¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

No, no es cierto que yo haya tenido mi pene erecto cuando hice mi reverencia frente al emperador Wu Wei. Eso fue un rumor que hizo correr el Metamariscal Napilsja Kon’jaku, un sborniki al que no le caigo simpático desde que le vendí un cargamento de merlugos fraxinógenos que no estaban en el mejor de los estados, basándose en una infortunada conjunción de casualidades, de probabilidad casi nula (pero no igual a cero), y que, vista en retrospectiva, le hacen pensar a uno en el Destino, el Karma y en el Libro de Mnogosmexu, donde, según los nákkere, está escrita toda la historia de cada átomo del Universo.

Lo que pasó, por más increíble que parezca, fue lo siguiente: Hace cuarenta y tres años, dos de los científicos que hicieron posible que yo me convirtiese en el primer astronauta de Santa Gregoria de los Cardales, el Profesor Geschwür am Zwölffingerdarm y el Magister Cursum Perficio Dr. Oscen Artocreas, eran adolescentes y, como adolescentes típicos, tenían ebulliciones sexuales incontrolables y mal focalizadas. O, para decirlo de otra manera, andaban calientes con una compañera del colegio que, oh casualidad, era mi tía Ofelia1. Como mi tía no le daba bola a estos dos anteojudos llenos de acné y ortodoncia, ellos decidieron utilizar sus conocimientos científicos y fabricar una especie de Ofelia Virtual, desnuda y dispuesta, con la cual ellos podrían fornicar y, gracias a una antena parabólica modificada, mi tía sentiría lo que ellos le estaban haciendo. Pero, bueno, como podrán imaginar, el invento no funcionó sino que explotó cuando el pene de Artocreas estaba entrando en la vagina virtual y se produjo un desequilibrio cuántico que derivó en una distorsión infrasubortoespacial con la imagen tridimensional de la pija parada que hizo su aparición cuarenta y tres años después, a novecientos años luz de distancia, justo, justo en mi entrepierna.

Lo peor de todo es que, como yo era el primer humano que veían los wu wu erl pu yü wu, el emperador tomó esto como una expresión de cortesía de nuestra especie2, con lo que condené a nuestros futuros embajadores a andar con la bragueta abierta y el coso en guardia, pero en fin, allá ellos, pobrecitos.

Fuera de este pequeño incidente, me estaba comportando bastante bien en mi papel de enviado de la Confederación Unida de Civilizaciones Galácticas. Mi misión, al igual que la de los otros veintiséis enviados, era la de mediar entre el Imperio Wu Wei y el Otro Imperio Wu Wei para ponerle fin, de una vez por todas, a una guerra fratricida que se prolongaba desde hacía más de trece mil años. El origen de esta guerra se perdía en una confusa mezcla de hechos históricos y elementos legendarios que, resumiendo, nos contaban lo siguiente: Hace muchos, muchos años vivía un emperador muy bondadoso, que era amado por todos sus súbditos. Un buen día, viendo que le quedaban pocos siglos de vida, decidió darle a su pueblo un heredero. Entonces se autofecundó y puso un hermoso huevo esmeralda (los wu wu erl pu yü wu son hermafroditas y ovíparos, y la autofecundación es un privilegio de las castas gobernantes). Tras cinco largos meses de primorosos cuidados, el cascarón se rompió. ¡Oh, nefasto día! ¡Oh, destino aciago! Del huevo no nació un solo príncipe sino dos. Y no hay nada de peor augurio en todo Wu Wu Erl Pu Yü Wu que el nacimiento de gemelos3. El Gran Consejo de Nobles se reunió durante más de tres noches con sus días y a la única solución que arribaban era que uno de los niños debía morir. Pero ¿cuál? Porque uno era bello y el otro era sabio, uno era hábil con la espada y el otro era un diestro jinete, uno patrocinaba las artes y el otro apoyaba las ciencias, y así no existía virtud en uno que no fuese equilibrada por el otro.

»Desesperados, una comisión de Nobles partió hacia el monasterio Sheng Jen, ubicado en la cima de la escarpada Montaña de los Nueve Vientos (Han Chao Wei Ch’in Shih Huang), en busca del consejo del anciano monje Nieh Ch’üeh, famoso en todo el planeta por su vastísima sabiduría y su imparcial juicio. Luego de un largo y accidentado viaje, en el que murieron el conde Fu Hsi, el marqués Shang T’ung y el archimamante Ween Kho (amén de quinientos nueve sirvientes), los nobles llegaron hasta Nieh Ch’üeh. Ni bien los vio, el anciano monje dijo: “Si un árbol no cae en el bosque, ¿cómo esperas oír el aplauso de una sola mano?”, lo que produjo gran admiración entre los presentes. Informado de los servicios que se le requerían, Nieh Ch’üeh levantó sus seis brazos y murmuró una extraña plegaria mágica. Una nube envolvió al monje y a los nobles y los llevó raudamente hasta el interior del palacio. Allí, Nieh Ch’üeh trazó un círculo con su cayado, sentó a los dos príncipes en posiciones enfrentadas sobre la circunferencia y dijo: “Desde tiempos inmemoriales el Uno ha sido símbolo de la Alegría, ya que con el Dos nace la Pena. Por eso, que la Santa Mano de nuestro Ancestro y Creador, el Sagrado Han Shu I Wen Chih, dirima este entuerto”. Dicho esto, acostó una botella en el centro del círculo y la hizo girar. Cuando ésta se detuvo, apuntando con su boca a uno de los príncipes, Nieh Ch’üeh exclamó: “¡He aquí al Emperador Wu Wei!”. El otro niño inmediatamente se incorporó y dijo: “¡Si él es el Emperador Wu Wei, yo seré el Otro Emperador Wu Wei!”, a lo que algunos nobles contestaron: “¡Así será!” y otros replicaron: “¡Ni soñando!”. De esta manera se inició la guerra de más de trece mil años que nosotros, los enviados de la Confederación Unida de Civilizaciones Galácticas, estábamos intentando detener.


Ilustración: SBA

Las conversaciones se iniciarían el Cheng K’ai 9 de Ylang Ylang en Oderilka Egon, capital de la neutral República Maikotzurkin. Esto me dejaba con una noche libre para, digamos, confraternizar con la representante de los halsbrünstigpfefferbeilebendigem, mi vieja amiga Maribel Shoshonee4. Cosa que hicimos al instante, ni bien pudimos zafar de los compromisos diplomáticos a los que estábamos atados.

No voy a narrar aquí lo ocurrido en el transcurso de esta lujuriosa velada. Podría pensarse que es por pudor o para preservar el honor de una dama, pero no es así, porque, como ustedes bien saben, yo no tengo pudor y Marisela no es ninguna dama sino una inescrupulosa criminal5. No, las razones de mi silencio son mucho más complejas y sutiles, tanto que me llevará varios años de intenso psicoanálisis poder siquiera comprenderlas. Así que sólo me queda mencionar que a la mañana siguiente, ojerosos, cansados y felices nos fuimos a Oderilka Egon, a las conversaciones de paz entre el Imperio Wu Wei y el Otro Imperio Wu Wei. Las cuales fueron así:

Emperador Wu Wei: Che, y si dejamos de pelear.

Otro Emperador Wu Wei: Bueno.

Y listo.

—¡Para esto nos hicieron venir! —exclamó el Aristóbulo Prostrator Ah-qixb Zeml-ja-golov, representante de los Ñâfühlhrt”chü””igg.

—Bué, con tal de que paguen… —comenté yo, en medio de un suspiro.

—Psé. Podría ser peor. —terció el enviado de los Gucumatz6— Si no, fíjense en lo que le pasó a mi primo, que fue a Trakatcia a vender unos tractores y los senadores trakats, en agradecimiento, se lo culearon.

—Uh, eso debió doler —exclamé.

—Bué, no tanto, porque a mi primo le gusta que le den por el orto. El problema es que ninguno de los setecientos senadores después se hizo cargo del asunto. Qué sé yo, no les cuesta nada una llamadita de vez en cuando, una tarjeta para las fiestas, algo que demuestre un poco de cariño. Pero no, nada, como si nunca hubiera pasado. Por eso, yo siempre digo “A canilla regalada no hay que mirarle el cuerito”. Bueno, a veces digo otras cosas, pero, por lo general y siempre que venga la ocasión, digo eso. Porque no voy a estar diciéndolo cuando quiero pedir un bife con papas fritas o cuando me quiero levantar una mina, no sé si me explico.

—Sí, se explica…

—Ah, ¡qué suerte! Porque un cuñado mío se quedó tuerto por no hablar claro. ¡Y eso que yo le avisé que si iba al médico le convenía llevar anotado dónde le dolía! Pero ahí ve usted, no me hizo caso, y le metieron un enema en el ojo, en vez del ojete. Por eso, qué quiere que le diga, yo a los sándwiches, menos dulce de leche, les pongo de todo.

La conversación es interrumpida por los gritos de los emperadores:

—¡Esta guerra nunca debió comenzar!

—¡Ni debió durar tantos años!

—¡Es que fuimos muy mal aconsejados!

—¡Cierto! ¡El Gran Consejo de Nobles tuvo la culpa!

—¡Y el Otro Gran Consejo de Nobles también!

—¡Son culpables de traición!

—¡Deben morir!

—¡Sí!

Ambos Consejos de Nobles son llevados frente a los emperadores, quienes personalmente los degüellan con certeros golpes de alfanje.

Terminada la masacre, los emperadores se quedan pensativos:

—Pero… nosotros aceptamos sus consejos.

—Podríamos haberlos rechazado.

—Sin embargo, no lo hicimos.

—No, no lo hicimos.

—Y nos embarcamos en una guerra fratricida.

—En una guerra sin sentido.

—Nosotros hemos traicionado a nuestra gente.

—¡Somos culpables de traición!

—¡También deberemos morir!

—¡Sí!

Mutuamente los emperadores se decapitan. Marité me comenta:

—Me parece que se les fue la mano con la autocrítica.

—Más bien lo que se les fue es la cabeza.

—Es un chiste obvio, Ignatz.

—Pero alguien tenía que hacerlo.

—Ah, sí, eso sí.

 

 

NOTAS

NOTA 1: Quien, pocos años después, se fue a vivir a un pueblito de pescadores con un tipo que se hacía llamar Agar el Extraño, donde fue muy feliz y me dio muchos primos que no conocí. VOLVER

NOTA 2: El Universo, además de ser enorme, está lleno de extrañas costumbres de cortesía que sorprenderán a más de uno. Por ejemplo, los goteunkaros consideran un gran honor defecar en la boca de sus huéspedes. O los dorogu menja, que regalan, como dote nupcial, sus mocos a sus cuñadas. O los Ilustres de Kuie Tan Dsare, que alaban una exquisita cena vomitándola. O los slobodas, que ni bien te ven te zampan un baboso beso en la boca y te pinchan con sus bigotes, inoculándote una sustancia alucinógena que te deja hecho un hippie por una semana y media. O el saludo de despedida de los rozliven, que consiste en ponerse un encendedor en el culo y rajarse un sonoro pedo, produciéndose una llamarada multicolor. Y así, infinidad de costumbres que hacen del Universo uno de los lugares más desagradables que se conocen. VOLVER

NOTA 3: Al contrario de lo que ocurre en casi todo el Universo conocido, los gemelos wu wu erl pu yü wu, además de muy raros (uno en sesenta y cuatro mil trescientos veintisiete millones de casos), son completamente diferentes entre sí y desarrollan, desde su más tierna infancia, una rivalidad sin precedentes. VOLVER

NOTA 4: O Maricler Slupnik, Marisa Sturgeon, Mariana Sinisbidemakurdun, Mariela Schiefe-Scheiden, o como se le haya tocado llamarse ese día. Otra extraña costumbre en este extraño Universo. Igual, para lo que pensaba hacer yo con ella los nombres no eran muy necesarios. Lo que sí eran necesarios, por no decir imprescindibles, eran unos preservativos híper-reforzados. Porque, como todo el Universo sabe, los halsbrünstigpfefferbeilebendigem son idénticos a los humanos salvo en dos cosas: Una, que tienen el pie derecho del lado izquierdo y viceversa (lo que los convierte en unos pésimos bailarines) y dos, que sus células sexuales poseen 74 cromosomas, en vez de los 23 humanos. Esto, que en teoría haría imposible que Marina y yo tuviésemos un hijo, en la práctica no es así y los híbridos de humano y halsbrünstigpfefferbeilebendigem no son sólo muy viables sino que también son muy diferentes a sus padres, parecen jirafas violetas y verdes y se los considera una delicia culinaria en el asteroide Txwrk. Por eso Marisol y yo, que también en teoría seríamos capaces de procrear cientos de jirafitas con tal de sacar rédito vendiéndoselas a los gourmets txwrkianos, tratamos de cuidarnos al extremo cuando tenemos, como diría el Emérito Laico Donatien-Alphonse-François Valcour D’Auvertais-sur-terre, “un tiroteo amistoso”. VOLVER

NOTA 5: Más extrañas costumbres: los halsbrünstigpfefferbeilebendigem no encarcelan a quienes infringen la ley sino que los premian con una embajada o algún cargo diplomático en el espacio exterior, con dos condiciones ineludibles: Una, que no vuelvan jamás a su planeta natal; y Dos, que instalen cadenas de heladerías dondequiera que vayan. VOLVER

NOTA 6: Otra extraña costumbre y van: Los Gucumatz no tienen nombre. “Total, somos pocos y nos conocemos todos” dicen. Lo que sí tienen es una compleja estructura de parentesco, que incluye grados inimaginables para otras especies (por ejemplo, “epifoptrio”, que es el sobrino del amante de la cuñada de un compañero de trabajo del tercer padrastro de quien habla). VOLVER

 

 

Animal curioso este Saurio. Nació en 1965 en Buenos Aires. Dice estar preocupado por su futura muerte, lo que estimula en él la necesidad de aprovechar el poco tiempo que le queda dedicándose a cuanta arte, ciencia o religián se le cruza en el camino. Dos novelas escritas, El vacío del bostezo y La indiferencia de los peces, dos libros de poemas y uno de humor, Un libro al pedo son el resultado de llenar esos huecos que le deja la vida mientras espera su último suspiro. Mientras sostiene varios sitios de Internet, entre ellos: La Idea Fija (donde entre otras muchas cosas desarrolla su historieta Los cartoneros del espacio) y El Maravilloso Mundo de Saurio.

Hoy es uno de los autores que más aparece en estas páginas. Hemos publicado en Axxón sus ficciones: NO ME PIDAS UN MILAGRO (147), 149), BACH HA MUERTO (151), ¿QUÉ ES EL “SECRETARIADO CUÁNTICO”? (152), ¿QUÉ ES EL DOLFISMO ORTODOXO? (155), EL CAMINO DE WEESCOSA (155), LA PSICOSTASIA ENTRE LOS GRIEGOS (155), ¿DÓNDE QUEDARON LOS BUENOS MODALES? (157), ¿QUÉ ES LO QUE ESTÁ CONSTRUYENDO? (157), SER DE LUCES (158), (NO ALIMENTEN A LA) OSTRA, en co-autoría con Inmaculada Rumbau (162), PULPIFIXIÓN (168), NO ES PALABRAS (171), PELIGROS DE LOS REFRANES II (174), PELIGROS DE LOS REFRANES I (180), VAMOS AL BOSQUE, NENA (181) PIG BANG, LA CADENA DE LA FELICIDAD, DESDE ESTAS HERMOSAS PLAYAS TE RECORDAMOS CON CARIÑO Y DESEAMOS QUE ESTUVIESES AQUÍ CON NOSOTROS, VUELVO EN SIETE MINUTOS, EL FIN, LOS MEDIOS Y LA PROPIEDAD TRANSITIVA, ESA MALDITA MARIPOSA

Hemos publicado en Axxón sus artículos: ¿DÓNDE NADIE HA IDO ANTES? (157), NO ES LO MISMO SER OSCURO QUE ESTAR PINTADO DE NEGRO (159)

Hemos publicado en Axxón sus traducciones: LA INTELECTUALIDAD LIBERAL, de Luke Jackson (Estados Unidos) (168)

 


Este cuento se vincula temáticamente con PIG BANG, LA CADENA DE LA FELICIDAD, DESDE ESTAS HERMOSAS PLAYAS TE RECORDAMOS CON CARIÑO Y DESEAMOS QUE ESTUVIESES AQUÍ CON NOSOTROS, VUELVO EN SIETE MINUTOS y ESA MALDITA MARIPOSA, todos de Saurio.

 

Axxón 210 – septiembre de 2010

Cuento de autor latinoamericano (Cuento : Fantástico : Ciencia Ficción : Viaje espacial : Contacto con extraterrestres : Humor : Argentina : Argentino).

 

 


Una Respuesta a ““A canilla regalada no hay que mirarle el cuerito”, Saurio”
  1. Fabio dice:

    Lo que me reí… buenísimo. :D

  2.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic