 

 

¡Estoy agotada! Me duelen los pies, me olvidé de tomar las hormonas, estoy transpirada como un caballo… ¡siete cirugías en una tarde! Tres Flores de Abril y cuatro Estrellas de Febrero.

—¿Querés ir a bañarte? Me quedo por si aparece otre. —Tiara será callada, pero es muy atenta.

—¿Hay novedades?

—Pueden esperar.

Los servomecanismos del quirófano se portaron, hicimos bien el año pasado en comprar los importados. Pero los controles de cabina dejan mucho que desear. En un momento se me colgó el control del bisturí, ¡casi me muero! Por suerte fueron dos segundos, no tuvo consecuencias.

Me desvisto con toda rapidez. La verdad me tienen intrigada las novedades. ¡Aaaaahhhhh! Qué linda está el agua, me hacía falta.

 

 

Vuelvo a la oficina, Tiara está dormida. Recostó su cabeza en el respaldo de la silla y puso los pies en otra. Para ella también fue intensa la tarde. Trato de irme sin hacer ruido, pero se despierta y bostezando me dice:

—Ah, ya estás acá. Ahí tenés para leer el informe de los astrofísicos. Voy hasta la cafetería.

De lo que menos tengo ganas es de leer, pero quiero saber qué pasó.

 

 

“INFORME FINAL CÓD AEF-232 HORÓSCOPO CUÁNTICO DEFINITIVO

Acerca de los traumatismos de rodilla ocurridos en la región.

Lugar: 35º Latitud Sud, con deriva de 2º; 58º Longitud Oeste, con deriva de 3º.

Analizando las posiciones zodiacales, en horas de la mañana notamos que habría una gran posibilidad de tendencias a problemas de salud en las piernas en signos con simetría radial. Esto es, en flores y estrellas. Según los cálculos…”

Blablabla, no me interesa, blablabla, al grano por favor.

“… por lo que concluimos que:

1) Ha habido un enlazamiento no descubierto previamente entre una persona de signo Flor de Abril, con una persona de signo Estrella de Febrero.

2) Este enlazamiento tan poco frecuente ha producido que, por efecto de las variables conjugadas, produzcan una determinación mayor en la zona de lesión, y simultáneamente una determinación menor en cuando al signo de la persona involucrada.

Se están analizando posibles consecuencias del colapso de probabilidades de… “

Tiara vuelve de la cafetería, y me regala un alfajor de chocolate.

—No pongas esa cara, si querés te lo explico.

—Dale, sí. —¡Esto va a ser bueno! ¿Tiara, explayándose?

—El enlazamiento no descubierto fue el de “nuestro” Esteban Romano. —Ahá, sí, lo recuerdo—. Y si no hubiera sido porque se rompió la rodilla, quizás no hubiera descubierto que estaba enlazado con la chica de la tarde, Rebeca Baileys. Hubieras visto sus caras… ¡fue un flechazo! Pero se les va a complicar un poquito la relación, bah, digo yo, él masculino-gay y ella femenina-mujer. Aunque claro, eso siempre puede variar.

—¡Qué increíble!

—Y lo que dice de las variables conjugadas es que cuanto más precisa sea la lesión, seguramente tendremos más de un signo involucrado en la tendencia.

Me quedo sin palabras.

—Vamos, nos queda un rato más de guardia. —Toma un sorbo de café y sonríe a la manera torcida de les que no están acostumbrades a hacerlo.

—Pufff… ya lo sé.

—Los astrofísicos están reformulando la teoría del Horóscopo Cuántico “definitivo”, para agregar nuestro caso —dice con sorna—. En cuanto terminemos el turno, te invito a cenar. No todos los días salimos en el diario. ¿Qué te parece?

Me río, asintiendo.

“Definitivo”. ¡Qué pretensión! La vida no es definitiva, el género no es definitivo, ¿por qué habría de serlo un puto horóscopo?

Lo único definitivo en la humanidad es la estupidez…

 

 


Chinchiya P. Arrakena (Juana Inés Gallego Sagastume) nació y vive en La Plata, provincia de Bs As, Argentina, pero pasó sus primeros años en Campinas, Brasil. Es guía-scout desde chica, hasta llegar a ser instructora de aire libre; y de ahí su nombre literario. Se recibió de Ingeniera en Electrónica, y luego de ejercer la profesión en la Ciudad de Buenos Aires decidió seguir trabajando en la Facultad de Ingeniería de la UNLP como docente de Física. Por otro lado, tiene su propia empresa de desarrollo organizacional, donde se desempeña como coach ontológico y capacitadora. Tiene diversos intereses: el deporte y el aire libre (wushu con armas, arquería, bicicleta, paintball, campamentos); la divulgación de la física; el estudio de temas como la creatividad y el uso del tiempo; los juegos de rol y de construcción; el feminismo y los estudios de género; el diseño gráfico; la música. Escribe desde siempre: poesía, cuentos con temática fantástica o de ciencia ficción; también reflexiones para sus blogs. Ahora está revisando su (primera) novela. Ha publicado cuentos en Axxón, NM, Próxima, en la antología Tricentenario y en blogs. Está casada y tiene una hija pequeña, que le hace inventar cuentos todas las noches.

Para leer más, sus blogs: 405nm: ciencia ficción en un tono azul-violeta y Desde Lilith al cyborg.

Hemos publicado en Axxón sus cuentos breves: SIRIO 3, LA ESQUINA DE TERESA, EL BREVE ROMANCE ENTRE EL ORCO Y LA ELFA y EXOTECNOLOGÍA.


Este cuento se vincula temáticamente con LA VELOCIDAD DE LOS NEUTRINOS, de Juan Carlos Garrido; BARRY WESTPHALL CHOCA CONTRA LA SINGULARIDAD, de James Patrick Kelly y ¿QUÉ ES EL “SECRETARIADO CUÁNTICO”?, de Saurio.


Axxón 254 – mayo de 2014

Cuento de autor latinoamericano (Cuentos : Fantástico : Ciencia Ficción : Física cuántica, Medicina : Argentina : Argentina).


Una Respuesta a ““Horóscopo Cuántico (no tan) Definitivo”, Chinchiya Arrakena”
  1. Chinchiya dice:

    Gracias, Tut, por la ilustración!! me encantó :)

  2.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic